viernes, 24 de mayo de 2019 Actualizado a las 02:09

PAÍS

El precario equilibrio de Carolina Schmidt tras su gestión en la crisis ambiental de Quintero y Puchuncaví

por 29 agosto, 2018

El precario equilibrio de Carolina Schmidt tras su gestión en la crisis ambiental de Quintero y Puchuncaví
Se ganó una pelea gratis con ENAP después de culpar a la petrolera de la contaminación, sin tener toda la información o al menos mirar los datos que apuntan a otras empresas de la zona, una de ellas vinculadas a un abogado cercano a Piñera y socio por décadas de su marido y, que además, proyecta un muelle con grave impacto en el fondo marino del lugar. El conflicto de interés despertó el hambre de morder en la oposición e hizo saltar las alarmas en La Moneda, que sacó al Presidente de su cerco de protección para llevarlo a la zona y aplacar el descontento popular.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Sería un alivio para Carolina Schmidt. El 10 de agosto el Presidente la nombró Ministra de Medioambiente. La economista, una de las más cercanas y mejor evaluadas en el gobierno anterior de Sebastián Piñera, lo estaba pasando mal en Copesa. En la gerencia general de medios del conglomerado, encabezó una drástica reestructuración en la empresa, que golpeó su imagen de mujer equilibrada, competente y exitosa.

Por eso, la expresión de confianza del Presidente al nominarla, era la mejor manera de dejar atrás los problemas e instalarse en un ministerio que permite lucirse, con iniciativas que convocan apoyo ciudadano transversal y entregan un valioso capital político. No es casualidad que Marcelo Mena, el anterior ministro de Bachelet en esta cartera, haya sido nombrado en una gerencia del Banco Mundial al dejar el Gobierno.

Pero las cosas le empezaron a salir mal. Recién iniciada su segunda semana, Carolina Schmidt debió enfrentar su primera crisis. El Liceo Politécnico de Quintero fue desalojado por un severo episodio de contaminación. Ese día se detectaron 162 personas. Pero hasta ayer, el total de afectados ya sumaba 300.

La ministra salió rápidamente, más rápido que cualquier análisis científico, a culpar a la Empresa Nacional de Petroleo (ENAP), como causante de la contaminación, en el contexto de una faena de limpieza a dos estanques en los que se almacena el petróleo que se descarga en la bahía. Desde el ministerio aclararon que la contaminación comenzó el 21 de agosto.

El enfrentamiento con una empresa del Estado, provocó que las dudas recayeran sobre el rigor de Carolina Schmidt al frente del Ministerio. Y también las críticas, especialmente  sobre un claro conflicto de interés. En la zona de Quintero-Puchuncaví operan 15 empresas que podrían ser fuentes de contaminación. Una de ellas es Oxiquim. En la presidencia del directorio está Fernando Barros Tocornal, ex abogado de Pinochet y asesor legal de Sebastián Piñera en sus vehículos de inversión y en controvertidas operaciones, como el resquicio tributario que le permitió participar a Piñera del esquema bautizado como “empresas zombis”. Además, Fernando Barros fue durante 20 años socio del abogado Gonzalo Molina en el estudio Barros & Errázuriz. Gonzalo Molina es el marido de Carolina Schmidt.

La empresa, autónoma del Estado, con la misma velocidad, desmintió a Carolina Schmidt, asegurando que no tienen chimeneas que puedan generar emisiones que lleguen al centro de Quintero (el terminal solo es de carga y descarga de crudo), y, en esas faenas, no almacenan ni usan los compuestos que pudieron afectar a la gente (isobutano, nitrobenceno y metilcloroformo). Por último, desde la estatal anunciaron la contratación de una entidad independiente que investigue y les ayude a respaldar su defensa. Las multas que la ley establece en casos de contaminación como esta pueden llegar a los US$8,6 millones.

El enfrentamiento con una empresa del Estado, provocó que las dudas recayeran sobre el rigor de Carolina Schmidt al frente del Ministerio. Y también las críticas, especialmente  sobre un claro conflicto de interés. En la zona de Quintero-Puchuncaví operan 15 empresas que podrían ser fuentes de contaminación. Una de ellas es Oxiquim. En la presidencia del directorio está Fernando Barros Tocornal, ex abogado de Pinochet y asesor legal de Sebastián Piñera en sus vehículos de inversión y en controvertidas operaciones, como el resquicio tributario que le permitió participar a Piñera del esquema bautizado como “empresas zombis”. Además, Fernando Barros fue durante 20 años socio del abogado Gonzalo Molina en el estudio Barros & Errázuriz. Gonzalo Molina es el marido de Carolina Schmidt.

No fue difícil comparar esta errática y apresurada declaración con el episiodio de junio de 2013 cuando Carolina Schmidt era ministra de Educación y justo antes de una gran movilización estudiantil, se fue a Italia a celebrar sus 20 años de matrimonio. Ella no dejó de viajar, y al regreso, el gobierno la defendió.

Ahora, Schmidt insistió en culpar a Enap. El Ministerio difundió una minuta ayer, en la que aseguraba que mediante un equipo de última generación hicieron mediciones el día 21 de agosto y “los niveles más altos de hidrocarburos” fueron detectados desde Enap. Pero incluyendo en la eventual contaminación a Gasmar, Copec, GNL Quintero y Oxiquim.

La ofensiva del Congreso

Pero el conflicto de interés abrió una zona para que la oposición pudiera morder. Y con eso la posibilidad de una crisis política que pudiera escalar.

De entrada, Carolina Schmidt no logró congeniar, de buena manera, con algunos de los miembros de la comisión de medio ambiente de la Cámara, luego que la titular de la cartera se excusara, dos días antes, de participar de una invitación realizada con dos semanas de anticipación. Para la presidenta de la mesa, la diputada RD Catalina Pérez “se trataba de una instancia importante para conocer su visión y reforma al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental”.

Tampoco gustó en algunos sectores de la oposición su prematura decisión de apuntar directo a ENAP, entre ellos, el diputado independiente por la zona, Diego Ibáñez, quien la acusó de un “pésimo manejo". "Culpar por dos bateas de combustibles era tratar de culpar a alguien rápido, pésima carta de presentación”, agregó. Y para hundir más la estocada, Ibáñez  -quien también es miembro de la comisión de Medio Ambiente- remató: “Schmidt  dejó de ser una interlocutora válida”.

Un escenario complejo para Carolina Schmidt quien también encontró anticuerpos en la comisión de Salud de la Cámara baja. Su presidente, el PS Juan Luis Castro, habló de una actuación precipitada, en relación a los nexos que sostiene con el presidente del directorio de “Oxiquim”, Fernando Barros, sentenciando que “sabiendo los nexos con aquella empresa lo que llama la atención es que no se apuntase para ese lado con el mismo peso, eso uno podría calificarlo de desprolijidad, o encubrimiento, hay que actuar con mayor nitidez, sin acusaciones al voleo, para después rectificar”.

Paralelamente, la bancada DC presentó una solicitud para iniciar una comisión investigadora. El diputado DC Daniel Verdessi afirmó que "no cabe duda que ha sido precipitado e imprudente por parte de la autoridad culpar de manera precipitada sólo a Enap y dentro de esa situación, queremos que la Ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt aclare el supuesto conflicto de interés que tendría con la empresa Oxiquim, una de las sindicadas como posible responsable de esta contaminación”.

Por su parte el diputado PS Juan Santana insistió en una aclaración del conflicto de interés. “Llama la atención la falta de crítica, la falta de responsabilidades que la ministra no le atribuye a la empresa Oxiquim en donde el presidente del directorio es Fernando Barros, el abogado tributarito que trabajó por más de 17 años y quien fue socio de Gonzalo Molina, esposo de la actual ministra de Medio Ambiente”, sentenció.

Control de daños en La Moneda

Fuera del parlamento, el cerco de cuestionamientos al actuar de la ministra no baja en intensidad, lo que llevó al Ejecutivo a tener que quebrar nuevamente el diseño inicial de este Gobierno, el que busca quemar primero los fusibles (ministros), y dejar al Presidente Piñera como última instancia, sólo si fuese necesario, buscando de esta manera evitar exponerlo excesivamente como ocurrió en su primera administración.

La ministra Schmidt no encuentra respiro fuera del círculo de las paredes de La Moneda y de Chile Vamos. Desde el Colegio Médico han puesto en duda que no se haya considerado en primera instancia a Oxiquim, como factor de riesgo. A través de una declaración, la Federación de Trabajadores del Cobre se pronunció señalando que “lamenta y critica la falta de rigurosidad en la información oficial entregada por autoridades de Gobierno, respecto del origen de los graves episodios medioambientales”.

De esta manera, en palacio tomaron nota de cómo este episodio puntual podía llegar a escalar a niveles incontrolables, recordando los episodios de Aysén y Freirina que el propio Mandatario sufrió en su primer gobierno. La primera acción, cerrar filas con la ministra.

En el comité político llevado a cabo el lunes 27 de agosto, se pusieron sobre la mesa de parte del ministerio del Interior, estudios que avalaban la tesis de la ministra Schmidt, es decir,  que la Empresa Nacional del Petróleo, sí tendría que ver con la intoxicación de los ciudadanos en Quintero. En la instancia se entregó total respaldo a la labor de la titular de Medio Ambiente para protegerla de los duros cuestionamientos que fuera de ahí la esperaban. Personeros que participaron de la instancia, señalaron quedar convencidos con los antecedentes que La Moneda puso sobre la mesa, los mismos que habría tenido la ministra Schmidt en primera instancia.

Lo volátil del ambiente fue bien leído por el Ejecutivo y, de esta manera, terminó por convencer al oficialismo de lo necesario de cerrar filas. Tras la reunión, nadie titubeó respecto de la defensa a Carolina Schmidt, defensa que hasta el día de hoy se hace patente, independiente de los cambios de escenario.

Pero si bien tanto La Moneda como el oficialismo no han descansado en rechazar cualquier tipo de cuestionamiento en contra de la jefa de cartera, la estrategia no fue suficiente. De ahí que se tuvo que ceder, y en resguardo de la carta del mandatario en Medio Ambiente, el mismo Jefe de Estado tuvo que poner de su capital político para contener la estabilidad de Schmidt en su cargo.

Primero fue una reunión, el viernes 24 de agosto, a tres días de conocido el incidente. Ese día, el Presidente Piñera citó a una reunión a La Moneda a la ministra, de esta manera se buscaba reforzar comunicacionalmente el apoyo del mandatario a la gestión y jugada de la titular de Medio Ambiente, eso a pesar que tras la cita no se entregaron declaraciones, espacio que sí estaba considerado previamente.

Ya puesto sobre la mesa el capital político del Mandatario, este citó, luego de gestiones desde la Quinta Región llevadas a cabo por el senador RN Francisco Chahuán, a los alcaldes de las zonas afectadas, instancia en la que la máxima autoridad del país señaló que se decidió  “tomar el toro por las astas”, anunciando un plan de descontaminación. Pero no se quedó ahí, minutos después se comunicaba oficialmente a los medios de comunicación que el Presidente viajaría hasta la zona afectada. Piñera, de esta forma, se hizo de la agenda del conflicto, pasando a la cuestionada ministra a segundo plano en busca de resguardarla de la crítica.

La decisión de llevar al mandatario a la zona en conflicto le costó un recibimiento agresivo por parte de la ciudadanía movilizada, al pasar el vehículo del jefe de Estado por donde se encontraban los vecinos, varios de ellos se acercaron para insultarlo, llegando incluso a agredir el móvil que lo trasladaba. Esta estación, no estaba contemplada en su agenda que consideraba una salida a Concepción, donde tras la agitada jornada en la Quinta Región, finalmente visitó.

El Mandatario tras la cita con las autoridades regionales hizo el punto respecto del recibimiento, señalando que: “Quiero decir con mucha franqueza, que muchos de los asesores le dicen al Presidente “no vaya a Puchuncaví, no vaya a Quintero, porque sabemos que hay grupos violentistas, muchos de ellos que no son ni de Puchuncaví ni de Quintero, que vienen a provocar más problemas, pero yo me quedo con la actitud respetuosa, constructiva, de la inmensa mayoría de los habitantes”.

Piñera anunció el comienzo de un plan para descontaminar la zona. El diputado Verdessi puso en duda la efectividad de las medidas, que por ahora no se conocen en detalle. “La gente, y así lo han expresado legítimamente, ya no quiere más mitigaciones ni soluciones parciales; piden, y con justa razón, el fin a las zonas de sacrificio”.

Los planes de Oxiquim

Precisamente es Oxiquim una de las empresas que está tramitando la ampliación del objeto de la concesión marítima que tiene en la zona para un muelle que le permita descargar graneles líquidos, luego de que no fuese aprobado su proyecto para descargar carbón. Roberto Monardes, presidente de la Asociación de Pescadores Artesanales de la Quinta Región Norte, afirma que “aquí el tema es que ninguna empresa fue”, y detalla los planes de Oxiquim para construir un muelle que cambiará por completo el fondo marino y generará contaminación por metales pesados.

“Hace sólo 20 días el Intendente Regional don Jorge Martínez, presidiendo la Comisión de Borde Costero, nos llamaba a separar el tema medio ambiental de la aprobación de una nueva concesión marítima para el 'Terminal Multipropósito Oxiquim, Bahía de Quintero”, proyecto que en su construcción extraerá más 830.700 metros cúbicos de arena en una profundidad de 20 metros en el lecho marino; arena que contiene grandes cantidades metales pesados (conforme el estudio del Instituto de Fomento Pesquero 2015), las que serán trasladadas y vertidas a frente a la punta Horcón en el límite de las 5 millas exclusivas para la pesca artesanal, zona de caladero histórica del recurso merluza y jibia, y que una vez en funcionamiento acopiará y embarcará diversos graneles como carbón, concentrado de cobre y otros”.

Los pescadores presentaron una demanda en el Tribunal Ambiental de Santiago contra Oxiquim. Además, la decisión de ampliar el objeto de la concesión marítima, recae en el Ministro de Defensa, Alberto Espina. ¿El próximo salpicado por la crisis?

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV