miércoles, 22 de mayo de 2019 Actualizado a las 07:38

Opinión

Autor Imagen

Los otros números del deporte

por 15 diciembre, 2017

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En los últimos 10 años los presupuestos directos para deporte, particularmente aquellos que se asignan a través del Instituto Nacional del Deporte (IND) se han duplicado, pasando de $45 mil millones a más de $100 mil millones (Dirección de Presupuesto, Ministerios de Hacienda).

De ellos, cerca del 50% -y en algún ejercicio cerca del 70%- ha sido destinado a construcción de estadios o centros deportivos. Del restante 50% más de un 30% -y a veces cerca el 40%- se destinó al alto rendimiento y al sistema de competencias, siendo la regla que para el deporte social o deporte para todos y todas -el que beneficia a los 18 millones de chilenas y chilenos- el presupuesto no superó el 10%(1).

Un gobierno pasado prometió para su período hasta “dos millones de nuevos deportistas”(2), aludiendo con ello a “personas que realizan deporte o actividad física al menos una vez por semana”. De haberse logrado su empeño, aquello nos hubiera situado como referente internacional de avance en esta línea. Sin embargo, los registros y estadísticas revelan que existe una enorme cantidad de chilenos y chilenas que no realizan ningún tipo de actividad física o deportiva, situación que no ha cambiado sustancialmente en los últimos 10 años de implementación de política públicas en este sentido (3).

Es lamentable que, pese a coincidir en el diagnóstico acerca de la precaria oferta sistemática de actividad física y deporte para todos los chilenos y chilenas, aún no podamos revertir esta realidad. Solo a modo de ejemplo, el IND alcanza solo a cerca de 330 mil beneficiarios directos al año (4).

Por otra parte, reconocemos y vimos con optimismo que la mayoría de los programas presidenciales en esta primera vuelta electoral su prioridad desde el “cemento” hacia iniciativas en que destacan ciudades y barrios más amigable para la práctica deportiva, más ciclovías y una mayor preocupación por entregarle a nuestros ciudadanos espacios que les permitan realizar deportes o actividad física de forma adecuada y segura.

Es lamentable que, pese a coincidir en el diagnóstico acerca de la precaria oferta sistemática de actividad física y deporte para todos los chilenos y chilenas, aún no podamos revertir esta realidad. Solo a modo de ejemplo, el IND alcanza solo a cerca de 330 mil beneficiarios directos al año.

El mismo candidato que nos ofreció dos millones de deportistas y no cumplió, ahora promete 5 millones de deportistas para el 2021(5). Pero atención con los números y “la letra chica”: En nuestro país ya existe un 31.8% de “deportistas”, lo que significa que 4.3 millones de personas practican deporte o actividad física al menos una vez por semana. Por ende, ese programa sólo aspira a lograr que 700 mil nuevos compatriotas se sumen a practicar deporte o actividad física una vez a la semana. Se trata de una oferta bien raquítica.

Pero además, sólo proyectando las estadísticas de la población nacional de los últimos 10 años y manteniendo constante el aumento de personas que se suman al deporte y la actividad física regular, deberíamos llegar a cerca de 5.2 millones de “deportistas”, o sea, 200 mil personas más que lo que ofrece ese candidato.

De manera que mejor dejemos de prometer solo números y empecemos a invertir un poco más en las personas, en infraestructura a escala humana, modernizando y acercando la ya existente a los que más lo necesitan, donde el Estado se convierta en un facilitador del acceso a la práctica física deportiva para todas las familias chilenas. Siendo así, quizás podamos llegar a más de un millón de nuevos deportistas en los próximos cuatro años.

De las dos visiones que sobre este tema se confrontan en segunda vuelta, una nos propone menos deportistas al 2021 y un aumento de las estructuras administrativa para el deporte de alta competición o alto rendimiento -con un Consejo y un nuevo gerente- en circunstancias que la Dirección de Presupuesto evaluó y recomendó una mejor articulación y control de aquello con lo que ya contamos.

La candidatura de A. Guillier propone fortalecer las acciones para que Chile posea una mejor y mayor cultura deportiva, con una real valoración social del deporte y de la actividad física, para que el deporte y nuestros deportistas, en especial todos y todas aquellos que nos representan como país -y no solo los rostros más conocidos- tengan el reconocimiento que se merecen.

Hoy, más de 100 deportistas han puesto el nombre de Chile en los más alto del medallero de los últimos Juegos Bolivarianos, sin embargo, solo contados compatriotas identificamos a estos grandes deportistas y somos menos aun los que conocemos sus grandes y sostenidos esfuerzos para conseguir esos logros. En este sentido, valoramos la propuesta de Beatriz Sánchez sobre una “nueva red pública de medios de comunicación, para la transmisión de todas las competencias deportivas y la difusión de las diversas disciplinas en las que participen deportistas…”. Serán iniciativas como éstas las que logren conjugar la valoración y el reconocimiento para nuestros deportistas con el objetivo de convencer a más compatriotas de practicar deporte o actividad física de manera regular.

  • Política Nacional de Actividad Física y Deporte 2016-2025, MINDEP pág. 45
  • Programa de Gobierno Sebastián Piñera 2010-2014, pág. 160
  • Series de Encuestas Nacionales de Hábitos de Actividad Física y Deporte, 2006-2015
  • Informe Final de Evaluación de DIPRES programas de deporte, enero junio 2017.Pag83 y 86
  • Programa de Gobierno Sebastián Piñera 2018-2022, pág. 185.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV