lunes, 18 de febrero de 2019 Actualizado a las 03:35

Agenda País

Opinión

Vacaciones de verano: tiempo libre para un ocio positivo

por 5 febrero, 2019

Vacaciones de verano: tiempo libre para un ocio positivo
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Son más de 80 días consecutivos en que niños y niñas gozan de un tiempo de ocio en el cual los adultos jugamos un rol clave en propiciar espacios/experiencias recreativas que aporten al desarrollo integral. Difícil misión para los padres cuando se debe equilibrar trabajo y familia.

Todos los años en verano, las vacaciones escolares presentan una situación compleja para muchas familias, quienes deben solucionar con quien dejar a hijas e hijos durante el día. Adicionalmente, durante un par de semanas en el periodo de feriado legal de los padres, la familia decide un programa común que compartir, incluyendo muchas veces el viaje a un destino turístico fuera del hogar.

En un contexto inundado de pantallas y relaciones virtuales, altos índices de depresión en nuestros adolescentes, un sistema escolar que enfoca el éxito en la competencia y otros factores de riesgo para el proyecto de vida de quienes se encuentran en etapa de formación y sus familias, quisiera dejar 7 claves para vivir la recreación este verano, potenciando la dimensión humana del ocio positivo.

Es un tiempo de derechos

Prefiere toda actividad o programa que promueva derechos de las personas en nuestra sociedad. Derechos de los niños y niñas, equidad de género y derechos de la mujer, multiculturalidad e integración migrante, entre otros. Si vas a jugar, recuerda que los juguetes no tienen género, somos nosotros quienes le hemos asignado celeste o rosado.

Deja de hacer lo mismo

No repliques sin pensar los momentos y espacios de ocio que acostumbras. No estamos hablando de entretención, juego o diversión necesariamente. Hablo de la fascinación en la contemplación del arte, de un paisaje; de la calma de dormir con tu hijo al aire libre en medio de la naturaleza o de una buena noche de karaoke familiar.

Para vivir la recreación, no necesitamos comprar nada, podemos dejar de lado el reloj y los celulares, no contestar mensajes inmediatamente ni almorzar con el teléfono como protagonista. Son actitudes y planificaciones de los momentos de ocio que no requieren lógica de consumo de por medio, todo aquello es gratis.

No queremos que consumas recreación, queremos que la vivas. Comprar entretención es muchas veces muy caro y no asegura una experiencia que aporte integralmente al desarrollo de cada persona y familia. Piénsalo bien antes de endeudarte en ese All Inclusive.

Niños y niñas protagonistas

Dejar de lado la mirada adultocéntrica en la recreación -posición muchas veces distante de los intereses de niños y niñas- nos invita a proponerles instancias de participación real a ellos, involucrándolos en la toma de decisión respecto a su espacio de ocio.

Puedes sin duda establecer ciertos límites (de seguridad, control o presupuesto) pero el desafío y la responsabilidad de la actividad, juego o momento debe ser identificado por el niño o niña como un logro en su autonomía y reconocimiento como sujeto.

Un retrato claro de esto es la escena navideña del niño jugando con la caja-envoltorio del regalo mismo, fascinado con las posibilidades que otorga ese pedazo de cartón respecto a su versatilidad, incentivando creatividad e imaginación gracias al juego.

Tres no son multitud

Vivir el tiempo libre solos, entre pares y con los adultos. Tres escenarios posibles y que deben ser promovidos. Es bueno que existan momentos de ocio individual, donde permitamos a los niños y niñas -aplica para los adultos también- desarrollar su capacidad de encontrarse solos y valorar dicho momento de poder, donde recrearse mediante el juego libre, la lectura, la música, la meditación o simplemente descansar plácidamente. Alternativas donde como adultos tomamos distancia de esas decisiones.

Entre pares es una alternativa que potencia los aprendizajes desde la experiencia común, validándose socialmente con otros, interpretando roles y desarrollando habilidades socio emocionales y motoras. Primos, vecinos, amigos en general, son una gran opción para este objetivo.

Finalmente, el compartir tiempo libre en familia, con adultos incluidos, puede generar instancias de resignificación de las relaciones establecidas entre los miembros del clan, con la posibilidad de incorporar agentes claves en el traspaso cultural y formación de identidad en niños y niñas. Es por ejemplo el caso de abuelos, tíos y la familia extendida en general.

Conexión real y ciudadanía

Es tan cómodo entregar una tablet o el smartphone a un niño para su entretención. Se ha comprobado en muchísimos estudios lo que afectan las pantallas en el desarrollo cognitivo y socio emocional de niños en formación.

Hoy proponemos un ejercicio familiar que abandone lo virtual y reconozca el poder de las relaciones directas entre personas. Siempre existe la posibilidad gratuita de conocer la ciudad, de recrear la forma en que nos relacionamos en ella, de resignificar sus hitos urbanos, de hacernos preguntas entre todos y asombrarnos con el conocimiento y aporte que hacen los niños y niñas a esa experiencia de ciudad compartida en el tiempo de ocio.

Ponte verde

Cuidar el planeta es parte de la cultura educativa formal y familiar que viven hoy niños y niñas.

No existe mejor forma de conseguir un comportamiento responsable con el medioambiente que involucrándose y convenciéndose de que los recursos y maravillas naturales nos pertenecen a todos. Para ello, vincularse con la naturaleza de manera habitual permitirá generar una cultura “verde” en nuestros hijos que puede transformar positivamente nuestro entorno ahora y mirando hacia el futuro.

Si no puede viajar, siempre hay un punto limpio al cual recurrir en familia o una compostera que fabricar en casa.

Descubre lo público

Si bien la política de recreación dentro de la oferta estatal se ha ido jibarizando el último tiempo, existen alternativas en diversas esferas administrativas que han ido tomando fuerza como beneficio social entre las familias.

Muchas comunas cuentan con programas recreativos que mantienen ciertos horarios escolares, ayudando a resolver un problema laboral de los padres y a potenciar el derecho de los niños y niñas a la recreación. Así también, la oferta municipal incluye paseos y viajes turísticos para ciertos grupos familiares o de interés (adultos mayores, centros de madre, etc.) que tienen costos muy bajos asociados o derechamente ninguno.

Desde el nivel central, la oferta de Junaeb en sus Campamentos Recreativos Escolares o sus Escuelas de Verano, son estrategias utilizadas para la retención de los estudiantes más vulnerables en el sistema escolar, aportando también a la alimentación de niños y niñas en periodo no escolar.

Red de parques públicos, espacios deportivos colectivos, hitos urbanos en cultura e infraestructura, circuitos de senderismo, festivales de temporada, son entre muchos, panoramas que revitalizan la consciencia ciudadana y la apropiación positiva del espacio público.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV