martes, 29 de noviembre de 2022 Actualizado a las 04:27

Diagnóstico en la Alianza reconoce error en despliegue de rol de oposición

Encuesta CEP sentencia el fracaso de la estrategia de la derecha de negar la sal y el agua

por 5 diciembre, 2014

Encuesta CEP sentencia el fracaso de la estrategia de la derecha de negar la sal y el agua
“Nadie puede sacar cuentas alegres”, afirman en la coalición opositora y tanto en RN como en Amplitud, apuntan a que la principal responsabilidad es de la UDI, que ha errado el camino y que, de paso, los ha arrastrado aun no compartiendo un estilo obstruccionista. El costo lo están pagando todos, dicen, porque hay una “fuerte tensión interna” en el conglomerado, “molestia en Evópoli” con el estilo gremialista, “preocupación” en el PRI y, además, la coordinación política entre RN y la UDI no pasa por su mejor momento.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Las cifras de la última encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) hacen inevitable recordar el viejo refrán popular que habla de quienes solo se fijan en “la paja en el ojo ajeno y no en la viga que tienen en el suyo”. El 16% de aprobación que tiene la Alianza en el desempeño de su papel como oposición al gobierno y los escuálidos 10 puntos de adhesión ciudadana que obtuvieron en el sondeo reflejan –así lo reconocen en el propio sector– el fracaso de la estrategia liderada por la UDI de querer bloquear la agenda gubernamental de la segunda administración de Michelle Bachelet.

El tono opositor que ha desplegado la Alianza ha pasado desde el férreo rechazo a las reformas estructurales que impulsa La Moneda, particularmente la educacional, y su cercanía con la Confepa, transitando ya por tres interpelaciones a tres ministros (Vivienda, Interior y Educación) en 9 meses, sin olvidar la opción de restarse del cambio al sistema binominal y agregando episodios emblemáticos como la suerte de la campaña “Yo me rebelo” de la UDI y la última salida de libreto de la ex abanderada presidencial, Evelyn Matthei, que hace solo dos semanas protagonizaba una polémica por afirmar que “la principal falencia de Chile hoy día es la Presidenta Bachelet”, que le impresionaba “su incapacidad” y que la agenda de Palacio “iba a reventar el país”.

Un estilo que le está pasando la cuenta a la Alianza en general, si un 44% –según la CEP– rechaza abiertamente su desempeño como oposición, mientras que la gente que reconoce que adhiere a esta coalición llega al 29%. En el sector el diagnóstico coincide en que hay un evidente fracaso de la fórmula de cerrarle el paso al gobierno, y desde Amplitud, uno de sus parlamentarios recalcó en privado que “con esta encuesta nadie puede sacar cuentas alegres y llama la atención que haya voces de la derecha tratando de sacar provecho y no ven la crítica que nos hace la gente”.

Sí, al gobierno le fue mal: no ha podido revertir la tendencia a la baja en el apoyo a su gestión, llegando al 38%. Pero la derecha no ha capitalizado nada de eso.

En RN consideran que es el gremialismo el que ha errado el camino y que, de paso, los ha arrastrado a todos aun no compartiendo dicho estilo obstruccionista, ya que –recalcan– en la sede de Antonio Varas han tratado de instalar el sello de una oposición constructiva.

Una diferencia que al parecer se nota. Según el ranking del CEP de los personajes mejor evaluados, la primera figura de la derecha que aparece recién en el quinto lugar es el senador RN, Manuel José Ossandon, con un 43%, quien se ha caracterizado desde siempre por tener un estilo y discurso ajeno a la estrategia de negar la sal y el agua. Varios puestos después, en el lugar n.° 12, recién aparece el ex Presidente Sebastián Piñera con un 35% de evaluación positiva, seguido del senador RN, Andrés Allamand, que marca un 32%.

Tanto en RN como en Amplitud coinciden en que esta fórmula UDI de intentar inmovilizar al gobierno criticando todo, tiene su razón de ser en que están “abiertamente apostando al voto más duro del sector, no piensan en la Alianza ni en recuperar el gobierno, sino solo en mantener un cierto nivel de alcaldes y diputados, el escenario de polarización solo les conviene a ellos”.

La nómina continúa con otros nombres, todos del oficialismo –como Guido Guirardi (PPD), Camila Vallejo (PC) e Ignacio Walker (DC)– para que recién aparezca entremedio el diputado de Evópoli, Felipe Kast, con el 29% –pero con menos del 50% de nivel de conocimiento entre la ciudadanía–, misma cifra que registra la senadora de Amplitud, Lily Pérez, e inmediatamente después, el timonel de RN, Cristián Monckeberg, con el 27%.

La recepción al estilo gremialista es notoriamente negativa. Al final de la tabla del CEP, en último lugar está el presidente de la UDI, Ernesto Silva, con sólo 16 puntos de evaluación positiva (y un 38% de rechazo). Un puesto antes que él, la senadora del mismo partido, Ena von Baer con 20% de aprobación y un nivel de rechazo del 50%. Matthei, en tanto, registró solo 25 puntos de  aprobación y 53 puntos de rechazo ciudadano

“La UDI está en el suelo”, afirmaron en RN, mientras que uno de los miembros de la directiva de renovación reparó en que,  del ranking del CEP, “de los que marcan bien de la Alianza, ninguno es de los que anda con espuma en la boca”, aludiendo a la virulencia del tono opositor del gremialismo.

Tanto en RN como en Amplitud coinciden en que esta fórmula UDI de intentar inmovilizar al gobierno criticando todo, tiene su razón de ser en que están “abiertamente apostando al voto más duro del sector, no piensan en la Alianza ni en recuperar el gobierno, sino solo en mantener un cierto nivel de alcaldes y diputados, el escenario de polarización solo les conviene a ellos”.

El problema de eso, repararon en la Alianza, es que el costo de esa estrategia es para todo el sector, generando una “fuerte tensión interna en la coalición”. Afirman que “hay molestia en Evópoli” con el estilo gremialista, que en el PRI “hay preocupación” y que la coordinación política entre RN y la UDI no pasa por su mejor momento. “Ni siquiera hemos podido reunirnos”, confesó un dirigente de la sede de Antonio Varas.

Desde Amplitud agregan que la UDI no quiere darse cuenta de que “negarse a todo, mantener el statu quo es un profundo error, seguir pensando con la lógica de que todo es blanco o negro les pasa la cuenta”, a la vez que dudan que el gremialismo rectifique el rumbo. Por eso, explica un parlamentario, han optado por marcar la distancia, incluso de RN también, porque “si bien son abiertamente conciliadores en ese partido, al momento de votar no lo demuestran y aquí no solo se necesita el discurso, sino que demostrarlo”.

Ayer el senador Juan Antonio Coloma salió a apuntar a La Moneda por la caída de Bachelet en las encuestas, afirmando que los sondeos del miércoles fueron “un verdadero tsunami” para el gobierno y que “si ante estos datos duros sigue igual y a lo más cambia algunos nombres, pero no el rumbo con cordura, querrá decir que optó por oírse a sí mismo y no a la gente".

A la hora de la autocrítica, dijo que en las cifras obtenidas por la Alianza hay una responsabilidad del sector de tener que perfilarse mejor como alternativa: “Creo que las directivas tienen que asumir, y todos, de que ante una desilusión creciente lo que hay que conformar es una alternativa rápida", agregó.

Las palabras del histórico senador están lejos de una autocrítica, un ejercicio que en el propio gremialismo reconocen unos pocos que hace falta, que esa es la sensación ambiente, porque ante las malas cifras que dejaron las encuestas el problema que tiene la UDI es que su renovación generacional –encarnada en Silva– no está dando los frutos esperados.

Pole position

El liderazgo que está levantando el senador Ossandón es bien visto en RN, aunque reconocen que la favorable cifra en el ranking del CEP (43%) arroja algunas aristas preocupantes que deben ser trabajadas y rectificadas. En el partido dicen que, al desmenuzar los porcentajes, queda en evidencia que su fortaleza sigue estando en la Región Metropolitana, sin lograr aún romper la barrera para instalarse como figura con carácter nacional.



Por lo mismo, RN ya habló del tema con el senador, se trabajaron sugerencias y aseguran que ya se han tomado medidas para reforzar su equipo, potenciar su perfil en regiones con un mayor despliegue en medios de comunicación locales, como también fortalecer su vínculo con la estructura del partido a nivel nacional.

Su otra debilidad, que va estrechamente unida a la primera, es su nivel de conocimiento entre la ciudadanía, que no logra traspasar el umbral del 50%, lo que es necesario para poder crecer electoralmente si se le quiere mantener como una de las cartas del partido con miras al 2017.

El caso de Piñera es distinto. Está en segundo lugar del sector, tiene un 35%, pero en la práctica no es una cifra buena, considerando que dejó La Moneda hace solo 9 meses y que la estrategia de su entorno más cercano, durante estos meses, era posicionarlo como una alternativa ante las falencias del actual gobierno. “No ha logrado su objetivo que era brillar por contraste, no está capitalizando apoyos, es más, ha caído estos meses”, recalcan en la derecha.

En RN agregan que efectivamente el ex Mandatario debería tener un mejor desempeño, que su error ha sido “entrar y salir sin constancia” del escenario y el debate político e insisten que es este el momento para que Piñera haga un punto de inflexión que le ayude a revertir el escenario en que se encuentra. Algunos en la derecha apuestan a que ese hito será la reunión a la que convocó el ex Presidente a su casa en Ralco, con las directivas de la UDI y RN, cónclave que se realizará entre el jueves 11 y el domingo 14 de diciembre.

“Espero que para algo se gaste los millones que son invitar y trasladar a 80 personas por varios días, que apueste por recomponer los lazos y las confianzas con los partidos y no se quede solo en mostrar encuestas”, precisó un dirigente de RN.

En Amplitud señalan que Piñera no ha rendido en las encuestas porque la gente lo asocia a la derecha. “Durante su gobierno, tuvo el freno de la UDI y un sector de RN para una serie de reformas; eso le hace falta, convencer que es capaz de llevar adelante los cambios, pero aún se le asocia con la Alianza”, sentenció uno de sus diputados.

EL “ESPEJISMO” DE VELASCO

El que genera las mayores opiniones encontradas es el caso del ex presidenciable Andrés Velasco, quien sacó un 43% en el ranking CEP, a pesar de todo el escándalo por verse involucrado en la arista política de caso Penta. Sin embargo, tanto en la Nueva Mayoría como en RN coinciden en que es un “espejismo” afirmar que el líder de Fuerza Pública realmente salió incólume del caso y que su liderazgo se mantiene.

En ambas veredas políticas coinciden en que, a la luz del desglose de las cifras de la encuesta, va a quedar en evidencia que Velasco “está muerto para la Nueva Mayoría”, aseguraron en dicha coalición, aludiendo a que precisamente en el último mes fue cuando el ex ministro sinceró sus posturas y fijó domicilio político junto con Amplitud.

En RN concuerdan con que dicha maniobra le pasó la cuenta entre las huestes oficialistas y que llegó a ese 43% de evaluación positiva gracias a la derecha y centro derecha, que “es más tolerante con ese tipo de situaciones como las del caso Penta”.

Es más, en RN advierten que bajo ninguna circunstancia Velasco será el candidato de la derecha o de una parte de ella, él es –sentenció un miembro de la mesa del partido– “solo el rock star que le gusta a los empresarios, pero está muerto su liderazgo”.

En Amplitud prefieren plantear que la cifra de Velasco no es mala y que, en todo caso, la apuesta es a un trabajo político de largo plazo.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV