martes, 31 de marzo de 2020 Actualizado a las 10:28

Las preguntas de la encuesta CEP que complican a Beyer

por 19 agosto, 2014

Las preguntas de la encuesta CEP que complican a Beyer
Los cuestionamientos a las preguntas de la encuesta nacional del Centro de Estudios Públicos presentada la semana pasada han seguido escalando. Se ha dicho que fueron tendenciosas, que forzaron ciertas respuestas y que buscaron hacer aparecer las ideas de la derecha como mayoritarias.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La encuesta del CEP vino a remecer las reformas impulsadas por el gobierno de Michelle Bachelet. Según el estudio, la mayoría de los chilenos no rechaza el lucro en los colegios, está de acuerdo con el copago que pagan los padres y es contraria a la gratuidad para todos en las universidades.

Los resultados despertaron la suspicacia de sociólogos y analistas debido a cómo se formularon las preguntas. Según varios, existió un cambio a como se hacían las cosas antes en el CEP. Las críticas no son casuales y obedecen a que este es el primer estudio a cargo del ex ministro de Educación de Sebastián Piñera, Harald Beyer, quien asumió la dirección del centro de pensamiento a inicios de este año.

Las preguntas cuestionadas fueron varias, la mayoría en el ítem “Educación”, aunque las hay también en el área política, y todas se relacionan con las discusiones coyunturales que se desarrollan en el país. Buena parte de ellas no se habían incluido en anteriores encuestas del CEP.

 PREGUNTAS

Entre las novedades que trajo la encuesta se cuenta la medición del nivel de confianza de la ciudadanía en la Policía de Investigaciones (49%) y en los empresarios (13%) -antes se preguntaba por las “empresas privadas”-, y por primera vez se evaluó a los jueces, los que obtuvieron un 75% de desaprobación.

A las personas también se les consultó por el “clima” de discusión que atraviesa el país.

La pregunta en cuestión fue “¿Qué afirmación describe mejor su opinión sobre cómo le gustaría que se desarrollara el debate sobre los asuntos públicos en Chile?”, y las alternativas fueron dos: “Me gustaría que se tratara de llegar a acuerdos entre las coaliciones políticas antes de la votación en el Congreso”, opción que acaparó el 63% de las preferencias, mientras que “me gustaría que se impusiera el programa de gobierno sin consideración de la minoría en el Congreso”, llegó sólo a un 18%.

Según los críticos, la pregunta fue tendenciosa, ya que la primera opción se planteó en positivo y la segunda en negativo, y se hizo justo cuando la derecha realiza una ofensiva mediática para fortalecer la política de los acuerdos frente a las reformas que plantea el Ejecutivo.

En los temas educacionales se consultó sobre el apoyo al lucro en la educación, aunque sin mencionar la palabra lucro. “¿Qué le parece que los colegios particulares subvencionados, además de entregar educación, generen ganancias a sus dueños?”. A un 49% le pareció “bien, siempre y cuando tengan un nivel educacional bueno y los padres estén informados”. Según los analistas, al no mencionar la palabra lucro y al subrayar que los colegios seguirán entregando educación, se “contamina” la respuesta.

El 2011 se había consultado por este tema, pero en esa ocasión se fue más directo en la formulación de la pregunta, inquiriendo si se estaba o no de acuerdo en que colegios y universidades tuvieran fines de lucro. Un 80% rechazó que los dueños de establecimientos generen ganancias con la educación.

En este mismo tema, la encuesta consultó sobre lo que entiende la población por lucro. La pregunta fue: “¿Me podría indicar qué entiende usted por lucro en la educación?”, y las alternativas eran: “Ganancia de los dueños”, “ganancia excesiva” y “ganancia que perjudica la calidad de la educación”.

El director del CEP, Harald Beyer, señaló: “Queríamos saber qué entienden las personas por lucro y la respuesta nos dejó en claro que sólo un 39% entiende por esta expresión la correcta”. Es decir, la alternativa correcta es que lucro es “ganancia de los dueños”, descartando desde el CEP que se perjudique con esto la calidad de la educación.

Entre las preguntas cuestionadas también se cuentan algunas que ya habían aparecido en anteriores encuestas del CEP, como la que requiere la posición de los ciudadanos sobre el copago en los colegios.

“¿Cree Ud. que es bueno que los padres puedan complementar el subsidio educacional que otorga el Estado a través de un copago (pagando matricula y/o colegiatura) para mejorar la educación de sus hijos, o Ud. cree que esto debiera estar prohibido?”, fue la pregunta, de la que se dijo que era sesgada, porque otorgaba un valor positivo a la primera alternativa (“mejorar la educación de sus hijos”), y uno negativo a la segunda (“debiese estar prohibido”).

Esta consulta se había hecho en los estudios del 2011 y 2012, aunque en esas ocasiones los resultados fueron distintos. En 2011 un 48% opinó que debiera estar prohibido el copago, opción que bajó en 2012 a un 39%, y que volvió a bajar este año, a un 37%.

En el 2006 también se había realizado una pregunta que en esta ocasión sacó ronchas: “Ud. qué prefiere: ¿Que su hijo/a vaya a una escuela básica, liceo municipal o colegio donde los alumnos tengan un nivel socioeconómico parejo y parecido al suyo o que su hijo/a vaya a una escuela básica, liceo municipal o colegio donde los alumnos tengan niveles socioeconómicos bien distintos?”. Un 63% se inclinó por que sus hijos vayan a un establecimiento donde los alumnos tengan un nivel socioeconómico parejo.

Según el investigador del Instituto de Investigación en Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales, Claudio Fuentes, esta pregunta tiene un error, ya que se integran dos alternativas en una sola opción, lo que desvirtúa la respuesta: “Ese ‘parejo’ no es lo mismo que ‘parecido’, eso no se hace y ahí hay un problema”, señaló.

Si se compara está encuesta, que incluyó un apartado de Educación, con las que se hicieron en 2006 y 2011, que también incluyeron preguntas especiales referidas a esta materia, hay una serie de consultas que en esta ocasión no se hicieron.

Entre las preguntas eliminadas se cuentan: “Por lo que Ud. sabe, ¿existe en Chile hoy un sistema escolar que garantice que todo niño/a se eduque en forma gratuita?”, a lo que un 61% respondió que no existe.

“¿Qué cree Ud. que se debe hacer respecto de las universidades que tienen fines de lucro?”, realizada el 2011, arrojó como resultado que un 75% opinó que en estos casos se “debe hacer cumplir la ley”.

En relación al lucro, durante el 2011 se preguntó qué tan de acuerdo estaban las personas con que colegios y universidades tuvieran fines de lucro. En ambos casos un 80% se opuso y sólo un 16% se mostró de acuerdo con que se generen ganancias con la educación.

En la evaluación general del estudio, el sociólogo de la Universidad de Chile, Manuel Antonio Garretón, fue lapidario. A su juicio, la CEP perdió su sitial entre las encuestas prestigiosas con los cambios de los últimos meses: “La salida de Arturo Fontaine y de Carolina Segovia significó que la encuesta perdiera capacidad técnica y se transformara en un instrumento de ideologización y validación de los principios e ideas que tiene un determinado sector político”, indicó a El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV