martes, 7 de diciembre de 2021 Actualizado a las 19:19

Opinión

Autor Imagen

Neutralidad de la red: Trump ataca a Silicon Valley

por 18 diciembre, 2017

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Trueno en la regulación de Internet: la FCC (autoridad de regulación de las telecomunicaciones de EE. UU.), bajo la autoridad de su nuevo presidente designado por Donald Trump, impone la abolición pura y simple de un principio histórico en el funcionamiento de Internet, lo que se llama la "neutralidad de la red" o la "Internet abierta". En términos legales, su estatus de "servicio público". Este estatus había sido fuertemente defendido por la misma FCC, bajo el liderazgo de su ex presidente designado por Obama. Es el principio defendido en Chile también, como él que gobierna toda la industria desde el inicio de Internet. Intentamos aquí explicar simplemente sus términos y los desafíos industriales que implica.

Hay tres partes involucradas en Internet: proveedores de contenido (Disney, Netflix, El Mostrador..., y también Facebook o Google, que son plataformas de intermediación de contenido); administradores de red (Entel, Wom, AT & T). ...) llamados proveedores de acceso a Internet o ISP, y finalmente nosotros, los consumidores. ¿Qué relaciones hay entre ellos?

Un ejemplo familiar como el correo postal puede ayudar, porque se trata de una red que comparte algunas propiedades de la red Internet: como ella es tripartita y reúne a los distribuidores que administran la red, incluida Correos de Chile, a los remitentes de correo y a quienes los reciben. En la mayoría de los países, la red postal tiene el estado de "servicio público", cuya primera consecuencia es la regla del precio único: no cuesta más enviar una carta dentro de una gran ciudad o muy lejos a las afueras. No existe discriminación arancelaria entre los usuarios por el mismo servicio o la posibilidad de "bloquear" un cargador. Este principio de neutralidad se aplica a otros bienes, como la distribución de electricidad o el gas, actividades que son altamente competitivas entre actores privados. Este principio ahora es rechazado por la FCC.

Pero lejos de un tema empírico y técnico, la cuestión toma ahora un giro político. Muchos comienzan a sorprenderse al ver las alucinantes ganancias que obtienen Facebook, Google y los otros. Esto bajo el régimen de neutralidad, señalan. También ellos tienen características de monopolios naturales. Y frente a esta economía digital insolente, el regulador está luchando por encontrar las herramientas legales para limitar las situaciones anticompetitivas, como había aprendido a hacerlo desde el tiempo de los Rockefeller y Carnegie.

Con argumentos innegablemente fuertes. El ancho de banda de Internet es un recurso que no es extensible hasta el infinito y donde la congestión penaliza a todos los usuarios. No es eficiente que Netflix, un gran consumidor de ancho de banda, desaloje al pequeño usuario; o que, por el contrario, la multiplicidad de jóvenes usuarios de Internet esté dañando la calidad de las películas enviadas. Una película requiere velocidad de transmisión, mientras que otros servicios pueden esperar unos pocos milisegundos más (un correo electrónico, un tuit del Sr. Trump, una foto de vacaciones que se comparte en Facebook). Como un recurso escaso, la mejor forma de asignar ancho de banda sigue siendo un mercado libre, dicen los opositores a la neutralidad, que permite a los ISP cobrar más por los proveedores que desean un acceso rápido a sus clientes.

Los ISP son, por supuesto, los actores que abogan por precios flexibles según los clientes, porque pueden convertirse en la clave de su rentabilidad. Los principales proveedores de contenido, como era de esperar, prefieren la neutralidad y, por lo tanto, el precio único. Este es el caso de Facebook o Google, que son utilizados universalmente por millones de usuarios de Internet satisfechos con las comodidades gratuitas, incluida la velocidad de acceso. El desafío para los ISP, hoy en día simples proveedores de tuberías, es recuperar parte de la renta de la rareza. Porque limitar su rentabilidad, dicen unos, penaliza sus inversiones en la mejora de la red; limitar la suya, contestan los otros, penaliza la inversión en los contenidos. Es una guerra leal, de ambos lados, blandir al sacrosanto pequeño consumidor, al que siempre se convoca en momentos graves: la calidad de la escucha le dirán unos, del contenido los otros. En este juego de popularidad, son más bien los productores de contenido los que prevalecen hoy: mantenemos sentimentalmente la memoria del espíritu pionero de Internet abierto a todos; no nos gusta que, una vez más, los mercados invadan una zona de la que pensábamos intocable.

¿Qué lado de la tubería va a pagar?

Si los mercados funcionaran idealmente, sería posible hacer inversiones compatibles en redes e inversión en contenido, todo para el beneficio del consumidor. La mejor rentabilidad de los ISP aumentaría el suministro de tuberías, alentaría a nuevos jugadores a ingresar y, finalmente, haría presión sobre los precios para los consumidores. La mayor demanda de este último estimularía a su vez la oferta de contenido.

¿Es este el caso? El corazón del asunto radica en la posibilidad de establecer una competencia real en el mercado de ISP. Los costos fijos son muy altos, lo que les otorga una posición de monopolio natural: cuantos más clientes tengan, más rentabilizan la red existente, una red donde las posibilidades de entrada para los nuevos participantes son limitadas. Y desde sus puntos de vista, es una pena apegarse a un modelo donde uno saca su margen solamente del usuario final. ¿Por qué no vender a los proveedores de contenido el servicio de transporte que reciben? Esta situación es llamada "competencia bilateral": como intermediarios entre las compañías de medios y el usuario final, el margen puede capturarse en ambos lados. ¿Existe entonces un riesgo, dada la libertad arancelaria, de verlos capturar una parte exorbitante del margen total?

Esta es una pregunta empírica que los economistas están mirando. Hoy, dicen la mayoría de ellos, incluso hasta hace poco los economistas de la FCC, es mejor mantener la regla del servicio público. Con la libertad arancelaria, los ISP tendrían la tentación de frenar artificialmente el flujo del "carril lento" para aumentar la demanda del "carril rápido". La capacidad de bloquear a un proveedor si no está de acuerdo con el contrato (como lo permite el plan de la FCC) los colocaría en una posición dominante. ¿Podríamos ver que un Entel penalizaran técnicamente a un Whatsapp o Skype, que consumen gran parte de su tráfico telefónico? Estos economistas también señalan que la neutralidad aún no ha impedido una inversión masiva en redes y una excelente rentabilidad para operadores como AT&T o Entel. Les parece absurdo e ingenuo pensar que el principio de "transparencia", que el plan de la FCC hoy promueve como salvaguarda, pueda reemplazar efectivamente la regla del servicio público.

Pero lejos de un tema empírico y técnico, la cuestión toma ahora un giro político. Muchos comienzan a sorprenderse al ver las alucinantes ganancias que obtienen Facebook, Google y los otros. Esto bajo el régimen de neutralidad, señalan. También ellos tienen características de monopolios naturales. Y frente a esta economía digital insolente, el regulador está luchando por encontrar las herramientas legales para limitar las situaciones anticompetitivas, como había aprendido a hacerlo desde el tiempo de los Rockefeller y Carnegie. La vieja regulación competitiva se ve "disrupcionada” por el shock tecnológico. En este nivel, algunos verían con buen ojo, especialmente un Trump molesto por un Silicon Valley que es ferozmente hostil a él, que empresas más tradicionales pongan un rayo en las ruedas de las grandes plataformas digitales. Por supuesto, esto solo reemplazaría una mala regulación antimonopolio con otra mala regulación antimonopolio, excepto que no son los mismos monopolios. Ya podemos prever un alza de las acciones de los ISP en los mercados bursátiles.

Una agenda política muy acertada

Si la reforma de la FCC va a ser aceptada, la estrategia de los operadores de telecomunicaciones se verá molesta. Algunos de ellos, celosos de los beneficios de Disney y Facebook, eligieron audazmente combinar contenido y conteniente, e invierten mucho en los medios. Pero al hacerlo, conservan el viejo modelo donde el cliente que paga es sólo el usuario final, él que compra su suscripción a Internet al mismo tiempo que la suscripción a los canales de televisión o al campeonato de fútbol.

Esto sería inútil y vano, si ya no lo es hoy. Con la libertad de tarifa, sería suficiente para el ISP mantener de forma segura el enchufe de entrada en las tuberías para hacer pagar al otro lado de sus "clientes", es decir al proveedor de contenidos.

Un punto político para el final. El plan de la FCC es "enorme" debido a la agitación legal que representaría. Toda la economía de las telecomunicaciones y de la industria de los medios, todos los hábitos de los consumidores se basan en la suposición de la neutralidad de la red. Imaginemos la bataola política si el plan de la FCC fuera aprobado. Ya se ha prometido que será atacado en las cortes, por lo que la FCC probablemente tendrá que ser respaldada por una legislación aprobada por el Congreso de los EE. UU. Y tal vez ya ha caído el crédito de la FCC con este giro de 180 ° de su postura, lo que no es un buen augurio para su capacidad de liderar luchas antimonopolios que se vuelven más necesarias día tras día. Otra hermosa institución que Trump ha logrado debilitar.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV