lunes, 28 de noviembre de 2022 Actualizado a las 09:01

Opinión

Autor Imagen

Licencia social: ¿un camino para construir legitimidad en la empresa?

por 15 noviembre, 2021

Licencia social: ¿un camino para construir legitimidad en la empresa?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En las actuales circunstancias que vive el país, es un hecho que cualquier empresa o proyecto que genere algún impacto en las comunidades donde se desarrolla tendrá como requisito, no solo obtener las autorizaciones legales y medioambientales correspondientes, sino que la aceptación de las comunidades y los territorios afectados.

Este es un proceso que está ocurriendo en todo el mundo y está gatillado por la creciente preocupación por temas ambientales, el fortalecimiento de los derechos de los pueblos originarios, el empoderamiento de las comunidades locales y el impacto comunicacional de las redes sociales.

Las empresas y proyectos se enfrentan a un entorno muy complejo, ya que su viabilidad no solo dependerá de sus capacidades para desarrollar el negocio, sino que requerirán una comprensión acabada del territorio donde se desarrollan y de los impactos que producen. Adicionalmente, se deben considerar las agendas globales ambientales, casi todas enfocadas en el cambio climático y la crisis del agua.

La idea de obtener la aceptación, aprobación y, ojalá, compromiso de las comunidades y territorios está asociada a los conceptos de Legitimidad y Licencia Social. En primer lugar, ¿son lo mismo?, ¿podemos hablar indistintamente de Licencia Social y Legitimidad? La Legitimidad es un concepto esencial y angular del Derecho y la Sociología, desarrollado inicialmente por Max Weber. Ese concepto adquiere un versión específica y práctica en la Licencia Social. Si revisamos la bibliografía, podemos afirmar que son conceptos similares y que se pueden resumir en “contar con la amplia aceptación de la sociedad para realizar sus actividades”. Es importante destacar que ambos términos son dinámicos y pueden cambiar en el tiempo, es decir, una empresa puede obtener Legitimidad y Licencia Social, y perderla posteriormente.

La pregunta que nos interesa abordar es: ¿existen modelos que permitan a las empresas desarrollar, mejorar y ojalá, medir su Licencia Social? Hay varios modelos que permiten a las empresas construir la Licencia Social y, a mi juicio, el más sólido y con mejor respaldo académico, es el Modelo de la Pirámide.

En este modelo, la Licencia Social es la percepción de una comunidad de la aceptabilidad de una empresa y sus operaciones locales, y pueden identificarse cuatro niveles de Licencia Social. Adicionalmente, se indica que el grado de la Licencia Social otorgada por las comunidades a una empresa es inversamente proporcional al nivel del riesgo sociopolítico que la empresa se enfrenta. Es decir, una Licencia Social de menor nivel implica un mayor riesgo sociopolítico de la empresa, con todas las consecuencias que eso significa.

El piso inferior de la Licencia Social se denomina Rechazo y ocurre cuando esta es negada (para nuevos proyectos) o retirada (para los que están en operación). En este nivel, el proyecto está en peligro de no contar con el acceso a recursos claves para su desarrollo, como el financiamiento, materias primas, mano de obra, autorizaciones legales y medioambientales, etc. No contar con la Licencia Social representa un altísimo riesgo sociopolítico.

El segundo nivel de la Licencia Social es la Aceptación del proyecto. En este rango, las comunidades aceptan el desarrollo, pero no se observa un mayor compromiso, ni entusiasmo. Este es el nivel más común de la Licencia Social. La forma de avanzar desde el nivel de Rechazo hacia el nivel de Aceptación es trabajar el factor de la Legitimidad Económica, que es la percepción que tienen las comunidades, respecto de si el proyecto/empresa representa un beneficio.

El tercero es la Aprobación del proyecto y la forma de alcanzar este nivel, es construir los factores de Legitimidad Sociopolítica (la percepción de que el proyecto/empresa contribuye al bienestar de los territorios y se respetan las culturas y modos de vida locales) y Confianza Interpersonal (la percepción que tienen las comunidades de que los líderes del proyecto/empresa saben escuchar, responden las inquietudes y están disponibles al diálogo). En este grado, las comunidades muestran un compromiso activo con el proyecto.

El cuarto nivel, el más alto, es la Identificación Psicológica. Aquí las comunidades tienen un alto compromiso con el proyecto, están disponibles para defenderlo y lo sienten como parte integrante de la comunidad, le es propio y querido. La forma de alcanzar este nivel es construir el factor de Confianza Interorganizacional (la percepción de que las relaciones entre las organizaciones representativas de las comunidades y el proyecto/empresa, están basadas en el respeto y consideración de los intereses de las partes).

Por tanto, el Modelo de la Pirámide define cuatro niveles de Licencia Social (Rechazo, Aceptación, Aprobación e Identificación Psicológica) y cuatro factores a desarrollar para mejorar el nivel (Legitimidad Económica, Legitimidad Sociopolítica, Confianza Interpersonal y Confianza Interorganizacional).

Finalmente, si las empresas y proyectos están interesados en medir el nivel de su Legitimidad y/o Licencia Social, con el fin de contar con información que les permita hacer un seguimiento en el tiempo y establecer tableros de control que faciliten su gestión, deberán aplicar encuestas periódicas a los líderes de las comunidades, donde se evalúe el nivel alcanzado en los cuatro factores que permiten mejorar la Licencia Social: Legitimidad Económica, Legitimidad Sociopolítica, Confianza Interpersonal y Confianza Interorganizacional.

La complejidad de las sociedades actuales y la incertidumbre creciente de los mercados, ameritan que las empresas y proyectos se preocupen del nivel de su Licencia Social y, por tanto, establezcan mecanismos de medición y seguimiento, con el fin de reducir sus riesgos.

Síguenos en El Mostrador Google News

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV