jueves, 24 de septiembre de 2020 Actualizado a las 01:52

Mascotas

Veterinarios se querellan por ejercicio ilegal de la profesión en distintos puntos del país

por 25 agosto, 2020

Veterinarios se querellan por ejercicio ilegal de la profesión en distintos puntos del país
Quilpué, Colina y Ovalle son algunas de los lugares donde se estarían entregando prestaciones veterinarias fingiendo contar con título profesional. Entre los casos desataca una persona que trabaja a honorarios para la Municipalidad de Ovalle, quien en virtud de esta relación habría generado una clientela, promoviéndose como médico veterinario en redes sociales y realizando actividades privativas de la profesión.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En el marco de las denuncias recibidas en el gremio y la investigación periodística realizada por el programa Maestros del Engaño de TVN, el Colegio Médico Veterinario de Chile (Colmevet) informó que según establece el Art. 213 del Código Penal, presentó tres querellas criminales en los Juzgados de Garantía de Quilpué, Colina y Ovalle, por ejercicio ilegal de la profesión.

Los casos corresponden a Quilpué por supuestas prestaciones veterinarias, fingiendo contar con título profesional, Colina donde se mantiene un canil con sesiones de “psicología” canina y otros servicios, sin supervisión de un médico veterinario. En tanto, en Ovalle, el acusado, quien figura como técnico veterinario en el registro de transparencia de la Municipalidad de Ovalle, habría utilizado esta relación para generar una clientela, promoviéndose como médico veterinario en redes sociales y realizando actividades privativas de la profesión.

“Tenemos el deber de resguardar tanto los derechos y deberes de nuestros profesionales, como el bienestar animal. Estas querellas, por el impacto que han tenido, dan cuenta de este principio y esperamos que el Ministerio Público realice una acuciosa investigación con los antecedentes que hemos aportado, para impedir que estos hechos se reiteren”, indicó Diego Gallegos, abogado de Colmevet.

Según explicó el profesional, en Chile se sanciona penalmente a quien finja ser titular de una profesión que, por disposición de la ley, requiera título o el cumplimiento de determinados requisitos, ejerciendo actos propios de dichos cargos profesiones. Este delito se sanciona con una pena de presidio menor en sus grados mínimo a medio (desde 61 hasta tres años) y multa de 6 a 20 UTM. En el caso de la profesión de médico veterinario, sus “actos propios” se encuentra estipulados en distintas normativas, pero en síntesis “les corresponde el diagnóstico, pronóstico, tratamiento e intervención, con fines clínicos o quirúrgicos, sobre el cuerpo, muestras o comportamiento de uno o más animales, con el objeto de restablecer la salud animal y/o proteger la salud poblacional”, detalla Gallegos.

Respecto de la regulación existente en el país para enfrentar estos hechos, estima que no es suficiente y en el caso de la veterinaria es dispersa al definir los actos propios de la profesión. “Hoy tenemos como órganos competentes al SAG, Ministerio de Salud, Subder, Sernac, incluso al Ministerio de Educación. Es probable que este esquema diluya recursos, genere funciones "dobles", además de desorientar a los usuarios y crear zonas grises desalentando la fiscalización. Por esto, es urgente que se dé un primer paso y se regule a nivel sanitario la medicina veterinaria, pues su origen y esencia es la salud pública, medida que se encuentra en discusión en la Comisión de Salud del Senado”.

El abogado adelantó, además, que como Colmevet estiman que durante la investigación podrían configurarse otros delitos, como uso de fármacos sin las autorizaciones respectivas y maltrato animal, entre otros.

Estricta regulación farmacológica

Una arista legal que es importante dilucidar es determinar el uso de productos farmacéuticos en este tipo de ilícito. Esto porque en Chile la regulación de productos farmacéuticos restringe la receta médico veterinario respecto de psicotrópicos, con el único argumento de la seguridad pública. Por tanto, a ojos del gremio, como señala Gallegos “para derrotar este prejuicio, debemos ser activos y combatir y excluir intrusos, para que la cadena de prescripción y administración de fármacos sea segura”.

Estas denuncias se suman a otras que se han presentado por Colmevet, en virtud de sus facultades y con el objeto de resguardar la profesión y el bienestar animal.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador