jueves, 28 de mayo de 2020 Actualizado a las 21:01

Asegura que la periodista fue la perdedora en el debate televisivo del Frente Amplio

Cristián Leporati y el blindaje a Beatriz Sánchez: "Si la siguen pauteando mucho, la pueden terminar matando"

por 27 mayo, 2017

Cristián Leporati y el blindaje a Beatriz Sánchez:
El director de la Escuela de Publicidad UDP cree que la personalidad "espontánea" y "acogedora" de la precandidata del Frente Amplio se vio opacada porque se le vio "mucho más contenida". Por otra parte, descarta que la instancia en la que también participó el precandidato de la coalición, Alberto Mayol, haya sido un debate real, sino más bien un "diálogo, una suerte de tecito del día domingo, es decir, una oportunidad absolutamente perdida".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Debería haber mostrado algo más, un poco más de contenido, de gobernabilidad”. Ese es el diagnóstico del director de la Escuela de Publicidad UDP, Cristián Leporati, en relación a la performance política y comunicacional de la precandidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, en el debate del programa El Informante.

"En ese debate hubo tal consenso que el Frente Amplio pasó a ser un partido más, donde prima el 'no nos hagamos daño', cuando uno justamente hubiera esperado, en base al supuesto ethos del Frente Amplio, algo distinto", apunta Leporati.

-¿Quién ganó el debate, Beatriz o Alberto?

-El ganador es quien desafía al líder, y en ese sentido fue Alberto Mayol quien tuvo un mejor desempeño, porque demostró tener un buen manejo de políticas públicas (algo que no es de extrañar porque ha escrito varios libros) y, de ese modo, mostró un perfil más de candidato presidencial.

A él se le critica por ser nihilista y destructivo, pero a pesar de eso, salió bien parado del asunto, evidenciando un sentido de realidad que es interesante, que te demuestra que se preparó y que estudió muy bien con su equipo este debate. Por esa razón ganó.

-¿Cuál fue, entonces, la falencia de Beatriz?

-Ella debía mantener una posición y mejorarla. Hay que reconocer que en las últimas encuestas Cadem no ha incrementado, se ha mantenido, por lo tanto debería haber mostrado algo más, un poco más de contenido, de gobernabilidad, de política pública. Y eso es importante por dos razones, primero porque existe en el imaginario popular de los ciudadanos y de la centro derecha la sensación de que el Frente Amplio es un espacio público que se reunió por una candidatura presidencial y que, en esa línea, ellos están aprovechado eso para posicionarse; pero, como están dadas las cosas, la liquidez de toda la situación, perfectamente podría pasar que el día de mañana se enfrente un Piñera contra una Beatriz Sánchez, y tú para eso debes mostrar algo más que una simple inteligencia emocional, que una simple emotividad, que una simple buena habilidad comunicacional que a ella le sobra. En ese contexto, entonces, mi opinión es que quedó al debe, porque no se notó eso.

En segundo lugar, el hecho de asumir un rol de posible candidato presidencial serio, con opciones posibles de cumplir la meta final, muchas veces lleva al candidato a empaquetarse, a asumir un rol que uno espera como ciudadano de un candidato presidencial, y en eso, en el caso de Beatriz, que es muy espontánea, yo la vi mucho más contenida.

-¿Mucho más pauteada por los partidos que la proclamaron?

-Mira, si a la Beatriz la están pauteando mucho, si le están haciendo mucho couching, la pueden terminar matando, porque le van a empezar a restringir todas sus otras habilidades que tiene de sobra. Pasa, en todo caso, con todos los candidatos que ven que tienen posibilidad, porque se empiezan a preocupar de lo que dicen, de lo que piensan, de qué va a decir el editor político de tal o cual diario, y en el pensar mucho van perdiendo algo súper relevante en el liderazgo político que es la cercanía con la gente.

-Algo parecido a la piedra en el zapato de Nixon en el debate contra Kennedy…

-Claro, ahí fue notorio: Nixon se preparó, estudio hasta el último momento en el hotel, seguía estudiando, se fue estudiando a la puesta en escena, y Kennedy, en cambio, el día anterior había salido a pasear y llegó relajado, no transpiro, y esa frescura, que es importante, esa cercanía, que es una de las debilidades de la política chilena, que se ha ido cada vez alejando más de las personas, justamente ese atributo, como segunda variable o dimensión, yo sentí que estaba mucho más empaquetada.

-¿Cómo se explica la estrategia del Frente Amplio en este debate?

-Mi sensación es de que hay una posibilidad real de avanzar mucho más de lo que ellos pensaban, y no ser solo un elemento contestatario, sino que de verdad podría pasar algo mucho mayor. El punto es que, en esa situación imaginaria, ellos están acotando mucho más la situación y dijeron que este debate había que hacerlo pacífico, no nos peleemos, expresémonos en cierta medida, no nos destruyamos, porque lo que hay que demostrar de cara a la opinión pública es que somos serios, que no somos destructivos.

En síntesis, es una estrategia posible, y quizás por eso no pareció un debate… Yo creo que es un error eso, porque un debate no es un debate: de los 60 en adelante, cuando los debates se hicieron televisivos y se convirtieron en un producto de marketing político, como un reality, indudablemente que es un evento donde todo vale, la escenografía, la ropa que usaron los candidatos, las fotografías de fondo, todo te está comunicando, y en ese sentido, creo que desaprovecharon la oportunidad porque era primera vez en la historia del Frente Amplio que están formalmente invitados a un programa de TV a dar a conocer sus ideas, su contenido, su ideología, sus políticas públicas, y la verdad es que hubo tal consenso que pasó a ser como un partido político más, donde priman los acuerdos, el no nos hagamos daño, cuando uno justamente hubiera esperado, de acuerdo al ethos de este Frente Amplio, que hicieran algo distinto.

-¿Qué es lo que más vale en estas instancias: el peso de la argumentación o la imagen publicitaria que proyecta cada candidato?

-La política, en los últimos 50 años, usa el lenguaje de la publicidad y ese lenguaje no es el lenguaje de la razón, sino de la emoción y un candidato que tiene esas habilidades emocionales, un candidato que maneja esas dimensiones, esas variables, obviamente que es la persona que tiene el primer lugar. Esa es, de hecho, la gran dificultad que siempre ha tenido Piñera: en su discurso y en su forma la gente no respira emocionalidad; y por eso mismo es importante destacar esos atributos en el discurso político.

-¿Le falta mística al Frente Amplio?

-Absolutamente, y le falta mística porque se están empaquetando mucho. Para ser franco, la gente del Frente Amplio nunca pensó que pudieran tener una posibilidad, de hecho siempre pensaron que esta etapa era de posicionar, de posicionar a Jackson, a otros nuevos, pensando en las elecciones parlamentarias, es decir, querían preparar el camino para empezar a caminar; pero, por las contingencias, se encontraron con un problema: que existe la posibilidad de que puedan llegar a la Presidencia de la República, y esas son palabras mayores para la cuales no están preparados en lo comunicacional.

-¿Habría tenido más rating si los candidatos hubieran adoptado un tono más confrontacional?

-No hubiera pasado nada, quizás hubiera subido un punto, pero en general no, no hubiera pasado mucho, porque los electores o las audiencias siguen los programas donde ven que en verdad están los players, los que en verdad pueden ganar, y los que pueden ganar hasta ahora son Guillier y Piñera, y eso está todavía en la mente, en la imaginación de los ciudadanos. Si cambia esa escenografía podría ser distinto, pero ayer estaba jugando la segunda división de la política, y eso la gente lo siente.

-¿Hubo algo en el discurso de Alberto que te llamara la atención?

-Me llamó la atención que hablara de expropiar, me pareció interesante como concepto, porque por primera vez en muchas décadas que alguien usa esa palabra, al menos en televisión abierta, y creo que es importante que haya pasado eso porque te demuestra que las generaciones más jóvenes están dando vuelta la hoja con respecto a nuestra historia; entonces encontré muy bueno ese aporte, porque es bueno empezar a banalizar estas cosas, hay que superar ese pasado, aunque no le guste a la derecha y a la izquierda, que sigue tan pegada al pasado.

-Volviendo a lo que hablábamos antes, ¿a Beatriz Sánchez no le basta con ser Beatriz Sánchez?

-Ella es lo que es, una periodista con larga trayectoria, súper agradable, siempre te acoge, y efectivamente el acoger en un país que es poco acogedor, bueno, es un atributo, y lo maneja muy bien, pero no basta con tener esos atributos cuando lo que te achaca la derecha es que no tienes gobernabilidad.

-¿Es casual que hayan dos periodistas, con impacto en las encuestas, en esta carrera presidencial?

-Aquí la pregunta es quién tiene el discurso, la propuesta, que haga que los desencantados vayan a votar, que son la gran mayoría; es lo que hay que pensar, sabiendo que Piñera tiene un piso y techo definido, la pregunta es qué es capaz de hacer discursivamente, su estrategia de comunicación, su propuesta política, que puede hacer para poder levantar esa audiencia… Y, en ese sentido, quien te puede levantar una audiencia es la persona que ha estado trabajando toda su vida en audiencia, que son los periodistas, así que sí, tienen ventaja competitiva.

-¿Es la televisión un espacio idóneo para la discusión de ideas?

-Sí, es bien simple: el que está en política y no está en TV, no existe. La opinión pública se forma todavía en la televisión, a pesar de que seamos el país de mayor alto consumo y penetración digital y de redes sociales en Latinoamérica, a pesar de todo eso, la opinión se forma en la TV y por lo tanto hay que estar ahí…y por eso el diálogo de ayer, el tecito del día domingo, fue una oportunidad perdida.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV