Publicidad
Futuro del general (r) Fuente-Alba en las manos de jueza de la Corte Marcial Ana María Osorio

Futuro del general (r) Fuente-Alba en las manos de jueza de la Corte Marcial Ana María Osorio

Pese a que este lunes la justicia civil lo absolvió de los delitos de lavado de dinero y malversación de caudales públicos, la justicia militar ha dictado dos autos de procesamiento por este delito en contra suya, más el de falsedad de documento público. El caso lo sustancia Ana María Osorio.


El futuro del general (r) Juan Miguel Fuente-Alba no está sellado, pese al triunfo que tuvo este lunes tras ser absuelto de delitos de lavado de activos y malversación de caudales públicos por el Cuarto Tribunal Oral en lo Penal de Santiago. Aunque la justicia civil emitió su veredicto –el que podría entenderse como temporal, ya que la Fiscalía anunció que pedirá la anulación del juicio–, el excomandante en Jefe del Ejército aún se encuentra procesado por la justicia militar, en el caso llamado “Milicogate”, en el cual se le investiga por el uso de gastos reservados de la Ley del Cobre por varios cientos de millones de pesos.

Hasta el momento la justicia militar ha dictado tres autos de procesamiento contra Fuente-Alba: el primero por lo delitos de malversación de caudales públicos provenientes de gastos reservados, por cerca de $2.500 millones; el segundo, por otro delito de la misma naturaleza, pero vinculado al uso de un avión militar para fines personales; y tercero, otro procesamiento como autor del delito reiterado de falsedad de documento público, relacionado con las rendiciones de cuentas, declaraciones juradas y sus anexos, respecto de los gastos reservados.

Estas tres, que forman parte de la investigación de la justicia militar por fraude al Ejército y que se encuentra en etapa de sumario, fueron dictadas por la exministra en visita del caso y miembro de la Corte Marcial, Romy Rutherford, quien mantuvo en prisión preventiva a Fuente-Alba durante seis meses.

Tras expirar su periodo, el Pleno de la Corte Suprema nombró en su reemplazo a la jueza Ana María Osorio, con 27 años años en el Poder Judicial.

Abogada de la Universidad de Chile, Ana María Osorio ingresó al servicio judicial en noviembre de 1996, como oficial segunda del Juzgado de Letras de Colina. En 2002 asumió el cargo de oficial cuarta del 22° Juzgado Civil de Santiago, llegando como relatora a la Corte de Apelaciones de Santiago en el año 2004. En octubre de 2005 fue nombrada jueza del Primer Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago. Asimismo, se desempeñó en diversos cargos temporales como relatora suplente en la Corte Suprema y ministra suplente en la Corte de Apelaciones de Santiago. En diciembre de 2022 juró como ministra titular del tribunal de alzada capitalino en la vacante generada por el cese de funciones de Gloria Solís Romero.

Con un perfil mucho más bajo que Rutherford, la jueza Osorio es quien tiene en sus manos el futuro del excomandante en Jefe del Ejército.

 

 

 

Publicidad

Tendencias