miércoles, 20 de noviembre de 2019 Actualizado a las 04:57

Agenda Innovación

Presentado por:

Salud

Patentan en Chile compuesto a base de caparazón de centolla y la murta que combate el Alzheimer y ACV

por 10 junio, 2019

Patentan en Chile compuesto a base de caparazón de centolla y la murta que combate el Alzheimer y ACV
Investigador de la Universidad de Valparaíso creó una nanofibra que permite conducir moléculas antioxidantes al cerebro, cuyas propiedades son esenciales en el tratamiento efectivo de diversas enfermedades neurodegenerativas y otras relacionadas con el envejecimiento.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El doctor en Neurociencias Pablo Muñoz Carvajal, director del Centro de Neurología Traslacional de la Universidad de Valparaíso, obtuvo la patente de invención en Chile de un compuesto natural elaborado a base de polímeros de quitosano extraídos de la caparazón de la centolla y a sustancias bioactivas presentes en el fruto del arrayán (murta).

Esta preparación y uso han demostrado inicialmente ser efectivos en la prevención y el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas tales como el Alzheimer, el Parkinson o la Esclerosis Lateral Amiotrófica, así como, también, los accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

La patente, que surgió de una investigación que duró cinco años, deriva de resultados obtenidos en laboratorio -fase que además consideró pruebas en animales y proyecciones con modelos epidemiológicos-, los cuales serán aplicados a partir de ahora en el ámbito clínico, abriendo las puertas así el desarrollo de un nutracéutico (fármaco natural) factible de ser suministrado a los seres humanos.

Tecnología pionera

Según explicó el también académico asociado del Centro de Investigaciones Biomédicas de la casa de estudios, este registro alude a una tecnología pionera a nivel nacional y muy poco explorada aún en el mundo que consiste en el diseño de una suerte de cápsula contenedora o estructura de nanofibras de quitosano (el segundo polímero más común en la naturaleza y que está presente en la mayoría de los caparazones de crustáceos como las jaibas, centollas y langostas) autoensambladas con compuestos bioactivos neuroprotectores, estos últimos presentes en el fruto del arrayán o murta que abunda en los bosques chilenos.

“Dichas nanofibras tienen la capacidad de traspasar la barrera hemato-encefálica, mecanismo de protección que tiene el cerebro para evitar la entrada de moléculas foráneas. Esto es clave para el tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas, ya que hasta la fecha no hay una terapia efectiva contra ellas, básicamente porque las drogas que se utilizan no llegan al órgano blanco ubicado al interior del cerebro por causa de esa barrera. Sin embargo, gracias a este compuesto, estamos confiados en poder conducir moléculas antioxidantes y otras sustancias al interior del cerebro con ese fin”, explicó Muñoz.

La obtención de esta patente fue la culminación de un proyecto que en su primera etapa contó con el financiamiento de la Fundación Copec y al trabajo colaborativo entre la Universidad de Valparaíso, la Universidad de Santiago, la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación y la empresa Biotex.

Se trata de una innovación de alto impacto e importancia, porque en el corto plazo puede incidir en el incremento en la expectativa de vida de las personas que exhiben riesgo de tener una mayor prevalencia de enfermedades asociadas al envejecimiento, generando un problema de salud pública de alta relevancia, dejando en evidencia la urgencia de buscar terapias para combatir los efectos del envejecimiento cerebral.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV