viernes, 3 de julio de 2020 Actualizado a las 04:44

Opinión

Autor Imagen

En 2017 tendremos que hablar de esto

por 30 marzo, 2017

En 2017 tendremos que hablar de esto
Un Informe de la Casa blanca, llamado “Inteligencia artificial, automatización y economía”, propone: aumentar el salario mínimo, fortalecer el poder de negociación sindical, proveer viviendas baratas para facilitar la movilidad laboral, desplazar los impuestos del trabajo al capital y aumentar masivamente la financiación a la capacitación laboral y la reeducación.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Como somos isleños y vivimos al fin del mundo, tendemos a enfrascarnos en nuestras tragedias telúricas, festivales de la canción o en las cualidades de nuestros vetustos líderes. Últimamente, los canales de TV se concentran en dilucidar qué sector de la política oficial es más corrupto que el otro. Así, nos incorporamos tarde a las preocupaciones de los círculos intelectuales internacionales y pasamos largos períodos discutiendo ideas pasadas de moda.

La información económica se usa con una superficialidad sorprendente. Se ha reiterado que el débil crecimiento de la economía se debe a un mal gobierno, a algunas reformas, o a que un parlamentario haya usado la palabra retroexcavadora, concluyendo que, mientras más facilidades se den al empresariado, más se invertirá y, por tanto, se generará más empleo. Se citan las estadísticas libremente, aun cuando no hemos sido capaces de realizar un Censo confiable. Lo novedoso, y que no ha logrado convencer a los famosos economistas, es que, al revés de lo que pregonan, la mayor parte de las inversiones significativas que están realizando las empresas, desde fines de los 90, son eliminadoras de fuentes de trabajo. Es decir, las inversiones no siempre crean empleo, señores.

Los puertos comenzaron una transformación productiva brutal desde 1997 y, posteriormente, la ha vivido todo tipo de actividad, incluidas la financiera y la burocrática. Al mismo tiempo, desde que se comenzó a implantar el neoliberalismo en Chile y, especialmente con su consolidación, los empresarios han tratado de eliminar al máximo su dependencia de los trabajadores, usando tecnologías digitales para disminuir el número de estos en sus compañías y precarizando todo tipo de contratación, gracias a una legislación laboral esclavista.

En otras palabras, el reemplazo de mano de obra por máquinas y la desaparición de fuentes de trabajo es un camino de no retorno. En Europa ya se habla de la cuarta revolución industrial y se discuten formas de proteger a los desempleados. Varios países han comenzado a entregar un “ingreso básico” a todos sus habitantes y otros lo están discutiendo. En una pequeña región de Namibia, la entrega de 100 dólares a cada residente menor de 60 años disminuyó la pobreza del 76% al 16%, promovió negocios, eliminó el absentismo escolar y redujo la delincuencia a la mitad. En Canadá, Finlandia y Países Bajos han hecho experimentos similares. Suiza realizó un referendo para aprobar la entrega de US$ 30.275 al año para todos, pero se perdió.

Estados Unidos se ha planteado muy firmemente frente a esto. Un Informe de la Casa blanca, llamado “Inteligencia artificial, automatización y economía”, propone: aumentar el salario mínimo, fortalecer el poder de negociación sindical, proveer viviendas baratas para facilitar la movilidad laboral, desplazar los impuestos del trabajo al capital y aumentar masivamente la financiación a la capacitación laboral y la reeducación.

En una pequeña región de Namibia, la entrega de 100 dólares a cada residente menor de 60 años disminuyó la pobreza del 76% al 16%, promovió negocios, eliminó el absentismo escolar y redujo la delincuencia a la mitad. En Canadá, Finlandia y Países Bajos han hecho experimentos similares. Suiza realizó un referendo para aprobar la entrega de US$ 30.275 al año para todos, pero se perdió.

Según la Casa Blanca, la inteligencia artificial (IA) está adquiriendo un papel cada vez mayor en prácticamente todos los sectores y EE.UU. debe prepararse para esta evolución. El informe va acompañado de un plan estratégico nacional de desarrollo e investigación en inteligencia artificial, titulado “Preparing for the Future of Artificial Intelligence”, que examina el estado actual de la IA, sus usos y las preguntas que plantea su progreso, las políticas públicas y su aplicación. Detalla varios desafíos regulatorios y de políticas que ya están surgiendo, tales como:

  • Cómo utilizar esta tecnología para el bien social y para mejorar las operaciones del Gobierno.
  • Cómo adaptar las regulaciones que afectan a tecnologías de inteligencia artificial, como los vehículos autónomos, de manera de fomentar la innovación y proteger a los ciudadanos.
  • Cómo garantizar que las aplicaciones de la IA sean justas, seguras y manejables.
  • Cómo desarrollar una fuerza de trabajo diversa y cualificada en IA.  

Antes de la publicación del informe, la Oficina de Políticas de Ciencia y Tecnología del gobierno estadounidense realizó una serie de actividades públicas de divulgación y consulta a lo largo de 2016.

En Chile la inteligencia artificial avanza diariamente y el Gobierno ha iniciado el desarrollo de los llamados startups, que dan apoyo a emprendedores, locales y extranjeros, que quieran crear en Chile. Subsidian hasta un 90% del costo total del programa, con un tope de $20 millones por proyecto. La empresa beneficiaria deberá aportar un 10% de los gastos. Este subsidio funciona bajo un sistema de reembolsos o bajo anticipo. El programa también ofrecerá Visa de Trabajo por un año al beneficiario del mismo y a un equipo de hasta tres personas. Las compañías que decidan llevar sus emprendimientos a regiones recibirán $10 millones junto al subsidio inicial. También se adjudicarán $10 millones a postulantes chilenos repatriados con postgrados de las 150 mejores universidades.

Los startups que durante seis meses logren demostrar generación de ingresos y necesiten conseguir más fondos para crecer en Chile y Latinoamérica, podrán optar a una segunda fase de financiamiento que llega hasta los $60 millones, que equivaldrán al 70% del total, donde el 30% restante será aportado por la empresa aceptada. 

Aunque el término startup puede referirse a compañías de cualquier ámbito, normalmente suele utilizarse para aquellas que tienen un fuerte componente tecnológico y que están relacionadas con el mundo de Internet y las TICs. Las empresas tecnológicas y de Internet tienen asociados costos de desarrollo menores que aquellas de otros ámbitos, por tanto, las necesidades de financiación para su puesta en marcha son sensiblemente inferiores, lo que facilita su crecimiento en el mediano y largo plazo. Chile recibió 1.600 postulaciones de 25 países, donde se destacan EE.UU., con un 20%; Argentina, Brasil y la India, con un 6% cada uno; y Chile, con un 30%.

Como he comentado en otras notas, en nuestro país cada día aparece una nueva innovación. Las clínicas ya han hecho miles de cirugías complejas usando robots y hasta la Fundación López Pérez, dedicada a la oncología, ha adquirido el robot Da Vinci para sus operaciones. Ya se han descubierto generadores tecnológicos para eliminar tumores. Toda la actividad económica está plagada de las nuevas tecnologías que maravillan y sorprenden.

Pero lo que se debe enfrentar, conversar y “sincerar”, no solo es el desempleo estructural emergente, sino también el hecho de que, en la medida que la tecnología cambie la naturaleza del trabajo, se hará más difícil encontrar puestos para muchas personas, especialmente para la fuerza laboral menos calificada. Una encuesta a trabajadores chilenos, de la Consultora Randstad, concluyó que el 55% de los encuestados informó que su trabajo podría automatizarse y el 71% que requería herramientas digitales para garantizar su empleo. En los puertos muchos trabajadores jubilaron a los 40 años por no poder aprender las nuevas técnicas que su trabajo requería. Eso nos indica que el país necesitará otros oficios y profesiones, como biohackers, diseñadores virtuales, abogados de ética tecnológica, y el ejercicio de las profesiones existentes requerirá conocimientos de tecnologías digitales. Es decir, la cuarta revolución industrial requerirá también una revolución en la educación.

Pero nadie, en la prensa más accesible a las grandes mayorías, habla de esto. Necesitamos hacerlo imperiosamente.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV