martes, 16 de julio de 2019 Actualizado a las 01:19

Opinión

Autor Imagen

Inmobiliaria popular de Recoleta: Desarrollo local, justicia social y posibilidades de nuevas políticas de vivienda

por 15 junio, 2019

Inmobiliaria popular de Recoleta: Desarrollo local, justicia social y posibilidades de nuevas políticas de vivienda
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El primer proyecto de la Inmobiliaria Popular de Recoleta, iniciado por la Municipalidad e impulsado por el Alcalde Daniel ya comienza a mostrar sus primeros avances. Será un edificio ubicado en calle Justicia Social, con dos alas, que en total suman 38 departamentos y serán entregados en arriendo a un precio justo para los habitantes de la comuna. De manera directa se verán beneficiadas 38 familias, también podemos considerar a sus entornos familiares y sociales; pero lo que hay tras esta medida es además, un trasfondo estructural desde lo político, y digámoslo también, desde lo ideológico. Y consiste en doblarle la mano a la concepción anquilosada de la “vivienda propia” que pone de relieve la figura de la “propiedad” como elemento central de la política de vivienda, trasladando el centro hacia la idea de “vivienda digna”, donde lo relevante está puesto en la dignidad que debe tener una vivienda, ya que, no olvido por ejemplo las casas Chubi, o no olvido que muchos proyectos financiados por el subsidio a la vivienda social o DS49, las casas o departamentos son entregados sin 1 puerta interior, u otros tipos de imperfectos, que se constituyen como vulneraciones a mi juicio graves y repudiables.

Acá hablamos de 52 metros cuadrados, que además contarán con bodega y espacios comunes, tales como salón multiuso, quincho, estacionamiento y espacios verdes. Con esto queremos decir desde Recoleta que no hay que ser adinerado o tener mejores condiciones para vivir dignamente, y que esta mirada debiese ser el centro de las políticas públicas en vivienda de Chile.

Se ha hecho tanta caricatura con los comunistas y la propiedad privada, pero simplemente quiero dejar un ejemplo: En Chile una persona puede ser propietario(a) de un terreno, transformado en basural, utilizado para fines que puedan ser nocivos para la población, pero pesa mucho más ese título de dominio, que la posibilidad cierta de terminar con el déficit en vivienda que existe en todo Chile (en promedio las familias agrupadas en comités de allegados(as) tardan 5 años o más en lograr su vivienda). Y también pesa más que la posibilidad de planificar estratégicamente la ciudad a partir de mayores facultades para el desarrollo local, que permita que más iniciativas como ésta se puedan levantar en todo Chile (más proyectos de inmobiliaria popular, mejoramiento de entorno, transformar basurales en áreas verdes, entre tantos otros).

En este sentido, y en particular con este proyecto popular, es clave que se pueda mantener y aumentar la glosa 3 aprobada en la Ley de Presupuestos 2017 del Gobierno de la Presidenta Bachelet, que permite la asignación de subsidios al municipio para construir viviendas que puedan ser dadas en arriendo, dándole valor a los terrenos, pero un valor que nace de la justicia social y desde una perspectiva transformadora que otorga dignidad a los más postergados de nuestra sociedad. Bien por Recoleta y por las iniciativas del Alcalde Jadue.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV