Publicidad
El Gobierno de Kosovo denuncia movimientos del ejército serbio desde tres direcciones MUNDO EFE

El Gobierno de Kosovo denuncia movimientos del ejército serbio desde tres direcciones

Un nuevo foco de tensión en Europa se intensifica, pues luego de varios días de tensiones fronterizas, Kosovo denunció que Serbia (país del cual fue una provincia) militarizó las fronteras, acusación que dicha nación niega.


Viena/Belgrado, 30 sep (EFE).- Tras varios días de tensiones el Gobierno de Kosovo denunció este sábado que fuerzas militares de la vecina Serbia se acercan hacia su frontera desde tres direcciones diferentes.
En un comunicado emitido este sábado, el ejecutivo kosovar asegura que “está siguiendo de cerca y con gran vigilancia los últimos acontecimientos con respecto al movimiento de unidades militares de las Fuerzas Armadas de Serbia hacia la frontera”.
“Los movimientos del Ejército serbio se han producido en tres direcciones diferentes”, señala el comunicado, que detalla los movimientos de ciertas brigadas serbias hacia diferentes puntos de la frontera entre Serbia y Kosovo.
Según el gobierno kosovar, liderado por el nacionalista de izquierdas, Albin Kurti, los movimientos militares serbios incluyen “la colocación de artillería antiaérea y pesada” en medio centenar de lugares situados a pocos kilómetros detrás de la frontera entre los dos países.
“Hemos planteado en numerosas ocasiones nuestra preocupación por la existencia de estas 48 bases militares y gendarmes avanzadas, y destacamos que estas bases sirven para apoyar una posible agresión militar contra Kosovo, lo que ahora se ha confirmado”, advierte la nota.
El gobierno kosovar, que habla de una “grave amenaza de Serbia”, destaca que está en contacto permanente con Estados Unidos y con los países de la Unión Europea (UE).
“Las instituciones de Kosovo, en coordinación con los socios internacionales, están más decididas que nunca a defender a cualquier precio todo el territorio, a proteger la soberanía, el orden constitucional, el orden público y la vida de los ciudadanos y residentes de nuestro país”, concluye.
Al mismo tiempo, el gobierno kosovar hace un llamamiento al presidente serbio, Aleksandar Vucic, a que retire inmediatamente sus tropas de la frontera. El mandatario serbio aseguró el mismo sábado en una entrevista concedida al diario británico Financial Times que Serbia no enviará tropas a Kosovo.
Vucic dijo que ordenará una retirada militar, ya que una escalda sería “contraproducente” para las aspiraciones serbias para entrar en la UE. El norte de Kosovo vive momentos de alta tensión desde un ataque perpetrado el domingo pasado por una treintena de paramilitares serbios contra una unidad policial, que dejó un agente kosovar y a tres asaltantes muertos.
Kosovo es una antigua provincia serbia, habitada en su gran mayoría por albaneses étnicos, que declararon su independencia unilateral de Serbia en 2008, después de vivir durante años bajo la represión serbia.
Belgrado no reconoce la soberanía de Kosovo e insiste en la creación de una asociación de municipios serbokosovares en el pequeño país balcánico, como condición para normalizar las relaciones con Pristina.
La comunidad internacional mantiene en Kosovo una fuerza militar (KFOR), con más de 3.500 soldados, liderados por la OTAN, para garantizar la estabilidad del país. EFE
jk/cpy

Publicidad

Tendencias