Publicidad
Deutsche Welle
Cannabis en Alemania: ¿qué está permitido ahora y qué no? MUNDO Foto: Jesús Martínez/Agencia UNO

Cannabis en Alemania: ¿qué está permitido ahora y qué no?

El Bundestag aprobó el consumo privado de cannabis. La oposición y muchos expertos están en contra y temen que se trivialice el uso de esta droga.


Para los partidarios del cannabis se trata de la tan esperada despenalización; para los opositores, aumenta el peligro de que los jóvenes recurran ahora incluso más a drogas más duras. Con los votos de la coalición gubernamental, los socialdemócratas (SPD), Los Verdes y los liberales (FDP), el Bundestag aprobó la legalización de la posesión y consumo parciales de cannabis en Alemania. Los diputados de La Izquierda también votaron a favor.

A partir del 1 de abril de 2024, los adultos en Alemania podrán llevar consigo 25 gramos de cannabis. Además, se podrán cultivar tres plantas de cannabis y almacenar hasta 50 gramos de cannabis seco en sus hogares.

Permitir el consumo para detener la criminalidad

Los consumidores, muchos políticos y expertos en salud llevan tiempo pidiendo que se permita el consumo de cannabis en pequeñas cantidades y así poner fin a los traficantes. Los tres partidos gubernamentales en coalición pactaron en 2021 “introducir el suministro controlado de cannabis a adultos con fines recreativos en tiendas autorizadas”.

Clubes privados en lugar de tiendas públicas

Sin embargo, la ley del ministro alemán de Salud, Karl Lauterbach (SPD), ya no menciona tales tiendas autorizadas. Al menos no por el momento. En primer lugar, el Gobierno quiere permitir y regular el consumo privado y también aliviar a la Policía y a la Justicia. A partir del 1 de julio, los clubes privados de hasta 500 miembros podrán cultivar plantas de cáñamo de forma colaborativa y distribuir la cosecha entre sus miembros.

Estará prohibido consumir cannabis cerca de escuelas, guarderías, parques infantiles, instalaciones deportivas públicas o en zonas peatonales entre las 7 y las 20 horas.

En otros países como Portugal, España, Suiza, República Checa y Bélgica también se ha despenalizado la tenencia y el consumo de pequeñas cantidades. En Países Bajos sólo se puede consumir en los llamados “coffee shops”, demostrando la mayoría de edad, pero la tenencia sigue estando prohibida.

Lo que es posible en Toronto, Canadá, pronto también estará permitido en Alemania: fumar cannabis. Foto: Chris Young/empics/picture alliance

Dos puntos de vista opuestos sobre el cannabis

Por un lado, médicos y expertos en salud advierten contra la trivialización del cannabis. La neuróloga Euphrosyne Gouzoulis-Mayfrank, futura presidenta de la Sociedad Alemana de Psiquiatría y Psicoterapia (DGPPN), afirmó que “la edad es el punto crucial en este debate. El cerebro de los jóvenes sigue desarrollándose de forma continua hasta los 25 años, y el cannabis puede causar graves daños, sobre todo, de carácter psicológico”. Otros también critican que el cannabis puede ser la puerta de entrada a sustancias más duras.

Por otro lado, el diputado del Bundestag Janosch Dahmen, de Los Verdes y médico, cree que ”las crecientes cifras de consumo de cannabis muestran que la política prohibitiva de los últimos años no conduce a que las personas consuman menos cannabis; al contrario, el consumo, sobre todo, entre jóvenes sigue aumentando”.

Y continuó diciendo que “el objetivo de la ley a favor del cannabis es, por tanto, hacer que el consumo y el acceso al cannabis sean más seguros para los adultos informados, evitando la distribución de sustancias contaminadas en el cannabis y frenando el mercado ilegal”.

De hecho, el consumo aumentó recientemente entre adultos jóvenes entre 18 y 25 años. Según las cifras actuales del Centro Federal de Educación para la Salud, en 2021 la mitad de los jóvenes ya había tenido experiencia con el consumo de cannabis. La última vez en que el porcentaje fue tan alto fue hace más de 50 años, a pesar de la prohibición.

Además, el Gobierno alemán quiere introducir una amnistía para causas penales aún abiertas que, con la entrada en vigor de de la nueva ley, dejarán de ser delitos. Esto significa que “la Justicia alemana deberá revisar en todo el país hasta 100.000 casos”, afirmó Sven Rebehn, director general de la Asociación Alemana de Jueces, en declaraciones a la Editorial Network Germany. “Casi imposible de lograr”, zanjó.

Publicidad

Tendencias