martes, 24 de mayo de 2022 Actualizado a las 21:42

Besalco se contagia del sector y queda a dos peldaños de perder grado de inversión

por 11 febrero, 2014

Besalco se contagia del sector y queda a dos peldaños de perder grado de inversión
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La constructora Besalco –ligada a la familia Bezanilla– está atrapada en la zozobra de la industria de la construcción chilena. Dos proyectos con problemas en Copiapó y la caída en sus márgenes operacionales afectaron sus números y, de paso, llevaron a que su clasificación de riesgo comience a ser golpeada.

La difícil situación de la empresa, que suma una baja de 4,4% en su acción en febrero y de 19,3% en lo que va del año, se asemeja a lo que ocurre con otras compañías que han tenido impacto negativo en sus actividades de construcción por el alza de costos en sus contratos.

Así, Salfacorp cae 2,3% en 2014, lo que se suma a la baja de 48% en 2013, mientras que Socovesa baja 9,6% en el ejercicio actual, más el 42% que se redujo en 2013.

Ayer, Fitchratings decidió bajar de A- a BBB+ la nota de la solvencia de Besalco, al igual que sus efectos de comercio (deuda) de N1/A- a N2/BBB+.

“La baja en las clasificaciones de Besalco se explica por un fuerte deterioro en el perfil financiero de la compañía al cierre de 2013 producido por una caída en los márgenes operacionales del segmento construcción. Lo anterior unido a los mayores niveles de deuda vinculados a un alto plan de inversiones, resultaron en un debilitamiento de los indicadores crediticios que al 2013 se reflejan en un nivel de Deuda / EBITDA ajustado de 6,4 veces (2,3 veces en diciembre 2012)”, informó la agencia.

La entidad indicó que le dio Outlook (perspectiva) Negativo a la nota de Besalco, dado que los indicadores de protección crediticia con los que queda la compañía aún no se condicen con la nueva nota. Por ello, advirtió que dicho Outlook podría activarse –y reducir la nota nuevamente– a fin de año si no hay recuperación de márgenes operaciones en sus negocios actuales, si es que no se ve rentabilidad en la nueva área de generación de energía, de acuerdo a lo proyectado por la firma, y si se mantiene el fuerte nivel de inversiones actual.

De esta forma, si a fines de año le baja un escalón la nota, quedaría a un peldaño de perder su grado de inversión, lo que implica un alza relevante en el costo de financiamiento en el sector privado.

La industria de la construcción ha enfrentado impacto en sus márgenes (ganancias) debido al alza de los costos, por encarecimiento de la mano de obra (sueldos de trabajadores) e insumos (energía, cemento, etc.) y por el efecto de la competencia en el sector.

A esto se suma el efecto de dos proyectos con problemas para Besalco en Copiapó: el Hospital de Copiapó y el Mall Plaza de esa ciudad, que además tuvo un retraso. De hecho, el centro comercial le generó pérdidas de US$ 10 millones.

La compañía tuvo un Ebitda de $ 34.299 millones en 2013, significando un desplome de 38% respecto del 2012. De paso, el margen Ebitda se redujo drásticamente de 14,4% a 8,7%.



La agencia indicó que proyectaba un flujo de caja libre negativo debido al alto plan de inversiones de Besalco. Sin embargo, el ítem terminó con cifras rojas muy superiores por el inesperado deterioro en la generación operacional, pese al efecto positivo de $ 6.400 millones por la venta de la participación en la firma peruana Norvial. Así, en 2013 el flujo de caja neto operacional fue negativo en $ 45.545 millones (frente a los $ 3.596 millones de pérdida de 2012) y el flujo de caja libre fue negativo en $ 94.445 millones (comparado con los $ 23.122 millones de pérdidas de 2012).

Todo este escenario se ve acrecentado por el nivel de endeudamiento de la compañía para cumplir sus agresivos planes de inversión. Al 31 de diciembre de 2013, la deuda financiera llegó a $ 218.145 millones, casi un 70% más que los $ 130.265 millones de 2012. Gran parte del alza es por sus inversiones, entre ellas, el proyecto de generación hidroeléctrica Los Hierros I, que comenzó a operar hace dos meses, con un costo de $ 40.000 millones en deuda durante 2013.

Junto con ello, las deudas subieron en $ 23.000 millones por la compra de terrenos para su negocio inmobiliario, a lo cual se suman recursos para la concesión del estacionamiento de la plaza Sucre en la V región.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV