martes, 31 de marzo de 2020 Actualizado a las 19:54

Opinión

Autor Imagen

La buena vejez

por 25 febrero, 2020

La buena vejez
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad”, escribió
Gabriel García Márquez. Sus palabras parecen ser una excelente descripción de la situación de aislamiento social que viven muchas personas mayores, quienes experimentan el dolor de la soledad en una etapa de la vida donde muchas veces ese “pacto honrado” no es precisamente voluntario ni sinónimo de buena vejez.

Cada cierto tiempo vemos casos noticiosos sobre personas mayores en graves situaciones de abandono, sobre todo en aquellos que han superado los 80 años. Una de las principales razones es que la modernidad ha traído aparejada a nuestra sociedad una apología al individualismo, donde las relaciones interpersonales se debilitan para dar paso a una vida solitaria, lo cual afecta no solo a los adultos mayores, sino a todas las edades, en especial en las grandes urbes.

En la vejez se produce de manera natural una disminución de las capacidades físicas y psíquicas, sumado esto a pérdidas biológicas y familiares, lo cual afecta directamente a la integración social y por consiguiente al bienestar emocional de nuestros adultos mayores. Esta circunstancia de desesperanza se vuelve especialmente grave al constatar que las personas mayores de 80 años presentan la tasa más alta de suicidio, llegando a un 17,7 por cada 100 mil habitantes.

La respuesta a este problema multidimensional debe ser abordado por diferentes disciplinas. En este sentido, la contribución jurídica más importante del último tiempo a esta cruda realidad es la ratificación de Chile de la “Convención interamericana de protección de los derechos humanos de las personas mayores”, documento que contempla al abandono como “La falta de acción deliberada o no para atender de manera integral las necesidades de una persona mayor que ponga en peligro su vida o su integridad física, psíquica o moral”.

Este instrumento considera además, en su artículo 8vo, el único camino, a mi juicio, para combatir este duro flagelo que afecta a los mayores: el derecho a la participación e integración comunitaria. Esta participación debe ser activa, productiva, plena y efectiva dentro de la familia, la comunidad y la sociedad.

La soledad es una condición difícil de admitir, por ello el reforzamiento de los lazos familiares y la integración de los mayores a grupos sociales como clubes, asociaciones y actividades donde se interactúa con personas en su misma situación y también el contacto intergeneracional permiten fortalecer la solidaridad y el apoyo mutuo, lo cual contribuye a combatirla. Parafraseando al protagonista de la película Into the wild y en respuesta a García Márquez, podría concluir que “la felicidad solo es real cuando es compartida”. Ahí está la buena vejez.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV