martes, 15 de octubre de 2019 Actualizado a las 06:59

Opinión

Autor Imagen

Sociedad Civil y territorio: claves para una sociedad más justa y democrática

por 11 noviembre, 2017

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Esta semana hemos entregado más de 140 concesiones gratuitas de inmuebles fiscales a diversas organizaciones sociales a lo largo y ancho de nuestro país ¿Por qué Bienes Nacionales dedica propiedad fiscal a la sociedad civil?.

Fortalecer la democracia y la participación de la ciudadanía es una responsabilidad en la que como Gobierno, y Ministerio de Bienes Nacionales hemos trabajado con dedicación.

La Presidenta Michelle Bachelet ha impulsado transformaciones sustantivas e históricas para profundizar nuestra Democracia, sustituyendo el Sistema Binominal por un sistema electoral más representativo de la pluralidad y diversidad de pensamientos y opciones políticas, para mejorar la equidad de género en la  participación de la institucionalidad política, para promover y garantizar la transparencia y probidad y una relación correcta y no promiscua entre política y negocios.

Pero, también el fortalecimiento de nuestra Democracia implica una ciudadanía consciente de sus deberes y no solo de sus derechos,  organizada en torno a sus diversos intereses y necesidades, respetuosa del otro(a), y por sobre todo comprometida con la democracia. Por lo mismo, como Ministerio hemos querido colaborar para  profundizar la participación en tiempos que es imprescindible construir confianzas y fortalecer los sentidos de pertenencia y de comunidad. Nuestros aliados son las personas y sus organizaciones que se despliegan en todo el territorio, y que sabemos, tienen expectativas e interés por construir un Chile que sea una expresión de un país que crece, pero con más participación y solidaridad, más democracia y más equidad.

Estoy convencida que el protagonismo de la ciudadanía es decisivo para perfeccionar un diálogo fructífero entre el Estado y la sociedad civil, para su mejor empoderamiento y su propia agenda. Este es el trabajo que como Ministerio de Bienes Nacionales realizamos para proteger y administrar el territorio fiscal, para darle un mejor destino, en lo productivo y en lo social, porque podemos decir responsablemente que cuidar la democracia que hemos construido, es hacerla más participativa, inclusiva, y por cierto, más tolerante.

Es así, que la Presidenta de la República nos instruyó implementar una política de entrega de espacios para el desarrollo de la organización de la Sociedad Civil, bajo criterios de pertinencia territorial y fines sociales, y respeto a la pluralidad y diversidad. Bajo este imperioso mandato y pleno apego a la ley,  hemos entregado más de 1.300 inmuebles fiscales en forma gratuita a diversas organizaciones en todo el territorio nacional. Este trabajo forma parte de una política impulsada por el Gobierno para poner la propiedad fiscal al servicio de la gente, de sus proyectos y su trabajo.

Con estas entregas de inmuebles fiscales, contribuimos desde nuestro ministerio, al fortalecimiento ciudadano, resguardando la diversidad y el respeto a la pluralidad. Estamos seguros que con acciones como estas, con el aporte decidido del Estado, prestigiamos la política y aportamos a la convivencia social y política de nuestra patria.

Quisiera decir que los más de 1.300 inmuebles que hemos entregado en forma gratuita, hoy son administrados por juntas de vecinos, uniones comunales, organizaciones de adultos mayores,  corporaciones dedicadas a atender a personas que viven en situación de calle, organizaciones que agrupan a familias con hijos e hijas con síndrome de Down,  cuarteles de bomberos, organizaciones no gubernamentales (ONG), sindicatos y federaciones sindicales, asociaciones gremiales,  clubes deportivos,  y fundaciones y corporaciones dedicadas a la investigación y conservación del patrimonio natural y cultural, entre otros organismos.

Estoy convencida que el protagonismo de la ciudadanía es decisivo para perfeccionar un diálogo fructífero entre el Estado y la sociedad civil, para su mejor empoderamiento y su propia agenda. Este es el trabajo que como Ministerio de Bienes Nacionales realizamos para proteger y administrar el territorio fiscal, para darle un mejor destino, en lo productivo y en lo social, porque podemos decir responsablemente que cuidar la democracia que hemos construido, es hacerla más participativa, inclusiva, y por cierto, más tolerante.

Cada ciudadano(a) y cada generación tiene deberes para con nuestra democracia, aquella por la cual tantos hombres y mujeres han dado incluso su vida;  aquella Democracia por la cual luchamos en  los tiempos de la dictadura, con riesgo a perder la vida y por qué no decirlo, a veces con miedo; aquella por la cual lucharon nuestras abuelas y madres para conseguir el reconocimiento al derecho de sufragio de las mujeres. Un mínimo deber es no restarse de los procesos eleccionarios, dejando a otros (as) la decisión sobre el futuro de Chile; un  deber básico es levantarse de la cama el próximo 19 de noviembre y concurrir a votar para elegir a las próximas autoridades.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

La bala

Envíada por Claudio Jiménez Rojas | 14 octubre, 2019

Cartas al Director

Noticias del día

TV