sábado, 14 de diciembre de 2019 Actualizado a las 11:41

Opinión

Autor Imagen

Pensiones, reparto y populismo

por 15 julio, 2016

Pensiones, reparto y populismo
Manuel Riesco construye una historia falsa a partir de un dato real. Eso es grave, porque desinforma y genera desconfianza. Suponer que la diferencia entre lo que se recauda y lo que se paga hoy en día queda en manos y al arbitrio de las AFP, es una falacia. La plata no está escondida en ninguna parte, ni en las utilidades de un grupo reducido. Esos recursos están invertidos en la economía real y registrados en las cuentas individuales de cada uno de los trabajadores de Chile.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En la discusión previsional el gran problema que tenemos es el demográfico, y esto impacta, aunque de distinta forma, tanto al sistema de reparto como al de capitalización individual. Creer que ambos sistemas están blindados no es correcto.

Según estableció la Comisión Asesora Presidencial sobre el Sistema de Pensiones, y que dirigió el economista David Bravo, en Chile hay 5 trabajadores activos por cada persona mayor de 60 años. El 2050 la proporción bajará a 1,8 trabajadores por cada persona mayor de 60 años. Estos son los números que hacen insostenible un esquema de reparto y es la razón de fondo de por qué esta Comisión Asesora desechó, de manera categórica, ir por ese camino en materia previsional.

En los sistemas de reparto los problemas demográficos se manifiestan en un permanente ajuste en los requisitos y beneficios que entregan o en un déficit fiscal insostenible, como ocurrió en Grecia hace poco tiempo.

En el sistema de capitalización individual el aumento de las expectativas de vida al jubilar hace necesario contar con mayores niveles de ahorro para pagar pensiones por más tiempo.

Un estudio elaborado por Mónica Titze, ex miembro de la Comisión Marcel, y ex integrante del Consejo Consultivo Previsional, junto al economista y académico de la Universidad Católica, Gonzalo Edwards, concluyó sobre esta materia lo siguiente:

La recaudación actual y los aportes estatales permiten duplicar las pensiones. Sin embargo, esta situación solo es sustentable por 5 años.

Si los fondos de pensiones son expropiados y utilizados para duplicar el pago de las pensiones, estos se agotan en 23 o 25 años.

Los trabajadores activos deberán aportar una tasa de cotización inicial que deberá estar entre 36% y 42% del sueldo al 2040 y para el 2050 hasta un 48%. Esto se traduciría en una reducción del sueldo líquido.

En consecuencia, esta idea de volver al sistema de reparto y duplicar las pensiones, es irresponsable desde todo punto de vista y obedece a lógicas populistas.

El sistema de reparto opera como un esquema piramidal, es decir, funciona mientras existan nuevos trabajadores que coticen. Cuando el número de trabajadores se estanca o se reduce, los beneficios de los participantes originales disminuyen. Los sistemas de reparto se basan en que las pensiones las pagan las generaciones de trabajadores jóvenes. Toda la evidencia muestra que cada vez habrá menos población en edad de trabajar para pagar las pensiones de un número mayor de jubilados.

La propuesta que plantea Manuel Riesco fue desechada ampliamente por la Comisión Asesora Presidencial que estudió el Sistema de Pensiones. De sus 24 integrantes, tanto nacionales como internacionales, solo uno votó por la opción de volver al reparto. Dicho de otra forma: si en algo hubo amplio acuerdo entre los comisionados, fue en descartar de plano el sistema de reparto para Chile.

La propuesta que plantea Manuel Riesco fue desechada ampliamente por la Comisión Asesora Presidencial que estudió el Sistema de Pensiones. De sus 24 integrantes, tanto nacionales como internacionales, solo uno votó por la opción de volver al reparto. Dicho de otra forma: si en algo hubo amplio acuerdo entre los comisionados, fue en descartar de plano el sistema de reparto para Chile.

Manuel Riesco señaló, respecto a las AFP, que “todos los meses recaudan $500 mil millones y reparten $200 mil millones. Los $300 mil millones restantes van a parar a manos de los administradores….”.

Con esta afirmación, Riesco construye una historia falsa a partir de un dato real. Eso es grave, porque desinforma y genera desconfianza.

Hoy en día efectivamente tenemos más cotizaciones que lo que se paga en pensiones, por una razón muy simple: los jubilados son menos que los trabajadores activos. Pero esta realidad está cambiando dramáticamente y eso todos lo sabemos.

Además, con su comentario se está desconociendo el derecho de propiedad que tenemos los afiliados sobre nuestros fondos. Los recursos están totalmente resguardados, existe una separación patrimonial entre los ahorros de los trabajadores y los recursos de las administradoras. Asimismo, hay una Superintendencia que resguarda completamente este tema.

Suponer que la diferencia entre lo que se recauda y lo que se paga hoy en día queda en manos y al arbitrio de las AFP, es una falacia. La plata no está escondida en ninguna parte, ni en las utilidades de un grupo reducido. Esos recursos están invertidos en la economía real y registrados en las cuentas individuales de cada uno de los trabajadores de Chile.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV