martes, 24 de noviembre de 2020 Actualizado a las 19:34

Gastronomía

¿Cuáles son las características de los blends o ensamblajes?

por 7 noviembre, 2020

¿Cuáles son las características de los blends o ensamblajes?
Distintas cepas en una misma botella, una misma uva, pero de diferentes terroirs o incluso una variedad con diferentes añadas que dan al vino complejidad y equilibrio, que no logran los componentes por separado. 
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Si nos estamos recién insertando en el mundo del vino posiblemente hemos escuchado términos y conceptos que no conocemos. Uno de ellos son los blends o ensamblajes, con premiados exponentes de nuestro país.

Lo primero es tener claro que un monovarietal es un vino que está elaborado en su totalidad con el mismo tipo de uva. El varietal, en tanto, es acá en Chile aquel que tiene al menos un 75% de una misma uva, aunque en otros mercados ese porcentaje puede variar.

Por otra parte, están los ensamblajes o blends que son la mezcla de dos o más cepas. En algunos casos podría también tratarse de distintas cosechas de una misma variedad o la misma uva de distintos viñedos.

Los blends se caracterizan porque les dan la posibilidad a los enólogos de hacer vinos de gran complejidad, alta calidad, muy equilibrados y balanceados. Y si bien una gran cantidad de consumidores prefiere los varietales, los ensamblajes son una categoría que ha crecido con gran fuerza, pudiendo encontrar destacados exponentes en distintos rangos de precios.

“Los países del Nuevo Mundo como Chile, Argentina, Australia y Sudáfrica, se han ido atreviendo con los años en elaborar este tipo de vinos, imitado a las mezclas bordelesas, pero en varias ocasiones otorgándole una identidad propia del lugar. En el caso de Chile, tradicionalmente el toque local viene de la mano del Carmenere o Cabernet Sauvignon, pero cada vez más hemos visto versiones que están más ligadas la interpretación de ciertos lugares que a variedades, dando origen a combinaciones muy creativas”, asegura Tomás Muñoz, enólogo de Viña Carmen.

El especialista hizo tres recomendaciones de sus elaboraciones

Carmen Delanz Alto Jahuel 2018: Este año Viña Carmen lanzó esta mezcla tinta del Nuevo Mundo que tiene una base de Cabernet Sauvignon (76%), con Cabernet Franc (16%), Petit Verdot (5%) y Petite Sirah (3%). Este vino es la interpretación del viñedo Alto Jahuel, mostrando su potencial a través de una mezcla de cepas tintas. Es una combinación perfecta de estructura, persistencia y delicadeza, que refleja la identidad y singularidad de los viñedos andinos del Valle del Maipo, preservando sobre todo la frescura y el equilibrio.

Carmen DO Matorral Chileno 2019: Una mezcla tinta de Carignan (60%), Garnacha (30%) y País (10%), proveniente de históricas parras de secano con más de 80 años de antigüedad, ubicadas en Melozal, en el Valle del Maule; un vino en homenaje a la unión entre bodegas y productores que han dedicado su vida a mágicos viñedos. Esta mezcla se caracteriza por su perfil aromático fresco y floral, dominado por la fruta roja y especias.

Vintages Blend II: cuatro añadas de Cabernet Sauvignon del Valle del Maipo reinventan el ensamblaje perfecto, proporcionando un vino de gran complejidad. Esta versión cuenta con un 75% Cabernet Sauvignon 2017, 10% Cabernet Sauvignon 2016, 10% Cabernet Sauvignon 2015 y 5% Cabernet Sauvignon 2018.

Otras viñas

Viña TerraNoble y su enólogo Marcelo Garcia apostaron por hacer vinos con un toque distinto y atrevido, lo que se materializó en la línea Disidente.

Disidente Naranjo, con 87% de Pinot Blanc y 13% de Pinot Gris, del Valle de Casablanca, específicamente de la zona de las Dichas. Cosecha 2018. Con aroma intenso, destacan notas a membrillo, níspero y leves notas cítricas a piel de naranja y limones, terrosas y mineral. En boca presenta muy buena estructura, largo, mineral, fresco y con una vibrante acidez.

Disidente CMG, con 85% de Carignan, 7, 5 % de Mourvedre y otro 7,5% de Garnacha del valle del Maule, específicamente de dos zonas. Melozal y San Clemente. Cosecha 2017. De intenso y profundo color rojo violáceo, destacan aromas a frutos rojos y negros, guinda ácida, ciertas notas especiadas como eneldo y tomillo y mineralidad. En boca es un vino fresco, jugoso, complejo, con una gran estructura y volumen. Presenta un perfecto equilibrio tanino-acidez. Recientemente se lanzó la cosecha 2018.

Disidente Syrah-Tempranillo, con un 90% de Syrah y un 10% de Tempranillo, del valle de Casablanca, también de la zona de Las Dichas. Cosecha 2017. Color rojo intenso y brillante. Es un vino que presenta varias capas de aromas, destacando frutas rojas, grato, cenizas, aceituna, ores y charcutería. En boca es elegante, frutal y fresco con muy rica acidez que invita a beberlo. Recientemente se lanzó la cosecha 2018.

Al respecto de los vinos, Marcelo Garcia ha dicho que “Disidente es un una línea diferente, que, en la creación de cada uno de sus vinos, busca alejarse de lo tradicional en variedades, mezclas y enología, respetando siempre la nobleza de nuestra tierra y capturando la esencia de lo que nos entrega. Disidente no sigue recetas. El lugar, las variedades que componen cada uno de los vinos y el momento de cosecha es lo que nos inspira a prestar atención a cada detalle.  Disidente busca sorprender”.

Una de las mejores mezclas tintas para Decanter

La afamada revista Decanter seleccionó a Liguai 2015, de Viña Pérez Cruz, entre las mejores mezclas tintas de Sudamérica, ubicándolo en el 7mo lugar del ranking con 95 puntos.

La revista lo describe: “con una nariz que es fiel representante de la mezcla sin clarificar de Syrah, Cabernet Sauvignon y Carmenère. Al principio destacan notas a cedro, casis y eucalipto; luego el Syrah agrega pimienta blanca, mora y notas carnosas; y termina con un toque fresco de pimiento verde del Carmenère. Moderno y elegante, con dprofundidad de sabor y fruta pulida con un final largo y persistente. Para beber hasta el 2030”.

Germán Lyon, enólogo jefe de Viña Pérez Cruz, afirmó que Liguai 2015 es un blend “de complejos y elegantes aromas que esperan ser descubiertos, como berries, pimienta, cedro y chocolate, los cuales se mezclan con un ligero tostado propio del roble francés. Un vino concentrado, de gran cuerpo y untuosidad, con taninos sólidos con un final largo y persistente en boca”.

Más información sobre El Mostrador