miércoles, 4 de agosto de 2021 Actualizado a las 02:09

Opinión

Autor Imagen

El futuro de la empresa se juega hoy

por 14 junio, 2021

El futuro de la empresa se juega hoy
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La discusión respecto del rol que puede y debe tener la empresa en el futuro no es nueva y se origina en demandas sociales y también en la necesidad de permearla con la realidad en la que se inserta, los requerimientos de la comunidad que la rodea y también del urgente llamado a impregnarla de una mirada que contemple la actividad sustentable y de largo plazo.

El aumento de la desigualdad, el calentamiento global y la antigua forma de hacer empresa en contraposición a la visión de las nuevas generaciones son algunas de las razones que gatillan esta discusión respecto de cómo debe ser la “empresa del futuro”, y dan argumento para quienes perciben a un empresariado desconectado y sordo, probablemente incapaz de asumir el desafío.

Esa es la primera percepción que debemos cambiar, porque pensar que la “empresa del futuro” se construye a partir de lo que determine una nueva constitución ya es una premisa que limita y divide. La empresa y el empresario del futuro ya existen, desde el minuto en que quienes parecíamos tan desconectados y sordos, nos unimos para escuchar, para trabajar recogiendo opiniones, conociendo distintas realidades a lo largo del país, con el propósito de llevar propuestas a quienes tienen la potestad de redactar la nueva Constitución.

Somos parte del empresariado que no quiere mirar desde la vereda y atribuir cambios a un futuro etéreo. Nosotros queremos construir un futuro a partir del hoy, transformando la energía desbordada en ideas constructivas, que acojan las legitimas demandas, pero que se materialicen en acciones concretas y en un trabajo constructivo distinto al creciente enfrentamiento entre la economía y las personas.

La constitución no puede ser un documento neutro de lineamientos para los próximos años y generaciones. Por el contrario, la constitución debe incluir convicciones y principios, también de quienes lideran y conocen la empresa, y quienes la impulsan desde las bases con su trabajo y sacrificio siendo un aporte para un mejor país. Promovamos la diversidad, inclusión social e igualdad de género al interior de las empresas; busquemos diseñar y medir las estrategias de impacto; impulsemos los compromisos concretos y exigentes en relación al triple objetivo de carbono neutralidad, resiliencia hídrica y economía circular.

Sólo ahí hay tres necesidades que nos pueden asegurar un mejor futuro, claro que sólo será posible si encontramos el consenso, hoy.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV