miércoles, 27 de octubre de 2021 Actualizado a las 08:06

Opinión

Autor Imagen

Los Derechos Humanos de Felipe Kast

por 8 septiembre, 2015

Los Derechos Humanos de Felipe Kast
¿Por qué él y su movimiento no toman acciones, simbólicas siquiera, contra violaciones a los Derechos Humanos en otras partes, que –valga la pena decirlo– sobran en el mundo? Porque el diputado no tiene mayor interés en la materia. Tan poco es el interés del diputado, que apenas tres de 22 mociones presentadas por él tienen relación indirecta con Derechos Humanos, y solo una tiene relación directa. Desde luego, ninguna relacionada con crímenes de la dictadura chilena.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El diputado Felipe Kast fue detenido en La Habana mientras marchaba junto a las Damas de Blanco, en una protesta a favor del respeto a los Derechos Humanos en Cuba. El hecho generó bastante revuelo, ya que, según palabras del mismo diputado, fue golpeado, esposado, detenido e incomunicado por tres horas, para luego volver a Chile. Sin embargo, esta no ha sido la única acción política que Kast ha tomado respecto a un gobierno extranjero: hace unos meses, Evópoli juntó firmas contra las violaciones a los Derechos Humanos en Venezuela, para enviar una carta al Congreso chileno solicitando un proyecto de acuerdo sobre la materia.

Ante estas iniciativas, cabe preguntarse: ¿está Felipe Kast en una cruzada por el respeto a los DDHH en el mundo? ¿Es su interés efectivo el cumplimiento universal de tratados de Derechos Humanos? La respuesta es: evidentemente no, y los motivos saltan a la vista fácilmente.

Lo primero que quiero decir es que estoy de acuerdo con que los Derechos Humanos se violan sistemáticamente tanto en Cuba como en Venezuela; que Cuba es una dictadura, y que en Venezuela se ha ido configurando un totalitarismo. Dicho lo anterior, me pregunto por qué el diputado ha elegido a estos dos países como objeto de su cruzada, y no otros.

Cuando vemos a Felipe Kast expresando su preocupación por los Derechos Humanos en esos países, lo que en verdad estamos observando es a un político tratando de obtener réditos mediante una acción que pone en una posición complicada a los partidos que defienden a esos gobiernos, que fideliza más a su público objetivo, y que tiene pocos costos asociados en su relación con terceras personas. No hay nada de heroico en la detención de Felipe Kast ni en su supuesta defensa por los Derechos Humanos. 

Algunos me dirán que su señora es cubana, pero explicaría solo la elección de Cuba y demostraría su desinterés por los Derechos Humanos como valor universal. ¿Por qué esta selección deja fuera, por ejemplo, a China? China tiene un sistema de partido único (ni más ni menos, de corte comunista) y viola los DDHH mucho más que Venezuela y tanto como Cuba. ¿Por qué el diputado no marcha en China, no pide reunirse con la oposición en ese país, ni su movimiento junta firmas por los Derechos Humanos de sus habitantes? Probablemente, por los intereses económicos que tiene nuestro país con el gigante asiático, que resulta ser nuestro principal socio comercial. Golpear a Cuba y Venezuela públicamente no tendrá ningún efecto secundario a futuro, pero golpear a China, donde muchos empresarios chilenos tienen suculentos negocios, probablemente no le salga gratis al diputado.

¿Por qué el diputado Kast excluye a México, cuya peor cara vimos con la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa? Probablemente porque la violación de Derechos Humanos en México no tiene una causa política, sino de corrupción.

¿Por qué excluye Rusia, donde los homosexuales son víctimas de crímenes de odio ante la tolerancia de sus políticos, jueces y policías? ¿Por qué no habla de la crisis de inmigrantes en Europa, ni tampoco de las condiciones de los inmigrantes latinoamericanos en nuestro país, siendo que la comuna que representa tiene uno de los porcentajes más altos de ciudadanos extranjeros en Chile?

¿Por qué él y su movimiento no toman acciones, simbólicas siquiera, contra violaciones a los Derechos Humanos en otras partes, que –valga la pena decirlo– sobran en el mundo? Porque el diputado no tiene mayor interés en la materia. Tan poco es el interés del diputado, que apenas tres de 22 mociones presentadas por él tienen relación indirecta con Derechos Humanos, y solo una tiene relación directa. Desde luego, ninguna relacionada con crímenes de la dictadura chilena.

Tampoco se ha pronunciado sobre las recomendaciones que el Comité de Derechos Humanos de la ONU hizo al Estado chileno el año pasado, que incluyen reconocimiento de los pueblos indígenas en Chile, reforma a la Ley Antiterrorista, y la modificación de la Justicia Militar; ni menos sobre las recomendaciones que el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales nos hizo este año.

Entonces, ¿qué hace Felipe Kast marchando en La Habana y juntando firmas por Venezuela? Sencillo: golpea a su adversario político. Cuando vemos a Felipe Kast expresando su preocupación por los Derechos Humanos en esos países, lo que en verdad estamos observando es a un político tratando de obtener réditos mediante una acción que pone en una posición complicada a los partidos que defienden a esos gobiernos, que fideliza más a su público objetivo, y que tiene pocos costos asociados en su relación con terceras personas.

No hay nada de heroico en la detención de Felipe Kast ni en su supuesta defensa por los Derechos Humanos, porque no tiene su origen en la convicción del valor universal de ellos; sino en una acción diseñada y dirigida contra sus adversarios políticos en Chile. Su silencio respecto de las violaciones de Derechos Humanos en otros lugares del mundo y su inacción sobre la materia en nuestro país, lo dejan al descubierto.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV