domingo, 26 de mayo de 2019 Actualizado a las 20:13

Opinión

Autor Imagen

Cifras y expectativas, ¿hay espacio para mejorar las confianzas?

por 10 febrero, 2017

Cifras y expectativas, ¿hay espacio para mejorar las confianzas?
Un gran desafío que recae en gran medida en las autoridades con la ayuda del sector privado es consolidar la tendencia al alza en 2017 y seguir trabajando en disminuir la incertidumbre interna para mejorar las expectativas, y así incentivar el consumo, la inversión y finalmente el crecimiento.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La economía es una ciencia social que busca la forma más eficiente de administrar los recursos escasos para satisfacer el mayor número de necesidades.

Una tarea compleja, que depende de múltiples factores, tales como el sistema económico de cada país, las políticas y decisiones económicas, pero también de la conducta de dos actores muy importantes: las personas y las empresas, pues ellos tomarán las decisiones de consumo e inversión, respectivamente.

A su vez, las decisiones de estos agentes económicos dependen de aspectos racionales como la renta y la tasa de interés, pero también de aspectos “no racionales”, como la forma en que ven y sienten la situación económica actual y futura, es decir, las expectativas.

En Chile existen algunos indicadores que buscan medir las expectativas. Uno de los más importantes a nivel de expectativas de personas, es el Índice de Percepción de la Economía (IPEC), elaborado mensualmente por la empresa Adimark Gfk.

El IPEC es un índice que mide el nivel de confianza de los consumidores en la economía actual y futura, se construye a través de las respuestas a un cuestionario que se realiza a una muestra de personas de las principales ciudades del país.

Cuando el índice está en 50 puntos, las expectativas son neutrales, mientras que un índice sobre los 50 puntos indica expectativas optimistas; y cuando cae por debajo de los 50 puntos muestra que las expectativas son pesimistas.

Para el mes de diciembre de 2016, el indicador anotó 40,1 puntos; completando casi dos años y medio en el terreno del pesimismo. Sin embargo, viene mostrando una tendencia al alza desde agosto 2016, donde marcó el mínimo del año (31,5 puntos).

Aun cuando las últimas cifras de crecimiento económico de 2016 no fueron positivas (Imacec -04% y 0,8% de octubre y noviembre, respectivamente), el empuje a las expectativas habría venido por el lado de la inflación, la cual en diciembre 2016 marcó una variación de -0,2%, cerrando el año con un 2,7% en 12 meses.

Un 2017 donde habrá escaso margen de la política fiscal, dado el crecimiento austero del presupuesto, producto a su vez de la debilidad de las cuentas fiscales. La política monetaria parece tener más espacio para bajar tasas de interés, considerado el control de la inflación, sin embargo, el éxito de la política monetaria expansiva también está supeditado a las expectativas.

He aquí un gran desafío que recae en gran medida en las autoridades con la ayuda del sector privado: consolidar la tendencia al alza en 2017 y seguir trabajando en disminuir la incertidumbre interna para mejorar las expectativas, y así incentivar el consumo, la inversión y finalmente el crecimiento.

Patricio Ramírez
Coordinador Observatorio Económico y Social
Universidad de La Frontera

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV