jueves, 18 de julio de 2019 Actualizado a las 20:46

PAÍS

"El fin del buenismo": Carlos Peña le pone la lápida al Plan Araucanía del ministro Moreno

por 18 noviembre, 2018

En su habitual columna, el rector de la Universidad Diego Portales destroza al proyecto estrella del ministro de Desarrollo Social debido a los hechos recientes en La Araucanía y de quien indica que no se hacía "cargo de la dimensión política del conflicto entre el Estado y los mapuches. El problema es el control de un territorio y la autonomía de una cultura. Algo que no se resuelve ni con abrazos ni con fotos ni con cenas de pan y vino". De hecho, Peña se aventura a más y propone tres medidas para intentar solucionar el conflicto mapuche que no solucionó el plan del titular de Desarrollo Social.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En su habitual columna del domingo, el rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña barrió con el Plan Araucanía, uno de los grandes proyectos del ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno.

"Los acontecimientos de La Araucanía han puesto fin al buenismo que -adornado de sonrisas, palmoteos y fotografías- prometió manejar el conflicto que mantiene el pueblo mapuche con el Estado", indicó Peña, en el diario El Mercurio.

"Esa estrategia, ideada por Alfredo Moreno, tendía a obviar la dimensión política del problema, a hacer como si no existiera. Y esa dimensión es, y seguirá siendo por mucho tiempo, como lo mostró este incidente, la disputa por el control de un territorio que el pueblo mapuche siente le pertenece real y simbólicamente. Y esa demanda del pueblo mapuche -o lo que es igual, de sus élites dirigentes- no se satisfará ni con programas de colaboración empresarial ni con coaching ontológico ni con la astucia del management ni con el ejemplo del Hogar de Cristo ni reiterando la experiencia de la Teletón", agregó.

"Las iniciativas de Alfredo Moreno no se hacen cargo de la dimensión política del conflicto entre el Estado y los mapuches. El problema es el control de un territorio y la autonomía de una cultura. Algo que no se resuelve ni con abrazos ni con fotos ni con cenas de pan y vino", puntualizó.

Peña aseguró que los mapuche son un pueblo pobre, "pero no es esa su identidad. Su identidad es la de un pueblo que se siente despojado y excluido no de la modernidad, sino por la modernidad, o por una versión de la modernidad, y por el Estado".

¿Cómo solucionar, entonces, el conflicto mapuche? Peña propone tres medidas: "brindar reconocimiento al pueblo mapuche como sujeto, ayudándolo a instituirse como tal; continuar con la justicia correctiva, y dar lugar, lo más pronto, a eso que algún autor llamó justicia anamnética". Lo último, expresado por el mismo Peña es "no seguir agraviando al pueblo mapuche por la vía de consentir que se hundan en el olvido las víctimas del pasado".

A pesar de lo propuesto, Peña cree que sus medidas no solucionarán en el corto plazo el conflicto, pero "poco a poco despojarán los pretextos para que ella exista y poco a poco también, proveerán de legitimidad al Estado como interlocutor. Y la legitimidad -no la simpatía, no la bonhomía, no el simple palmetazo en la espalda, no las cenas de pan y vino, no la astucia del management- es la base de la verdadera confianza social".

 

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV