martes, 26 de marzo de 2019 Actualizado a las 04:08

MERCADOS|BLOOMBERG

La “bruja de Wall Street” y otras mujeres que rompieron barreras

por 8 marzo, 2019

La “bruja de Wall Street” y otras mujeres que rompieron barreras
Sylvia Porter era una estudiante de primer año en la universidad en 1929 cuando se desplomó el mercado de valores. Su madre viuda perdió US$30.000, y la joven cambió de especialidad, de literatura inglesa a economía.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En honor al Día Internacional de la Mujer, nos gustaría presentarles a algunas estadounidenses que hicieron historia en finanzas, inversiones y economía. Entre ellas están la "Señora del Ferrocarril" y la "Bruja de Wall Street" y todas tienen algo en común: rompieron barreras en sus campos, a menudo frente a dificultades abrumadoras.

Maggie Lena Walker (1864-1934)

Maggie Lena Walker, hija de una exesclava y un soldado confederado nacido en Irlanda, fue la primera mujer afroamericana en fundar un banco en Estados Unidos: el St. Luke Penny Savings Bank en 1903.

Su interés en las instituciones financieras se despertó al ingresar a la división de la Orden Independiente de San Lucas, de Richmond, Virginia, en su adolescencia. La organización brindaba apoyo y servicios de entierro a los afroamericanos después de la emancipación. En 1899, Walker, entonces de 35 años, se convirtió en su máxima ejecutiva, cargo que ocupó hasta su muerte.

Fuente: Servicio de Parques Nacionales / Sitio Histórico Nacional Maggie L. Walker

Victoria Woodhull (1838-1927) y Tennessee Claflin (1844-1923)

Victoria Woodhull y Tennessee Claflin fueron dos de los 10 hijos de un hombre calificado por algunos como empresario y por otros como estafador. Ambas niñas supuestamente tenían habilidades clarividentes, que utilizaron desde muy jóvenes para proporcionar ingresos a su familia empobrecida.

En 1868 vivían en la ciudad de Nueva York, donde conocieron al magnate de los buques a vapor y el ferrocarril Cornelius Vanderbilt. Le brindaron consejos espirituales y él las ayudó a abrir su propia correduría en 1870 (Woodhull, Claflin, & Company), la primera en EE.UU. dirigida por mujeres. La empresa fue un éxito, y utilizaron parte del dinero ganado para fundar un periódico: Woodhull & Claflin´s Weekly.

Este promovió el sufragio de las mujeres, la reforma laboral y temas más controvertidos, entre ellos la legalización de la prostitución y el amor libre. También informó sobre un supuesto asunto entre el ministro Henry Ward Beecher y una feligresa casada. Esto hizo que las hermanas fueran encarceladas por publicar materiales "obscenos", acusación de la que fueron absueltas.

Fuentes: Encyclopedia Britannica, Museum of American Finance, New York Times

Hetty Green (1834-1916)

Hetty Green comenzó a leerle noticias financieras e informes bursátiles a su abuelo a los 6 años. Él era "un hombre de muchas inversiones" que le decía "cuáles eran buenas y por qué", según un perfil publicado en una revista en 1905. Cuando murió, a los 82 años, se decía que Green era la mujer más rica de EE.UU. y posiblemente del mundo, con un patrimonio de alrededor de US$2.000 millones en dólares actuales.

Célebre por su riqueza, Green, criada como cuáquera, también era famosa por sus vestidos negros lisos, que le valieron el apodo de "Bruja de Wall Street", y por su parsimonia. Durante muchos años, su oficina fue un escritorio en un banco en el que era una gran inversora.

Fuentes: New York Times, Sociedad Histórica de Nueva Inglaterra, National Magazine

Sylvia Porter (1913-1991)

Sylvia Porter era una estudiante de primer año en la universidad en 1929 cuando se desplomó el mercado de valores. Su madre viuda perdió US$30.000, y la joven cambió de especialidad, de literatura inglesa a economía.

A lo largo de una carrera influyente que abarcó seis décadas, incluyendo una columna sindicada que en su apogeo alcanzó a 40 millones de lectores, Porter fue pionera de las finanzas personales: se enfocó en el público general y evitó lo que llamaba el "bafflegab" (la verborragia incomprensible y pretenciosa) de la economía. Pero entre 1934 y 1942 firmó sus columnas como S.F. Porter para ocultar su género en una industria dominada por los hombres.

Fuentes: New York Times, biografías de Tracy Lucht.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV