miércoles, 2 de diciembre de 2020 Actualizado a las 19:03

Autor Imagen

Subvención clase media: Claro se equivoca

por 29 enero, 2013

El asesor del Mineduc opta por omitir esta parte de la crítica, lo que hace suponer que está de acuerdo con ella, y se concentra sólo en la primera forma de selección, la que, dicho sea de paso, tampoco ha sido eliminada completamente por la LGE como bien lo saben los padres de estudiantes que hayan postulado a colegios confesionales o a liceos de excelencia.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Creo necesario responder a la columna publicada por el asesor del Ministerio de Educación, Fernando Claro, en este medio. En ella, Claro comenta latamente y acusa de diversas omisiones a mi texto publicado en la página web de Horizontal y reproducido en El Mostrador, en que planteo algunas dudas respecto al proyecto original de ley de Subvención Escolar de Clase Media (SECM) presentado al Congreso.

Lo más importante de la columna de Claro, es que reconoce que una indicación al proyecto original lo modificó precisamente en los aspectos sobre los que yo manifesté dudas. No sólo eso, sino que lo hizo casi exactamente en la forma propuesta por mí. Eso es una buena noticia.

En efecto, la modificación al texto legal fue presentada por los siete diputados de la Alianza miembros de la Comisión de Educación, aunque se hizo pública sólo esta semana después de publicado mi texto. En virtud de esta indicación se aplicarán a la SECM los artículos 6 (excepto la letra a) y 7 de la ley de la SEP. La indicación no exige únicamente que el sostenedor “firme un Convenio” como dice en su columna Claro, sino que hace, por sí sola, exactamente lo propuesto al final de mi columna: adscribir la SECM a la SEP (con la omisión de dejar intacto el cobro de financiamiento compartido).

Pero hay otras cosas que son importantes.

Las dudas que planteo en mi texto al proyecto original del Mineduc son básicamente tres: que a diferencia de la Subvención Escolar Preferencial (SEP), la SECM no exige a los colegios un plan de mejoramiento ni les impide seleccionar o cobrar copago, lo que hace dudar de su posible impacto y del efecto que podría tener en segregación; que puede tener un efecto negativo en la SEP al dar incentivos a los colegios a tomar la SECM en vez de implementar la SEP (incluso para alumnos que pueden clasificar a ambas); y que al ir al tercer quintil, la SECM desfocalice recursos que podrían ir a la aún insuficiente SEP.

El asesor del Mineduc opta por omitir esta parte de la crítica, lo que hace suponer que está de acuerdo con ella, y se concentra sólo en la primera forma de selección, la que, dicho sea de paso, tampoco ha sido eliminada completamente por la LGE como bien lo saben los padres de estudiantes que hayan postulado a colegios confesionales o a liceos de excelencia.

Respecto del primer punto, Claro no hace sino validar mis dudas en su columna. Es cierto que la futura institucionalidad se hará cargo de la inexistencia de Planes de Mejoramiento de la Educación asociados a los recursos públicos, sin embargo, como él mismo reconoce, esta institucionalidad aún no se encuentra en pleno funcionamiento y más aún, cuando lo esté, exigirá planes de mejoramiento sólo a los colegios que, en palabras del asesor, “su desempeño amerite”. Respecto de los otros, no será necesario contar con este plan y podrían recibir perfectamente los recursos extra de la SECM sin hacer nada distinto.

En cuanto a la selección de estudiantes, la columna original expresa literalmente que no sólo preocupa la selección por características personales, sino también la selección por capacidad de pago (financiamiento compartido, variable altamente correlacionada con la segregación observada en nuestro sistema escolar), algo de lo que sí se hace cargo la Subvención Escolar Preferencial (SEP) y que no es parte ni de la Ley General de Educación ni de la Subvención de Clase Media. El asesor del Mineduc opta por omitir esta parte de la crítica, lo que hace suponer que está de acuerdo con ella, y se concentra sólo en la primera forma de selección, la que, dicho sea de paso, tampoco ha sido eliminada completamente por la LGE como bien lo saben los padres de estudiantes que hayan postulado a colegios confesionales o a liceos de excelencia.

Respecto a mi tercera duda sobre el proyecto original (que la SECM puede estar desfocalizando recursos) dado que Claro ni siquiera la aborda, imagino estará de acuerdo con ella también.

El objetivo de Horizontal al presentar nuestras dudas sobre el proyecto original es contribuir al debate y aportar al mejoramiento de una política que puede ser muy relevante en el futuro del sistema educacional chileno. Nuestra intención no es que se agregue burocracia innecesaria al sistema, pero sí nos parece sensato construir sobre la base de regulaciones y exigencias que parecen ser efectivas y tener un impacto positivo en los resultados educacionales.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV