sábado, 25 de mayo de 2019 Actualizado a las 17:56

Nueva Mayoría atraviesa su propio vía crucis hasta definición DC del 29 de abril

Carolina Goic: sin margen para equivocarse en nuevo escenario político post-Lagos

por 11 abril, 2017

Carolina Goic: sin margen para equivocarse en nuevo escenario político post-Lagos
Si bien la pelota política en estos días se halla en el área chica de la falange, que debe definir si participa en las primarias del 2 de julio o compite con su abanderada hasta la primera vuelta de noviembre, en la colectividad de la flecha roja no son pocos los que aseguran que es el Partido por la Democracia el que realmente tiene la llave para destrabar el complejo momento en que se encuentra la coalición gobernante. No es casual ni gratuito, entonces, que hoy en la mañana –casi a la misma hora en que la directiva socialista reciba con bombos y platillos a Guillier en su sede de calle París– las directivas de la DC y el PPD se reúnan a conversar.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Este es el peor de los escenarios”, confesaron ayer transversalmente en la DC, para graficar la situación en la que quedó la falange después que el PS eligiera, el domingo pasado, a Alejandro Guillier como su candidato presidencial, lo que provocó la bajada indeclinable de Ricardo Lagos de la competencia. Así, el liderazgo de la timonel democratacristiana, Carolina Goic, enfrenta hoy su hora clave, su momento de la verdad, el de poner a prueba su real tonelaje político: su partido está entre la espada y la pared, lo que se decida en las próximas dos semanas tendrá un efecto radical en la realización o no de las primarias del 2 de julio, en la continuidad de la Nueva Mayoría como coalición a futuro, una vez que concluya la actual administración bacheletista, pero sobre todo incidirá en el tipo de acuerdo parlamentario al que arribe el oficialismo con miras a las elecciones de noviembre.

Más allá de las declaraciones de buena crianza, en las huestes oficialistas saben que están ad portas de la peor de las posibilidades: el riesgo de enfrentar divididos a la derecha en las urnas, tanto a nivel presidencial como parlamentario, lo que solo garantiza una derrota rotunda en ambos frentes.

Es que la definición presidencial afecta el tipo de plantilla parlamentaria que se negocia y este último punto es tanto o más relevante que el primero, porque están en juego la estabilidad y la fortaleza de los partidos, que corren por un carril distinto al hecho de quién gobierne a partir de marzo de 2018.    

Por lo mismo, si bien la pelota política en estos días se halla en el área chica de la falange, que debe definir –en su junta nacional del 29 de abril– si participa en las primarias del 2 de julio o compite con su abanderada hasta la primera vuelta de noviembre, en la colectividad de la flecha roja no son pocos los que aseguran que es el Partido por la Democracia el que realmente tiene la llave para destrabar el complejo momento en que se encuentra la Nueva Mayoría. No es casual ni gratuito entonces que hoy en la mañana –casi a la misma hora en que la directiva socialista reciba con bombos y platillos a Guillier en su sede de calle París– las directivas de la DC y el PPD se reúnan a conversar.

Efectivamente, ayer Goic dijo públicamente que, tras lo sucedido con el PS y Lagos, “se van cerrando los caminos y cobra mucha fuerza la opción de ir a primera vuelta”.

Eso es efectivo, el sentimiento interno en la DC traspasó las fronteras del sector más conservador de la tienda, que siempre ha comulgado con la idea de correr solos hasta noviembre y ha sumado adeptos a todo nivel en la falange, pero también es cierto que entre los diputados y senadores –explicaron varios de ellos– hay una preocupación real: que si la DC corre por su cuenta hasta noviembre, será inviable poder competir en una lista parlamentaria única de la coalición y eso significaría una pérdida significativa de la representación parlamentaria para el partido –se habla de hasta un tercio menos de su contingente actual–.

“Goic lo que está realmente esperando es ver qué pasa con el tema parlamentario. En el partido diputados y senadores la están presionando full para que no vaya a primera vuelta, porque eso es un riesgo feroz en materia parlamentaria para la DC”, explicó un dirigente falangista.

Así, el diálogo con el PPD adquiere mayor relevancia. En el círculo de la timonel democratacristiana reconocieron que estos días son determinantes, que es importante dar la pelea al interior de la Nueva Mayoría antes de cerrar todas las puertas, que por lo mismo no se puede desechar la posibilidad de que la senadora termine declinando su candidatura presidencial si logra negociar un buen acuerdo parlamentario favorable para el partido, uno que garantice tanto la sobrevivencia como la influencia de la falange en el Congreso.

Una forma sería –agregaron– que el PPD acceda a apoyar a la senadora DC como candidata a las primarias, para asegurar su realización y, de la mano con ello, armar una lista conjunta con miras a las parlamentarias, a sabiendas que ella perdería ante Guillier, pero se afianzaría la continuidad de la coalición y de las bancadas parlamentarias de ambos partidos.

Otra fórmula es que el Partido por la Democracia selle un acuerdo parlamentario con la falange, pero opte por dar libertad de acción a sus militantes, lo que le permitiría a Goic contar con el apoyo de los laguistas de dicha colectividad hasta noviembre y a ambos partidos potenciar sus respectivas plantillas de diputados y senadores bajo el alero de un pacto complementario.

El presidente del PPD, Gonzalo Navarrete, dejó ayer abierta todas las opciones, asumió que los caminos a seguir son apoyar a Guillier, a Goic o dar libertad de acción, al tiempo que recordó que es el consejo del partido el que debe zanjar dicho punto. Es imposible que dijera otra cosa, pues en la tienda confesaron que el escenario interno también está revuelto, que hay un sector que no tiene ningún inconveniente en sumarse a la opción del senador por Antofagasta, pero que también quedaron no pocos huérfanos de Lagos.  

En la DC no todos comparten la visión de privilegiar a toda costa el acuerdo parlamentario y consideran que, si bien están en peligro muchos de sus escaños si corren solos hasta noviembre, temen que lo que realmente esté en juego sea la sobrevivencia de la identidad de la colectividad, su razón de ser.

Otra fórmula es que el Partido por la Democracia selle un acuerdo parlamentario con la falange, pero opte por dar libertad de acción a sus militantes, lo que le permitiría a Goic contar con el apoyo de los laguistas de dicha colectividad hasta noviembre y a ambos partidos potenciar sus respectivas plantillas de diputados y senadores bajo el alero de un pacto complementario.

Para un sector no menor del partido, el problema con Guillier es que no confían en él, no les gusta ni le creen, dicen que no tiene sustancia, no saben para dónde apunta, y que apoyarlo antes de la primera vuelta implicaría que la Democracia Cristiana terminaría totalmente anulada en la coalición, sin voz ni peso político para negociar nada ante esa candidatura, que al menos en una segunda vuelta los van a necesitar, asegurando así ciertos puntos de negociación política. “Si el PS trató de esa manera a su propio ex Presidente, a Lagos, que puede esperar la DC ahora de cómo será tratada este tiempo”, graficó un dirigente de la falange.

Dicen que una alternativa viable podría darse gracias, irónicamente, al PC. Las conversaciones que los comunistas están realizando con el PRO para un entendimiento parlamentario no son vistas con malos ojos en la DC, al contrario, afirmaron comprender las razones de dicha colectividad para un posible acuerdo pragmático en esa área, que es un punto conversable en la Nueva Mayoría. “Si la coalición se abre pragmáticamente a nivel parlamentario para que el PC se entienda con el PRO, la DC tiene todo el derecho de abrirse en materia presidencial e ir a la primera vuelta”, indicaron.   

La vida continúa

Tanto en la DC como en el PPD coincidieron en que el papel que juegue Lagos estos días es clave para la forma en que se decanten los hechos, más aún si en la falange, en sectores del PS y del Partido por la Democracia no ven con malos ojos a Goic como la única opción cierta para la centroizquierda. Es más, incluso algunos análisis en La Moneda apuntaron ayer a que la abanderada falangista tiene una oportunidad concreta, si sabe moverse bien, porque consideran que Guillier se quedará sin espacio real, eclipsado totalmente en su flanco izquierdo por el Frente Amplio y Beatriz Sánchez.   

Goic se jugó rápidamente las cartas ayer. Apenas el ex Mandatario dijo públicamente que no era un caudillo y que, por lo mismo, había decidido renunciar a su candidatura, le hizo un gesto público no menor al señalar lo siguiente: "Todo mi reconocimiento y respeto a la estatura política del (ex) Presidente Lagos (…) rescatar sus propuestas es fundamental para un Chile mejor” e inmediatamente lo llamó por teléfono. Lo bueno, dijeron en el partido de la flecha roja, es que Lagos a los pocos minutos le devolvió la llamada y ambos tuvieron un diálogo “en muy buenos términos”.

El guiño de la timonel DC fue nítido, sabe que, si quiere encarnar y sobre todo recoger los votos de ese mundo de centroizquierda, debe hacer suya buena parte de las propuestas programáticas que realizó en estos meses la candidatura de Lagos, razón por la cual ya están en conversación con sus equipos de trabajo. Ese es el mejor gancho que tiene para sumar a los huérfanos del ex Presidente, tanto los del PS como del PPD.   

La posibilidad de que Goic sea la heredera de Lagos no es un tema nuevo. Ya en marzo la idea rondaba en más de uno en la DC, el PS y La Moneda, considerando que el discurso de la senadora es el que más sintoniza con el mundo que representa el ex Jefe de Estado, haciendo menos complejo el apoyarla.  

Cuando fue ungida abanderada por la junta nacional de la DC, el 11 de marzo, lo primero que se hizo en ese momento fue agendar un café para ese lunes 13 entre el equipo de Lagos, liderado por Máximo Pacheco, y el círculo de Goic. Una cita que no se concretó en ese momento –explicaron– porque el ex Mandatario no quería ser visto de manera pública cediendo el trono tan rápidamente y para la timonel DC no era bueno tampoco en ese momento aparecer como una “hija política” bajo el alero del ex gobernante.

Pero en un mes el escenario cambió. Hoy, ese entendimiento puede transformarse en una alianza estratégica y en la DC agregaron que Goic sabe que no tiene lugar en estos días para “achicarse” políticamente y, menos, para equivocarse.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV