lunes, 23 de noviembre de 2020 Actualizado a las 14:27

Diputada apuesta por la frontalidad pública con el ex Mandatario

Camila Vallejo, la caza-Lagos que incomoda la posición del PC en el oficialismo

por 10 junio, 2016

Camila Vallejo, la caza-Lagos que incomoda la posición del PC en el oficialismo
No está dispuesta a callar sus diferencias con el ex Presidente de la República, a pesar de los costos que pudieran arrastrar para ella o para su partido dentro de la Nueva Mayoría. Algunos apuestan a que estaría incluso dispuesta a abandonar la colectividad si esta respalda al ex gobernante para las elecciones de 2017. Aunque todavía queda mucha agua que corra bajo el puente, la postura de la militante comunista es firme y se muestra crítica con la postura pasiva de los máximos dirigentes de su colectividad en este asunto.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“La necedad de asumir al enemigo”, versa una de las canciones emblemáticas del cantautor cubano Silvio Rodríguez y quizá representa en parte la postura en que se ha instalado la diputada Camila Vallejo desde que se está barajando la opción del ex Presidente Ricardo Lagos como posible carta oficialista para disputar el sillón presidencial en 2017. ¿Las consecuencias de esta posición? Por el momento imprevisibles, tanto para ella como para el Partido Comunista, la Nueva Mayoría y el propio ex Mandatario.

El último de los episodios ocurrió el domingo recién pasado. Lagos, a través de El Mercurio –plataforma que parece ser su zona de confort–, planteó a “modo de reflexión” 15 ideas fuerzas sobre “el presente y futuro” del país. Ahí el ex jefe de Estado, entre otros temas, recalcó el concepto de los “entendimientos”, defendió las concesiones que su Gobierno impulsó y descartó ser un candidato del pasado.

El mismo día que apareció la publicación, la parlamentaria comunista lo refutó y, sumándose a los cuestionamientos realizados anteriormente por dirigentes de Revolución Democrática, sostuvo que "lamentablemente lo que se ha defendido hasta el momento por parte de todos estos personajes tiene que ver con un modelo del pasado que ha hecho agua en el país". Añadiendo que ese modelo es el que “ha traído corrupción, una tremenda injerencia del dinero en la política, desigualdad, privatizaciones y el debilitamiento del Estado".

Las diferencias públicas no son nuevas. En marzo pasado la ex dirigenta estudiantil sostuvo que el ex Mandatario no tenía la legitimidad suficiente para ser un candidato que representara a la renovación y puntualizó que “la visión del ex Presidente Ricardo Lagos, como Presidente y actualmente como ciudadano común y corriente, es muy a favor de mantener el actual modelo económico, muy neoliberal, muy de libre mercado”.

El ex gobernante contestó en una entrevista radial donde emplazó a la ex presidenta de la Fech y a la diputada Karol Cariola –quien se sumó al planteamiento–, a que “si leen los libros de historia, van a saber lo que hizo el señor Lagos antes de que nacieran”, sostuvo. Los dichos fueron también respondidos por Vallejo, quien manifestó que “el ex Presidente Ricardo Lagos no debería subestimar tanto a las nuevas generaciones. No solo hemos leído de historia, sino también de las licitaciones y de cómo se vendió este país durante la transición”.

Lagos, en todo caso, conoce sus falencias con el mundo juvenil, que se han transformado en un gran dolor de cabeza para él y un elemento fundamental para no dar un paso más hacia la posible candidatura. Es tanta la claridad que tiene al respecto, sabiendo que no saca réditos al enfrentarse con ellos, que en la propia publicación del fin de semana pasado, el ex jefe de Estado intentó frenar en parte la disputa, aclarando los dichos del mes de marzo frente a Camila Vallejo.

Pero, como diría el propio Lagos, “qué duda cabe” que, más allá de los dimes y diretes, las declaraciones de Camila Vallejo ponen en un escenario complejo al PC. La colectividad de la hoz y el martillo es una de las que con más vigor ha impulsado la proyección de lo que hasta ahora se ha denominado un “acuerdo político programático”, la Nueva Mayoría. Sin embargo, una eventual candidatura del ex gobernante en el bloque, por ejemplo, tras una hipotética primaria, pondría a la tienda de Vicuña Mackenna en un pésimo pie.

De hecho, durante el último Congreso del partido, que se desarrolló en el abril pasado, se determinó no abordar en detalles el tema presidencial y menos poner sobre la mesa el nombre de Ricardo Lagos. La idea es ganar tiempo frente a un tema de alta complejidad para ellos. Finalmente, la colectividad determinó en esa instancia no abordar la decisión sino hasta después de los comicios de octubre próximo.

“Nosotros podríamos tomar la decisión de cualquiera, sin embargo, hemos puesto condiciones. Primero, tiene que haber un programa definido y tenemos que esperar las elecciones municipales, que nos van a indicar cómo se viene la cosa. También, podemos incluir una candidatura de nuestro sector. Por ahora, nosotros no hemos vetado a nadie, pero tampoco vamos a hablar con nadie aún sobre el respaldo a candidaturas presidenciales”, señaló entonces el timonel partidista, diputado Guillermo Teillier.

El tema genera urticaria en la colectividad. El propio Teillier recuerda que la figura de Lagos es de tal controversia al interior de la tienda oficialista que, cuando en la segunda vuelta presidencial de 2000 se decidió apoyarlo, esto casi dividió al PC. Pero, para Camila Vallejo, más allá de la verticalidad y orden que ha demostrado históricamente el Partido Comunista, el tema está claro: la colectividad no puede apoyar a Lagos, el paradigma de gran parte de lo que ha cuestionado el comunismo criollo durante años.

El tema genera urticaria en la colectividad. El propio Teillier recuerda que la figura de Lagos es de tal controversia al interior de la tienda oficialista que, cuando en la segunda vuelta presidencial de 2000 se decidió apoyarlo, esto casi dividió al PC.

Pero, para Camila Vallejo, más allá de la verticalidad y orden que ha demostrado históricamente el Partido Comunista, el tema está claro: la colectividad no puede apoyar a Lagos, el paradigma de gran parte de lo que ha cuestionado el comunismo criollo durante años.

Es tal la convicción de la parlamentaria, que muchos en la tienda apuestan a que, si efectivamente en el futuro deben apoyar al ex Mandatario, ella optaría incluso por renunciar a su militancia. No se debe olvidar que ya ha habido dirigentes que han dado un paso al costado, como Cristián Cuevas. Pero, para eso todavía debe pasar mucha agua bajo el puente.

En efecto, tal como lo decía Teillier, su partido también tiene cartas propias, las que posiblemente pudieran levantar como alternativa presidencial, tales como el alcalde Daniel Jadue o la ministra de la Mujer, Claudia Pascual. Incluso, también pueden respaldar a otras figuras oficialistas, como eventualmente pudieran ser el independiente Alejandro Guillier o, incluso, el ex intendente Francisco Huenchumilla (DC). Pero además, tampoco está la certeza de que el propio Lagos finalmente materialice su candidatura, como lo plantean varios en el oficialismo. Este sería uno de los elementos en los que Vallejo también se basaría para enfrentar sin filtro al ex Presidente.

Vallejo no piensa dar marcha atrás en lo que casi parece una batalla personal. Según explican cercanos a la parlamentaria, ella ha planteado que nadie en el partido la puede obligar a callarse en este tema. Y si bien la apuesta de Vallejo puede resultar arriesgada, también hay algo de pragmatismo en ella. La parlamentaria ha debido pagar altos costos por su estadía en la Nueva Mayoría. Ha ido perdiendo el apoyo incluso de quienes la respaldaron para llegar al Congreso: los movimientos sociales y estudiantiles.

Asimismo, la diputada tiene conciencia de que no puede repetir lo ocurrido con la Presidenta Michelle Bachelet y que hasta el día de hoy le pasa la cuenta.

Al respecto, cabe recordar que, en 2012, la entonces dirigenta universitaria sostuvo –en un entrevista con el diario El País– que “jamás estaría dispuesta a hacer campaña por Bachelet ni a llamar a los jóvenes a votar por ella. Nadie me asegura que su programa sea representativo de las ideas que el movimiento estudiantil ha planteado. Y yo no recibo órdenes del partido. Todo pasa, finalmente, por una decisión personal”. La historia posterior es conocida. Pero, hoy la convicción es mayor y además –según explican quienes respaldan la posición actual de Vallejo– “Lagos no es Bachelet”.

El caso Lagos ha puesto en evidencia, una vez más, algo que en el partido siempre descartan o, a lo menos, intentan bajarle el perfil: la existencia de dos almas internas.

Efectivamente, Camila Vallejo no estaría muy conforme con la actitud pasiva que los máximos dirigentes, encabezados por Teillier, han tomado frente a este tema. Pero, para este grupo en el que se encuentran los militantes históricos Lautaro Carmona, Juan Andrés Lagos, sumados al diputado Daniel Núñez, el valor de las reformas alcanzadas bajo el paraguas de la Nueva Mayoría no se pueden desechar sin un debate muy profundo que debe ir más allá de la figura del ex Presidente.

Por su parte, la postura de Camila estaría respaldada por dirigentes que vienen fundamentalmente de las organizaciones sociales, como Lorena Pizarro o Hugo Gutiérrez. También Karol Cariola es de una posición crítica frente a Lagos, pero la diputada –como explican en el propio partido–, debido a su mayor rol dentro de la orgánica, no estaría en una postura tan radical como la de la casi incontrolable diputada por La Florida.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV