“Esto es entre Dios y yo”, el mensaje de la menor inmigrante a la que el gobierno de Trump intentó impedir abortar - El Mostrador

domingo, 13 de octubre de 2019 Actualizado a las 02:00

"Esto es entre Dios y yo", el mensaje de la menor inmigrante a la que el gobierno de Trump intentó impedir abortar

por 26 octubre, 2017

BBC Mundo
“Esto es entre Dios y yo”, el mensaje de la menor inmigrante a la que el gobierno de Trump intentó impedir abortar
Tras un duro litigio en los tribunales, la joven centroamericana pudo por fin someterse a la interrupción de su embarazo a la que se negaba el gobierno.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La inmigrante centroamericana de 17 años a la que la Administración Trump intentó impedir abortar pudo por fin hacerlo después de una dura batalla legal, según informó en un tuit la Asociación Americana por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés).

La muchacha, conocida como Jane Doe en los documentos legales y en los medios de comunicación que se hicieron eco de su polémico caso, emitió un comunicado en el que afirmó: "Tomé mi decisión y esto es entre Dios y yo".

En el comunicado, aparentemente redactado antes de que se produjera la intervención, también denunció que "gente a la que ni siquiera conozco está intentando hacerme cambiar de opinión", en alusión a las autoridades federales que intentaron en los últimos días convencerla de que siguiera adelante con su embarazo.

"Lo mejor para mí"

La historia de esta joven saltó la semana pasada a los medios estadounidenses después de que los abogados de la ACLU asumieran su defensa y llevaran el caso ante la justicia.

Jane Doe permanece bajo custodia de un centro de menores bajo supervisión del Gobierno de Texas desde el pasado septiembre tras haber sido interceptada cuando cruzaba ilegalmente y sin compañía de ningún adulto la frontera con México.

Según su relato, fue en ese centro donde descubrió que estaba embarazada.

"Supe inmediatamente lo que era mejor para mí, como lo sé ahora", cuenta.

Manifestantes proaborto en Washington.

El caso de Jane Doe suscitó protestas de los colectivos abortistas en Washington.

Pero su decisión se topó con la resistencia del gobierno de Trump, que alegó que la política federal prohíbe "cualquier acción que facilite el aborto".

Los responsables del centro de tutela se negaron a darle permiso para desplazarse a un centro médico donde poder cumplir su voluntad y en su lugar la condujeron hasta una asociación cristiana de apoyo familiar, donde trataron de disuadirla.

Empezó entonces una batalla legal contrarreloj para que el gobierno le dejara abortar.

Las leyes del estado de Texas solo permiten abortar hasta las 20 semanas de gestación y la menor ya iba por 15.

La letrada Brigitte Amiry, que la representó ante los tribunales, denunció entonces que "cada día que pasa es una injusticia".

"Mientras el gobierno lo retrasa, hay una joven de 17 años esperando a descubrir si puede acceder al aborto que quiere o si nuestro gobierno la obligará a seguir adelante con su embarazo contra su voluntad", protestó Amiry.

 El fenómeno del aborto en Estados Unidos, en cifras

926,200 abortos anuales

  • 23,7% de las mujeres tendrán un aborto antes de los 45 años
  • 49% de las que abortan son mujeres de bajos ingresos
  • 25% de descenso en el número de abortos entre 2008 y 2014
AFP

Luego de un tira y afloja judicial, finalmente, un nuevo recurso de la ACLU ante el circuito de apelaciones del Distrito de Columbia prosperó este martes. Con seis votos a favor y tres en contra, la justicia reafirmó que el gobierno debe permitir que Jane Doe aborte si lo desea.

Inmediatamente, en la mañana de este miércoles, antes de que el equipo legal gubernamental pudiera volver a recurrir, Jane Doe se sometió al aborto legal y seguro que ansiaba.

La menor afectada en este caso aseguró que "nunca le diría a ninguna otra chica en mi situación lo que debe hacer" y proclamó: "Esta es mi vida, mi decisión".

A partir de ahora, se centrará en construirse un futuro en un país que, dijo, está empezando a conocer y en el que recibió numerosas muestras de apoyo que agradeció.

Tiene claros sus planes: "Sueño con estudiar, convertirme en enfermera y poder algún día trabajar en el cuidado de los mayores".

BBC Mundo

Más información sobre El Mostrador