lunes, 12 de abril de 2021 Actualizado a las 16:36

Opinión

Autor Imagen

Olas en el desierto: migrantes y refugiados en las fronteras

por 24 febrero, 2021

Olas en el desierto: migrantes y refugiados en las fronteras
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Esos desiertos son terribles, son la peor pesadilla que pude tener”, comenta una mujer venezolana mientras está sentada dentro de una limpia y ordenada carpa instalada a las afueras de un colegio ubicado en la comuna de Pozo Almonte, en la Región de Tarapacá. La escuela está cerrada, producto de las vacaciones, pero también de la pandemia que ha afectado el ingreso a clases de miles de niños y niñas en Chile. No existen albergues establecidos. El establecimiento, vacío y semiabandonado, permanece con sus puertas clausuradas mientras su frontis cobija a una docena de carpas con familias de paso dispuestas a continuar su camino, pese al cansancio y a la terrible incertidumbre.

En las noches, el árido desierto norteño cobra vida. Son miles los hombres, mujeres, niños, niñas, adolescentes y ancianos que han realizado caminatas eternas en el que es quizás uno de los terrenos más inhóspitos del planeta. El desierto, hierático e incólume, se repleta de olas que van y vienen, se inunda de huellas. A la sed del desierto parece no importarle incluso cobrar vidas, de vez en cuando, en su dificultoso terreno.

El grupo de personas migrantes y refugiadas se muestra en general esperanzada. Pese a sus labios hinchados y partidos por el sol, sus malogrados pies y su develadora delgadez, pese a haber acabado o perdido sus últimos ahorros, el anhelo permanece intacto. Algunos tienen claridad. Se dirigen donde otros familiares ya establecidos los esperan ansiosos en sus hogares. Otros simplemente caminan hasta llegar a un lugar donde les permitan trabajar.

Lo anterior refleja el rostro más ingrato de una crisis migratoria sin precedentes. Según cifras oficiales, se estima que en el último tiempo más de 500 mil venezolanos han ingresado o intentado entrar a territorio nacional escapando de las complejidades políticas y sociales que vive su país.

Sin ir más lejos, la nortina ciudad de Colchane hace un par de semanas vivenció un colapso sin parangón: cientos de personas deambulaban por las calles del pequeño pueblo fronterizo, llamando la atención de todo el país y en especial de la prensa nacional. Este mar de gente, esta cuarta oleada de personas que siguen migrando desde Venezuela, pareció pillar de improviso a las autoridades, quienes, hasta el momento, han decidido optar por la deportación.

Ante una crisis humanitaria como la anterior, creemos que el Estado y la sociedad en su conjunto han de hacerse cargo de prestar la mayor ayuda posible a quienes ya han perdido mucho y que, en sus trayectos, siguen sufriendo. De igual manera, resulta especialmente prudente analizar con prolijidad el apoyo que se les prestará a migrantes y refugiados en términos de su regularización. La expulsión inmediata, sin una mayor evaluación, parecer ser una medida apresurada, la cual esperamos sea revisada debidamente por las autoridades.

Mientras ello ocurre, las olas siguen avanzando, se extienden a otros pueblos, cogen otros rumbos, algunas se devuelven y los que pueden, los menos, por fin se asientan.

 

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV