domingo, 25 de septiembre de 2022 Actualizado a las 03:42

Analista internacional dice que respuesta del establishment ha sido "facilista y soberbia" frente al malestar global

Juan Ignacio Brito: "Hillary no pudo reinventarse sin traicionarse… En Chile es lo que parece estar ocurriendo con Lagos y lo que probablemente suceda con Piñera"

por 10 noviembre, 2016

Juan Ignacio Brito:
"Aquí se han encendido potentes luces amarillas que dan cuenta de un desagrado creciente con nuestra elite y su forma de conducir el país. A izquierda y derecha surgen liderazgos que desafían al establishment y pueden ser capaces de capitalizar electoralmente la incapacidad de la política para dar respuesta a las demandas de una población inquieta y molesta", sostiene.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

"La victoria de Donald Trump debería ayudar a dejar de lado los clichés y prejuicios, para que por fin empecemos a comprender de verdad un fenómeno de alcance global del que Chile también es parte", advierte Juan Ignacio Brito, analista internacional y decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de los Andes.

En una columna publicada hoy en La Tercera, el periodista asegura que "con particularidades locales, un espectro recorre el mundo: las mayorías silenciosas se están rebelando a través de voceros y candidatos capaces de convertir en plataformas políticas exitosas demandas largamente ignoradas".

"La globalización genera ganadores, pero también perdedores cuyas carencias no han sido consideradas; cunde la indignación con las elites políticas que olvidaron el espíritu de servicio público y cayeron en la corrupción; problemas cotidianos enervantes permanecen desatendidos por gobiernos y legisladores que solo saben mirarse el ombligo; la economía no logra despegar y vegeta en la 'nueva mediocridad', con índices de crecimiento sostenidamente bajos", agrega.

A juicio de Brito, las respuestas del establishment ante quienes denuncian estos síntomas y piden hacerse cargo de ellos han sido de un facilismo y una soberbia tan ciegos como suicidas: 'son populistas'; 'no son serios'; 'son racistas'; 'son ignorantes'; 'son oportunistas'; 'son peligrosos'; 'no van a ganar'. Puras frases prefabricadas.

"Pues bien, ocurre que estos 'deplorables' (así calificó Hillary Clinton a los seguidores de Trump) sacaron a Gran Bretaña de la Unión Europea, ahora triunfaron en Estados Unidos y brotan, con variados ropajes, formas y sesgos ideológicos, por doquier: Francia, Alemania, España, Grecia…", acota el analista.

En esa línea, alerta que también están en Chile: "Aquí se han encendido potentes luces amarillas que dan cuenta de un desagrado creciente con nuestra elite y su forma de conducir el país. A izquierda y derecha surgen liderazgos que desafían al establishment y pueden ser capaces de capitalizar electoralmente la incapacidad de la política para dar respuesta a las demandas de una población inquieta y molesta".

"La derrota de Clinton en Estados Unidos es una advertencia para los que optan por descalificar este movimiento: corren el riesgo de terminar arrollados por la marea de insatisfacción que ellos mismos no consiguen entender ni mucho menos interpretar. El drama de Hillary -y de lo que representa- es que no está equipada con el instrumental político para encarar las nuevas demandas y, peor aún, es la fiel encarnación de todo lo que hoy se critica. Por eso le resultó imposible reinventarse sin traicionarse. Es lo que parece estar ocurriendo en Chile con Ricardo Lagos, cuyo afán renovador resulta torpe y poco convincente, y lo que probablemente suceda con Sebastián Piñera si entra de lleno a la campaña y enfrenta acusaciones sobre sus conflictos de interés", enfatiza.



"Quizás no andaban tan perdidos los del Comité Nobel cuando premiaron a Bob Dylan. Con palabras escritas en otro contexto, pero aplicables hoy, el músico norteamericano describe el ánimo actual: 'Vengan senadores y congresistas, por favor presten atención al llamado. No se queden bloqueando la entrada. Porque saldrá herido el que se quede estancado. Hay una batalla allá afuera y es feroz, pronto sacudirá sus ventanas y remecerá sus paredes… porque los tiempos están cambiando'", concluye.

Síguenos en El Mostrador Google News

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV