viernes, 15 de enero de 2021 Actualizado a las 17:43

Opinión

Autor Imagen

Las listas de espera en el Ministerio de Salud

por 18 junio, 2018

Las listas de espera en el Ministerio de Salud
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Según el ministerio de Salud, ciento veinte mil pacientes esperan por una atención médica de especialidad en los hospitales públicos del SNSS.

Por otro lado el esfuerzo de las garantías explícitas, obliga al estado a comprar servicios a privados cuando no puede otorgar la prestación debido a la obligación temporal de la oportunidad, lo cual ha significado transferencias de fondos por un estimado entre 6 (Ministerio de salud, 2017) hasta más del 50% (ONG Salud un Derecho)

Del presupuesto nacional, el gasto en salud estatal es de aproximadamente un 4% , con el cual se financia aproximadamente un  80% de la población, el otro 17% se financia bajo el sistema asegurador privado, mientras que un porcentaje está bajo la protección del sistema de las FF.AA y aún un porcentaje de la población se encuentra totalmente desprotegido.

La solución a este problema puede estar fundada en la compra de servicios a privados, en cuyo caso, se supone un mercado prefecto, en el que el funcionario del sector privado asegura al sistema público, atendiendo a lo que queda por fuera de la capacidad del público.

Otra alternativa, mucho mejor es aumentar las posibilidades del sector público, potenciar todo su desarrollo y gran capacidad instalada, contra la que el privado no puede competir debido a la concentración de su oferta y sus necesidades estructurales, en permanente colisión con los intereses corporativistas.

Además, ofrecer una carrera única para el sector público, idea con la que la Dra. Izkia Siches triunfó hace más de un año para dirigir el Colegio Médico. De esta manera, los incentivos para permanecer en los hospitales harían aumentar la oferta médica, y no como ahora sucede que los incentivos apuntan tanto hacia los privados como a la atención primaria de salud, pero no a la que soñamos en Alma Ata, sino a la que inventaron los burócratas de la Atención Primaria de salud en los noventas.

Esto se debe hacer facilitando el desarrollo de los profesionales en el sector público, ofreciéndoles sueldos que les hagan interesarse en desarrollarse completamente en el sector. Esto es válido además, para todos los demás profesionales que laboran en el sector.

Además, ofrecer una carrera única para el sector público, idea con la que la Dra. Izkia Siches triunfó hace más de un año para dirigir el Colegio Médico. De esta manera, los incentivos para permanecer en los hospitales harían aumentar la oferta médica, y no como ahora sucede que los incentivos apuntan tanto hacia los privados como a la atención primaria de salud, pero no a la que soñamos en Alma Ata, sino a la que inventaron los burócratas de la Atención Primaria de salud en los noventas.

Si lográramos tener oferta médica desde las 8°° a las 17°° podríamos duplicar nuestros esfuerzos y entregarle eficacia al sistema, que arrastra una logística muy pesada por el hecho del transporte de los médicos durante el día desde instituciones estatales a privadas.

Una tercera medida sería aumentar la resolutividad médica de los establecimientos de Atención primaria, entregando más complejas prestaciones de salud e.g cirugías menores, atenciones por especialistas de alta demanda, jornadas de trabajo reforzadas junto con fortalecer las verdaderas actividades de promoción de salud y prevención de la enfermedad, rol propio de la Atención Primaria de Salud desde 1978.

La otra respuesta, la de comprar servicios a los privados, sabemos que no es la más eficiente, pues existen muchos incentivos cruzados para que nos produzca virtud en el público: horarios demasiado cortos, altos costos de traslado, aumento de precios al comprador público y deterioro del sistema de salud estatal.

Esperemos que el gobierno no espere apoyo político para salir a comprar servicios a privados, sino que apoye y fortalezca la gestión institucional estatal, nombrando a las mejores personas para dirigir estos centros, apoyándose en la ley de Alta Dirección Pública y en los procesos involucrados para obtener los mejores dirigentes del sistema.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV