lunes, 3 de octubre de 2022 Actualizado a las 11:16

La gripe financiera de Laboratorios Andrómaco sigue viva, pero baja la temperatura

por 26 septiembre, 2012

La gripe financiera de Laboratorios Andrómaco sigue viva, pero baja la temperatura
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Un complejo escenario está viviendo Laboratorios Andrómaco, la firma de Sergio Weinstein Aranda. El laboratorio, uno de las cinco principales en Chile, fue golpeado en sus resultados en 2011 por distintos ajustes operacionales que hicieron caer un 63,7 % sus ganancias a $ 3.285 millones.

En el primer trimestre de 2012 las cosas empeoraron, anotando pérdidas de $ 2.984 millones, más del doble del mismo lapso de 2011, lo que terminó afectando el primer semestre, periodo en el cual perdieron $673 millones, comparándose negativamente con los $1.190 millones que ganó en el mismo periodo el año pasado.

Y aunque después de marzo la empresa se recuperó, logrando incluso superar el tramo abril-junio de 2011, el laboratorio está apretado financieramente.

Sus deudas con bancos superan los $43 mil millones y la estrechez de la firma a comienzos de año obligó a refinanciar sus deudas a fines de marzo pasado, con un crédito bancario de casi $27 mil millones, que permitió reducir la presión sobre su liquidez y financiare aparentemente hasta 2014.

Sin embargo, los indicadores de cobertura de deuda de la empresa siguen muy complicados. Un informe de Fitch Ratings publicado el 12 de julio, reveló que el ratio de deuda financiera/Ebitda fue de 3,6 veces al cierre de 2011 y de 4,2 veces a marzo de 2012. Es decir, la deuda financiera total de la compañía superaba en más de 3 veces y media su generación de flujos (caja) a diciembre, relación que empeoró a más de cuatro veces en un trimestre.

Peor aún, según Fitch, la compañía tenía niveles históricos en este indicador de 2 veces y la expectativa que tenía la clasificadora era que no pasara de 3 veces, pese al complejo escenario que vivió en 2011.

Por ello, el 6 de julio pasado Fitch rebajó la clasificación de la solvencia de la empresa de ‘A’ a ‘A-‘ y puso su ‘outlook’ (perspectivas) en Negativo.

La clasificadora esperaba que Andrómaco mejore estos indicadores financieros al nivel de 3,5 a 4 veces, algo que no alcanzó a ocurrir en el segundo trimestre y por ende en el primer semestre del año.

Las acciones han sido fuertemente golpeadas y este año acumulan perdidas de cerca de 12 %. Fondos de Moneda Asset, Larraín Vial y Celfin están entre los 4 mayores accionistas en la empresa que controla Weinstein.

De acuerdo a fuentes de mercado, el ratio habría bajado apenas a 4,1 de 4,2 en marzo, lo que revela que su liquidez sigue apretada. Cercanos a Fitch indican que la clasificación de julio incorporaba en parte lo que podía ocurrir a junio y que este tipo de evaluaciones requieren períodos de análisis más largos.

Asimismo, otro indicador, esta vez de la relación entre Ebitda y el costo financiero por pagar la deuda, superó levemente las 3 veces, pero muy por debajo de lo que pasaba en trimestres anteriores.

Feller-Rate, que no ha modificado sus clasificaciones, mantiene desde hace diez años la clasificación A- a Andrómaco, con perspectivas Estables.

En el mercado indican que esta clasificadora espera que el laboratorio mejore su situación financiera en el tiempo, lo que estaría evidenciándose con la pequeña mejoría a junio pasado.

Desde Andrómaco advierten que la baja en la clasificación que les realizó Fitch no es novedad dada la nota histórica que le da Feller.



En todo caso, en la empresa informaron que la generación de caja mejoró notablemente en el segundo trimestre del año, pues de tener un Ebitda negativo de $884 millones, tres meses después este subió a una cifra positiva de $3.816 millones. Este es uno de los elementos que las clasificadoras están mirando.

Desde Andrómaco no se refirieron a las consultas sobre su estrechez financiera. Pero en su estado financiero a junio advierten que los covenants exigidos en sus contratos de deuda con los bancos se establece que los ratios de cobertura deben medirse en forma anualizada.

Andrómaco facturó en 2011 casi US$ 180 millones y según ha dicho el gerente general, Andrés Rudolphy, planean llegar a los US$ 200 millones (si el tipo de cambio fuera de $ 500) a final de año.

Al menos en este ámbito las noticias son buenas, pues los ingresos han crecido un 5,6 % en doce meses, aunque lejos de la aspiración de crecer en torno a 13 %. Eso sí, en la industria afirman que el segundo semestre debiera continuar mejorando el negocio de la compañía.

La rentabilidad sobre patrimonio se desplomó en 2012, a niveles levemente superiores a 3 %, lejos del 22 % de 2010 y 2009.

La suerte de Sergio Weinstein parece estar un poco lejos de lo que hace su primo hermano Alejandro Weinsten Crenovich, quien posee el 35 % de Recalcine, empresa que en 2011 abrió en bolsa casi un 24 % de la propiedad, recaudando US$ 370 millones.

A diferencia de Andrómaco, Recalcine factura más de US$ 500 millones y dos tercios de su negocio vienen de extranjero. La firma de Sergio Weinstein factura menos de la mitad y los porcentajes de ingresos por mercado son inversos.

Y aunque Recalcine —líder de mercado en Chile— muestra ratios financieros mínimos (0,5 veces) el reciente anuncio de comprar el 100% del primer actor en Colombia (Labrancol) en US$ 562 millones hizo proyectar a Fitch que el indicador subirá a niveles de 3 veces, en el período más exigente de las inversiones, aunque se prevé que luego bajará. Recalcine tiene clasificación A de Fitch.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV