sábado, 20 de abril de 2019 Actualizado a las 10:50

Opinión

Autor Imagen

Mundos impredecibles que emergen

por 13 abril, 2019

Mundos impredecibles que emergen
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

A lo largo del siglo XIX tuvo lugar un inmenso cambio social: los niños, que solían trabajar en el campo para ayudar a sus padres y eran un inmenso sector de la población, fueron sacados del mercado laboral para enseñarles algo que sus padres no sabían hacer: leer y escribir. Además se decidió que un extraño se haría cargo de educarlos, el profesor. El excéntrico plan era construir escuelas y obligarlos a asistir, ya que el mundo industrializado ocurría en la ciudad, y la ciudad requería entender la señalética, recibir instrucciones de un jefe, entre otras nuevas demandas.

Lo que hoy llamamos escolarización obligatoria no siempre estuvo ahí. Fue una posibilidad que se abrió a partir de una tecnología creada por James Watt: su máquina de vapor gatilló la revolución industrial, y ese cambio en la productividad trajo consigo transformaciones sociales que no eran predecibles.

Esa pareciera ser la norma con los cambios emergentes. El problema es nuestra mala memoria colectiva, particularmente para plasmar y recordar que hubo un momento donde mucho de lo que hoy nos parece obvio, sencillamente no existía. Porque -salvo para los fundamentos biológicos y sociales que nos definen como especie humana- para cada una de las cosas que tomamos por obvias en nuestro día a día, hubo un instante en la historia previo al cual ni siquiera existía el esquema de pensamiento que hacía posible imaginarlas.

Un ejemplo más reciente son las redes sociales y su efecto, aún inconmesurable, gracias a la llegada de teléfonos móviles superpoderosos. El factor común es lo que denominamos “cambio acelerado”. Esa gran sorpresa que ocurre cuando una o más tecnologías llegan a tal punto de desarrollo que abren posibilidades inimaginadas, alterando de manera radical las prácticas de otra disciplina o incluso de una cultura. Estos puntos de inflexión son eminentemente cualitativos, lo que hace que rara vez puedan predecirse.

Hay futuros que están emergiendo hoy, pero no se hacen evidentes con los esquemas de pensamiento que solemos usar, aspirando a predecir lo que viene porque lo vemos como una amenaza. La alternativa es abrirnos a imaginar futuros emergentes de manera rigurosa: dejar de lado la pretensión de certezas y asumir la incertidumbre no como un problema, sino como parte del mundo que nos rodea. Imaginar futuros emergentes significa, por ejemplo, no paralizarnos por el miedo ante la automatización del empleo. Tal vez nuestros hijos no van a tener un trabajo como el nuestro, porque van a vivir un mundo muy diferente al actual, y verlo como un problema nos hace más nostálgicos y menos creativos: tal vez nuestro trabajo no va a existir, ¡pero eso puede ser mucho mejor!

Para dejar de buscar premoniciones y explorar nuevas maneras para que Chile enfrente el futuro, el área de Anticipación del Consejo Nacional de Innovación ha buscado diferentes enfoques a nivel internacional . En estos días visita Chile Riel Miller, director de Anticipación de Unesco y principal exponente de uno de ellos, Futures Literacy. Su visión del tema estará en la cena anual de Cesco y en Puerto de Ideas Antofagasta, y sin duda será un aporte a la discusión nacional de futuro. Además, a nivel territorial, las regiones de Antofagasta y Ñuble serán pioneras en Chile al experimentar sus afamados laboratorios de “Alfabetización en Futuros”, dirigido por él, tal como antes ocurrió en ciudades como Ottawa, Chicago, Oslo, Munich, Túnez, Brasilia, Sao Paulo, Rio, Tanzania y Johanesburgo, entre muchas otras. El objetivo es generar capacidades locales que les permitan imaginar y diseñar futuros para su territorio, con foco agrícola y alimentario en Chillán, y foco en energía, litio, agricultura del desierto y smartcities, en Antofagasta.

Otros enfoques de futuro deben explorarse, pero lo fundamental es mantenerse abiertos y renunciar a la búsqueda de certezas.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV