viernes, 30 de octubre de 2020 Actualizado a las 01:32

Autor Imagen

Anglo cava su propio pozo en Inglaterra

por 14 enero, 2020

Anglo cava su propio pozo en Inglaterra
El miércoles, Anglo dijo que podría ofertar por Sirius Minerals Plc, que cotiza en la bolsa de Londres y es propietario de un gigantesco proyecto de potasa bajo el parque nacional North York Moors. El futuro de la mina ha estado en duda desde la caída de un plan de financiamiento el año pasado, después de que Sirius se viera obligado a retirar una venta de bonos basura de US$500 millones, lo que hace imposible desbloquear una línea de crédito de US$2.500 millones de JPMorgan Chase & Co.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Anglo American Plc está incursionando en fusiones y adquisiciones creativas. Comprar un proyecto de fertilizantes inglés por poco más de US$500 millones, sin incluir la deuda, es más que manejable para un gigante minero de US$35.000 millones que generó US$1.300 millones en flujo de efectivo libre en el primer semestre del año pasado. También es una apuesta en un nicho de mercado no comprobado que habla de la escasez de opciones de adquisición a gran escala para las mineras colmadas de efectivo.

El miércoles, Anglo dijo que podría ofertar por Sirius Minerals Plc, que cotiza en la bolsa de Londres y es propietario de un gigantesco proyecto de potasa bajo el parque nacional North York Moors. El futuro de la mina ha estado en duda desde la caída de un plan de financiamiento el año pasado, después de que Sirius se viera obligado a retirar una venta de bonos basura de US$500 millones, lo que hace imposible desbloquear una línea de crédito de US$2.500 millones de JPMorgan Chase & Co.

Esto es algo que el director ejecutivo, Mark Cutifani, convierte en una jugada oportuna. Anglo ofrece 5,5 peniques por acción para un título que cotiza cuatro veces menos que hace un año. Es una opción asequible: Anglo puede soportar fácilmente tanto el costo del acuerdo inicial como un gasto de desarrollo estimado en US$300 millones al año durante los próximos dos años.

Fallen Star
Además es un esfuerzo loable en la diversificación, lejos de Sudáfrica, hacia un producto anticíclico y un espacio en el que la minera no ha estado presente desde que vendió su negocio de niobio y fosfatos en Brasil en 2016. También está comprando en un momento relativamente bajo para los componentes fertilizantes, algo notable para una industria que en el pasado quemó miles de millones comprando al precio más alto.

Nada de esto implica que Anglo deba seguir adelante con una oferta firme.

Los accionistas de Anglo aún sufren por su desastroso acuerdo de Minas Rio durante el auge del mercado, un proyecto brasileño de mineral de hierro que estuvo plagado de años de sobrecostos y demoras, y que finalmente contribuyó a la partida del predecesor de Cutifani. En tanto, la mina de cobre Quellaveco de US$5.000 millones en Perú, que se suponía que demostraría la capacidad de Anglo para construir desde cero, aún está a dos años de comenzar a producir.

Anglo afirma que el desarrollo de Sirius está mucho más avanzado que el de Minas Rio. Es verdad. Pero aún requerirá unos US$3.000 millones, según estimaciones de Sirius, y un túnel de 37 kilómetros (23 millas) bajo un parque nacional, para que una cinta transportadora lleve las rocas al puerto. Un desafío, incluso con permisos en mano.

Los inversionistas deberían estar mucho más preocupados por la disposición de los jefes de Anglo a apostar por un proyecto donde la demanda del producto final —una alternativa a los minerales tradicionales que contienen un potasio llamado polihalita— no está comprobada y los precios no están claros. El atractivo comercial es que combina varios nutrientes clave junto con el potasio (magnesio, azufre y calcio) y también es bajo en cloruro, importante para algunos cultivos. Sin embargo, no está claro cómo se valoran esos extras.

Actualmente, solo una empresa, Israel Chemicals Ltd., produce polihalita desde una mina. Las estimaciones de precios varían entre US$100 y US$200 por tonelada métrica, lo que dificulta el cálculo de la economía, incluido el margen de ebitda prometido de Sirius superior al 50%.

La polihalita representa una pequeña porción del mercado más amplio de potasa, incluso entre las alternativas bajas en cloruro, en gran parte porque contiene mucho menos potasio.

Esto significa que la capacidad de la mina de Yorkshire eclipsa la demanda actual. El mercado de polihalita asciende a menos de un millón de toneladas al año, pero la mina de Yorkshire podría producir 13 millones de toneladas. Representa un gran paso hacia adelante, incluso teniendo en cuenta los acuerdos de compra que Sirius ya ha firmado. El éxito requerirá forjar una nueva demanda sustancial y aumentar la participación en el mercado lejos de los gigantes de la potasa como Nutrien Ltd. Con un suministro abundante de potasa estándar en el mediano plazo, esto puede ser un desafío.

Hay cierto elemento de tranquilidad en todo esto. Incluso si hace una oferta, Anglo no se comprometerá a desarrollar la mina, lo que la convierte en una opción.

Sin embargo, esto es un pequeño consuelo para los inversionistas, que se preocuparán de lo que las mineras ricas en efectivo que buscan crecimiento —y desconfían del gasto excesivo en metales codiciados como el cobre— comenzarán a experimentar. Se esperan resultados mixtos.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV