martes, 18 de enero de 2022 Actualizado a las 02:40

Autor Imagen

¡Que vivan los suecos!

por 5 abril, 2013

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Si hay un mercado competitivo en Chile es el de vestuario para mujeres y hombres. Tres grandes tiendas han competido durante años, Falabella, Ripley y París. Las empresas norteamericanas que hace algunos años trataron de entrar al mercado, Sears y JC Penney, se enfrentaron a serios problemas: desconocimiento del mercado y del gusto de los chilenos, sistema agresivo de liquidaciones permanentes y personal de ventas inexperto. Finalmente se retiraron y dejaron el mercado a disposición de los tres grandes grupos chilenos.

Por eso el que la firma sueca internacional con siglas H&M (Hennes & Mauritz) eligiera Chile parecía una aventura riesgosa. Hasta ahora ha sido un éxito y el público llena la única tienda en el Costanera Center. Seguramente sus ventas van a impactar a los tres grandes y también a la gallega internacional Zara.

La firma sueca está presente en varias capitales europeas y asiáticas, sus diseños sin ser audaces, mantienen un estándar de calidad intermedia. Además aprendieron bastante antes de llegar a Chile. Tuvieron una ingeniosa campaña de publicidad exhibiendo algunos modelos con precios atractivos en las mejores esquinas de Santiago. Ofrecieron cupones de dinero descontable de las compras y batieron el récord de colas el día de la apertura.

Al mercado de la ropa en Chile, ahora sólo le falta la llegada de la tienda irlandesa Primax que siendo aún más barata que H&M, tiene sus tiendas expandiéndose en Europa y con llenos de público mayores que lo que se vio en H&M.

La mayor parte de sus prendas está hecha en Bangladesh, el país con la mano de obra más barata del mundo. Y también hacen uso intenso de las fibras sintéticas. La combinación les permite ofrecer buenos precios y todos terminados en ..,99. Los hábitos de los consumidores chilenos se han adaptado a prendas de vestuario de no larga duración. Las prefieren que estén a la moda y renovarlas. Incluso hay un fuerte mercado de ropa de segunda mano que llega a todas las capas sociales.

Tuvieron el acierto de contratar personal español que además de hablar el idioma venía con experiencia de buen trato y con fácil adaptación al público chileno.

Al mercado de la ropa en Chile, ahora sólo le falta la llegada de la tienda irlandesa Primax que siendo aún más barata que H&M, tiene sus tiendas expandiéndose en Europa y con llenos de público mayores que lo que se vio en H&M.

Detrás de estas tiendas siempre hay un equipo con capacidad de diseño rápido, que hace que las novedades estén en sus cadenas de venta con sólo semanas de diferencia a lo que crean los grandes modistos. Esa técnica llevó al gallego dueño de Zara, a convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo.

Podemos no estar de acuerdo con el consumismo que ha invadido a nuestro país y, seguramente, gran parte de la población podría hacer un mejor uso de sus ingresos que comprar ropa. Pero tal vez debamos aceptar que los consumidores chilenos han entrado a una etapa de sus ingresos en que satisfacer algunas necesidades de apariencia y buen gusto, son imparables. Hacemos llegar este mensaje a los políticos para que extiendan y mejoren la competencia a todas las ramas del consumo, pues es la primera y mejor barrera defensiva de los consumidores.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV