jueves, 6 de mayo de 2021 Actualizado a las 18:43

Tras 2 años y medio de investigación, titular de FNE se inhabilita de causa que enfrenta a las bolsas

por 5 febrero, 2015

Tras 2 años y medio de investigación, titular de FNE se inhabilita de causa que enfrenta a las bolsas
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Desde octubre de 2012 que la Fiscalía Nacional Económica (FNE) viene investigando un presunto abuso de posición dominante por parte de la Bolsa de Comercio Santiago (BCS) –plaza que concentra más del 96% del negocio bursátil y sobre la cual sus competidores han acusado prácticas monopólicas–, pero sólo hace unas semanas su titular, Felipe Irarrázabal, se inhabilitó de la causa por razones aún desconocidas.

La investigación la asumió Mario Ybar, quien tras desempeñarse como jefe de la división de fusiones y estudios de la FNE, es subfiscal desde junio del año pasado. Si bien el cambio podría generar dudas respecto de sus efectos en los plazos de la investigación, dado que eventualmente ésta podría tomar aún más tiempo, desde la FNE aclararon que la asignación de Ybar al caso no provocará interrupciones.

La inhabilitación de Irarrázabal data desde noviembre, pero debería oficializarse durante estos días ante el Ministerio de Economía. Esta se conoce poco después de que algunas partes interesadas en la investigación le solicitaran mayor celeridad en este proceso. Según fuentes al tanto de la materia, personeros de la Bolsa de Valparaíso lo visitaron hace unas semanas recriminándole la demora en la causa.

Las razones de la inhabilitación de Irarrázabal son por ahora desconocidas. Por un lado, se especula respecto de un presunto conflicto de interés, dados sus lazos familiares con Grupo Security, pues su suegro, Horacio Pavez, participa en la propiedad del holding financiero cuya corredora de bolsa transa en la Bolsa de Santiago y en la Electrónica, pero no en la plaza porteña. Sin embargo, otros sostienen que el titular de la FNE se habría visto presionado por las implicancias que tendría un presunto fallo en contra del parqué capitalino, en cuya propiedad están los principales conglomerados financieros del país, sobre la lógica de que, tras su paso por la Fiscalía, este abogado económico podría volver al sector privado.

Consultada la FNE respecto de los motivos de su inhabilitación, declinó hacer comentarios.

El conflicto bursátil

Si bien el conflicto entre las bolsas tiene su origen a principios de la década del 2000, ha ido madurando con el tiempo. La FNE tomó el caso en 2012, poco después de que la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), a propósito de una fiscalización que hizo de la circular 1.985 –mediante la cual se optimizaban y ampliaban los niveles de información a los clientes de corredores, respecto de las condiciones en las que se ejecutaron sus órdenes–, diera cuenta de que la plaza capitalina no estaba reportando la totalidad de las ofertas de acciones en otros mercados, lo que abrió la discusión respecto de los sistemas de interconexión bursátil.

Esta discusión se profundizó en 2013 tras un estudio encargado por la Bolsa Electrónica al economista Alexander Galétovic, quien concluyó que existían prácticas anticompetitivas por parte de la Bolsa de Santiago, ya que en sus sistemas trataba de un modo menos favorable a las ofertas interbolsas. El economista infirió que el mercado debería unificarse considerando los perjuicios que finalmente afectarían a los inversionistas, ya que en las condiciones actuales los corredores no estarían aprovechando las mejores precios de las acciones, sino mayormente las ofertas vigentes en la BCS.

Dicha tesis fue rechazada categóricamente en enero de 2014 por José Antonio Martínez, gerente general de la Bolsa de Santiago, cuando calificó dicho informe como “sesgado” e “interesado”. Manifestó, de partida, que los sistemas de interconexión bursátil estaban aprobados por la SVS y que, considerando los requisitos que se exigen para la ejecución de operaciones en los distintos mercados, las ofertas interbolsas no pueden ser vinculantes. Al mismo tiempo, explicó que las diferencias de precios que vio Galetovic, se justificaban por el hecho de que casi la totalidad de operaciones que se hacían en la Bolsa Electrónica, por ejemplo, eran órdenes directas (OD), mientras que en el parqué capitalino ellas alcanzaban apenas el 10%.

Luego, en abril del año pasado, la Bolsa de Valparaíso llevó el caso a la justicia con una demanda por “competencia desleal e indemnización de perjuicios”. A su juicio, dichas conductas tuvieron su origen tras su cierre en 1983, producto de la crisis bancaria, lo cual le hizo perder mercado. Un hecho que siguió agudizándose cuando en 1999 la Bolsa de Santiago suprimió las operaciones interbolsas, cobrando peajes de 0,5% en caso de transacciones de corredores hechas para su cartera propia.

La larga travesía de la FNE

En mayo de 2012 fue cuando un grupo de diputados DC, encabezado por el diputado José Miguel Ortiz, presentó una denuncia a la FNE por presuntas malas prácticas en el mercado. “Las operaciones de compra y venta de instrumentos financieros no siempre se realizan al mejor precio del mercado, que es la suma de todas las ofertas de compra y venta del país, y no al mejor precio de una bolsa en particular”, decía la denuncia.

Así es como, meses después, la FNE inició un proceso para revisar si se estaba cumpliendo con las determinaciones que adoptó la Comisión Resolutiva Antimonopolio en 2000 y 2002, la cual consideró como “perniciosa” la concentración de mercado que tenía la BCS.

Tras ello, por petición de la propia SVS en 2004, las bolsas acordaron un protocolo de intercambio de información en 2005, el cual para la Bolsa de Valparaíso nunca se ha cumplido, lo que finalmente derivó en su demanda presentada a la justicia.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV