sábado, 26 de septiembre de 2020 Actualizado a las 10:17

OPINIÓN

Autor Imagen

El oasis del 10% y el desempleo

por 2 septiembre, 2020

El oasis del 10% y el desempleo
El oasis del 10% puede culminar en Octubre. Cuando la disponibilidad de liquidez para las personas comience a agotarse, sobrevendrá un estado de ánimo de frustación y enojo, si las condiciones laborales no han comenzado a revertirse. La mala noticia es que el crecimiento de las cifras de desempleo persiste, como lo han mostrado los estudios de la Universidad Católica (que habla de 3 millones de desempleados) y el Centro de Microdatos de la Universidad de Chile (14,1% en el Gran Santiago). Y existe un diagnóstico compartido de que la recuperación será lenta.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

02La semana que termina mostró a todos los matinales de TV concentrados casi exclusivamente en el caso de Hernán Calderón Jr. Atrás quedaron los dramas en los hospitales, la cesantía y las ollas comunes. Fue como volver simbólicamente al 17 de Octubre, pero ahora sumado a un repentino olvido, un espejismo absurdo en el marco de la tragedia social, económica y sanitara que sigue viviendo el país. La TV muestra en parte lo que la población quiere ver, y es comprensible el deseo colectivo de normalidad; pero si ese deseo se convierte en ciega fantasía, se torna peligroso e irresponsable.

Paradójicamente, el masivo retiro del 10% de los fondos de las AFP por parte de 8 millones de personas, generó un paréntesis de calma para el Gobierno, un oasis, en medio de la crisis. Sumado a la conformación del nuevo equipo político, que ha impuesto cierto orden en Palacio, el Gobierno parece tomar un respiro, con espacio para evaluar los siguientes pasos. Pero si no se percibe que se trata sólo de un paréntesis, una nueva complacencia gubernamental puede convertirse en el mismo espejismo que muestra la TV, y en un error fatal: el de creer, acríticamente, que comenzó una etapa de recuperación y normalización o superación de la crisis.

Es cierto que el ministro Pérez muestra más ascendiente en el sector que el defenestrado Blumel. No se ha vestido de derecha extrema; pero tampoco se ha disfrazado de centrista. Ha logrado que el mundo socio-cultural de la derecha se sienta más cómodo e identificado. Por otro lado, los actores que tensionaban el clima al interior de Chile Vamos fueron contenidos: Desbordes terminó cooptado y silenciado; y la UDI volvió satisfecha a su estilo disciplinado.

Pero nada de lo señalado, ha resuelto los problemas estructurales que persisten, sobre todo en materia de empleo, que amplifican una sensación de hastío, cansancio y malestar que ya estaba incubado en la sociedad chilena y que conforma una verdadera bomba de tiempo. ¿Cuánto durará el efecto del shock de liquidez provocado por el retiro del 10%? ¿tres meses? y ¿qué sucederá entonces? Estas son las preguntas cruciales en un contexto en el que sigue predominando la incertidumbre respecto de la recuperación estructural de la economía.

El Oasis del 10% puede culminar en Octubre. Cuando la disponibilidad de liquidez para las personas comience a agotarse, sobrevendrá un estado de ánimo de frustación y enojo, si las condiciones laborales no han comenzado a revertirse. La mala noticia es que el crecimiento de las cifras de desempleo persiste, como lo han mostrado los estudios de la Universidad Católica (que habla de 3 millones de desempleados) y el Centro de Microdatos de la Universidad de Chile (14,1% en el Gran Santiago). Y existe un diagnóstico compartido de que la recuperación será lenta.

Por su parte, es muy probable que enfrentemos un rebrote del Covid 19, como efecto del proceso de desconfinamiento gradual que está implementando el Gobierno. Y ya hemos visto en otros países que estos rebrotes son complejos: profundizan la sensación de impotencia y angustia en la población, que ve truncada su expectativa de volver a la normalidad. Y en muchos casos se excacerban sentimientos de temor y rabia.

Por último, Octubre es el mes del Plebiscito, pero también de la conmemoración de 1 año del estallido social del 18 de Octubre, justo una semana antes del histórico hito electoral. Si no se configuran condiciones políticas para que el plebiscito se desarrolle con normalidad y con una alta participación, habrá más posibilidades de que el animo societatis derive en un clima de crispación.

El riesgo de una mala ecuación política y social en Octubre, es cierto. Su principal fuente es la profunda crisis económica y sobre todo el grave desempleo que no muestra síntomas de recuperación. En 2009, Chile llegó a un 11% de desempleo; pero, la última gran crisis de empleo ocurrió en 1982-1983, llegando a niveles entre el 21% y el 32% de desempleo (los estudios disponibles no coinciden en la cifra). Fue este fenómeno el que gatilló el levantamiento ciudadano de 1983 como un movimiento masivo, a través de las grandes protestas nacionales, que se mezcló con una aversión generalizada a la dictadura.

El oasis del 10% pasará. El país sigue y seguirá viviendo un drama, en las calles y en los hogares de la mayoría de los chilenos. Es crucial que los actores políticos y empresariales internalicen que el problema que vive el país no se resolverá sólo con un mero diseño de gobernabilidad o con medidas económicas transitorias. Menos aún con una imagen de falsa y frívola normalidad. Todo ello se debilitará o se hará inviable si no se despliega una política estatal agresiva para contener el desempleo en los próximos meses.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV