Publicidad

La importancia del tiempo

Leo Meyer
Por : Leo Meyer Periodista. Conductor de programa InnovaRock en radio Futuro.
Ver Más

El que trabaja más no necesariamente le va mejor. La clave está en definir un horario que incluya bloques de tiempo para imprevistos, traslados, urgencias y todo lo que la Ley de Murphy quiera instalar en tu agenda sin previo aviso. Con esas horas claras de productividad, de descanso y para emergencias, la probabilidad dehacer todo lo que planificaste hacer aumenta, siempre y cuando te entregues a ellas con total devoción y concentración.


Lo primero que debes hacer cuando llevas una idea de negocio al modelo que sea de negocios, es una planificación en una planilla de datos, tanto para los números como para los grandes hitos. Se trata de reflejar ahí todo lo necesario para tomar una decisión muy importante antes de invertir: cuándo retornará esa inversión. Es este ejercicio el que demuestra al emprendedor que el pago de impuestos, las reuniones, las recepciones, los despachos, todo, absolutamente todo está relacionado con el dinero, pero también con el tiempo.

“El tiempo es dinero”, pero lo olvidamos constantemente.

Pagamos por la visita de “una hora” al doctor, pero apenas estamos 20 minutos. ¿Y los otros 30? Se pierden entre la recepción, pagar y sentarse a esperar para que nos atiendan. Esto no nos molesta y hasta nos parece normal. Son muy pocos los que exigen respeto por su tiempo, pues la gran mayoría regala ese recurso sin ningún tipo de resguardos.

“Tengo reunión a las 11 de la mañana”, pero llego veinte minutos más tarde y hago perder su tiempo a quien cumplió con lo pactado. O bien, es el otro el que me hizo esperar quince minutos y todo se arregló con una disculpa y una sonrisa. O lleno mi agenda de reuniones y destino muy poco a ejecutar todo lo que en cada una de ellas seconversa, haciendo perder el tiempo de todos los involucrados en la reunión debido a ese esfuerzo que resultó estéril.

¿Por qué regalamos nuestro tiempo? Probablemente, sea porque no nos costó y tampoco sabemos cuánto traemos con nosotros. ¿Ya conoces tu fecha de muerte? ¿Tendrás a tu disposición todo el tiempo que necesitas hasta que madure tu idea de negocio? Como sea, soy un convencido en que más allá del ahorro de dinero, los grandes sueños se alcanzan con una correcta administración del tiempo. Y por supuesto cuidando la calidad de éste.

¿Quieres entrar a tu propio trabajo a las 10 de la mañana para dormir un poco más, desayunar, ir a dejar a los chicos a la escuela y hojear el diario? Muy bien. Pero preocúpate de entrar a las 10 de la mañana a trabajar y no gastes un minuto más allá de ese horario en cualquiera de las actividades que vayan por fuera de lo laboral.

¿Te quieres ir al mediodía a casa, pagar algunas cuentas en el camino y almorzar con tiempo incluso para un café? Muy bien, pero no trabajes más allá de esas dos horas que destinaste ni menos que eso. Ese tiempo del almuerzo es igualmente importante que el destinado para trabajar, ya que justifica el esfuerzo de emprender, es el premio que te das por ser valiente y arriegarte a llevar a cabo tu idea.Seguramente volverás a trabajar otras dos horas feliz, podrás regresar a casa antes de que comience la hora del taco, y estarás de buen ánimo en casa y…

Y así. El que trabaja más no necesariamente le va mejor. La clave está en definir un horario que incluya bloques de tiempo para imprevistos, traslados, urgencias y todo lo que la Ley de Murphy quiera instalar en tu agenda sin previo aviso. Con esas horas claras de productividad, de descanso y para emergencias, la probabilidad dehacer todo lo que planificaste hacer aumenta, siempre y cuando te entregues a ellas con total devoción y concentración.

En mi primer emprendimiento aprendí que cada hora productiva puede compararse a días completos interrumpidos con llamados, reuniones de última hora y paseos para pensar y definir cómo terminar de hacer todo lo que tenía atrasado. Aquí no hay medias tintas. En este paso no existe la posibilidad de ser mínimamenteflexible. Debes acostumbrarte a respetar tu tiempo y el de los demás, administrarlo y modelar tu día ideal, ese que concentra tiempo para trabajar, descansar y atender urgencias.

Ya es tiempo de que lo hagas de una buena vez y para siempre.

Publicidad

Tendencias