lunes, 15 de agosto de 2022 Actualizado a las 02:13

Fue a una clase gratis

Electrofitness: los ejercicios de moda entre los famosos que dejaron a una joven en terapia intensiva

por 31 octubre, 2017

Electrofitness: los ejercicios de moda entre los famosos que dejaron a una joven en terapia intensiva
Una mujer argentina tomó una clase gratis y terminó paralizada, con un agudo dolor y un diagnóstico: rabdomiolisis, enfermedad que desintegra las fibras de los músculos esqueléticos. La electroestimulación no es para todos, aquí te contamos quiénes pueden realizarla, quiénes no y los mitos en torno a ella.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Andrea Hoffman, Reneta Bravo, Vanessa Borghi, Eduardo de la Iglesia y varios famosos más, aparecen apenas se googlea Electrofitness o electroestimulación muscular (EMS por sus siglas en inglés). Es que desde hace unos dos años más o menos, en Santiago empezaron a aparecer centros dedicados a esta actividad física, que hace promesas ideales para la vida moderna: bajar de peso y lograr en 20 minutos, lo que se logra en un buen trote.

Con promesas como “La fugaz y eficaz rutina fit que equivale a más de tres horas de gimnasio” o “Fitness express: cómo trabajar 350 músculos en tan solo 20 minutos” se hizo tan popular, que comenzaron a abrirse centros a lo largo del país: todos quieren tener un cuerpo hermoso.

Pero en estos días, la técnica está en cuestionamiento. Allende Los Andes, una joven de 23 años quedó inmovilizada y al borde de sufrir graves consecuencias en su salud después de someterse a una rutina de electrofitness en un gimnasio de la capital de San Juan. Victoria Gómez, de 23 años, concurrió el lunes pasado al gimnasio BeeFit de la capital sanjuanina para probar la técnica que consiste en calzarse un traje dotado de una serie de electrodos, con el que a través de electro-estimulación se ejercitan todos los músculos a la vez.

Las horas siguientes le provocaron diferentes secuelas, dolores agudos y orinar con un color marrón oscuro, hasta que tres días después de la clase quedó paralizada.

Según los familiares, la rutina excesiva "generó una descompensación general en su estado de salud". Le diagnosticaron rabdomiólisis, una enfermedad que desintegra las fibras de los músculos esqueléticos y puede desarrollarse a causa del daño muscular por sobreentrenamiento. Afortunadamente se está recuperando normalmente y el miércoles podría llegar a recibir el alta.

Victoria Gómez, 23 años. Fue el lunes pasado a probar la electroestimulación a un gimnasio y quedó en terapia intensiva.

Pero la electroestimulación quedó en entredicho. Primero hay que decir que no se trata de una revolución o de un sistema mágico de entrenamiento, como suele anunciarse en los comerciales de televisión. Es más bien la evolución de un complejo modelo de entrenamiento que hasta hace no mucho estuvo reservado a una élite deportiva. De hecho, así fue como Scarleth Cárdenas ha contado que lo conoció, tratándose una lesión.

El EMS Es una técnica que utiliza una corriente eléctrica adecuada para causar una contracción muscular de manera similar a los impulsos que envía el sistema nervioso central para controlar las acciones de los músculos. En la práctica es un traje con electrodos que cubre el cuerpo conectado a una máquina con diferentes programas de entrenamiento con los cuales se logra alcanzar en profundidad las fibras musculares que son más difíciles de activar por medio de un entrenamiento convencional.

Pero también, al ser un estilo que eleva el grado de esfuerzo, la rabdomiólisis es un desencadenante posible para quienes no estén acostumbrados. Es una posibilidad cuando se manejan intensidades altas, muchas veces no sujetas a la condición física del alumno. Cuando no se sigue la manera adecuada de ofrecer el servicio.

La profesora de educación física y entrenadora personal Nicole Droguett, está de acuerdo con la familia de Victoria, en que fue el sobreentrenamiento lo que dejó mal a la argentina. No el uso del traje en específico. "Hay dos cosas, la mala manipulación de la máquina y que la chica al parecer era de gimnasio, por lo que fue adolorida y ya con sus músculos trabajados. Ella pidió al su entrenador que parara y el instructor no quiso. Pero en Latinoamérica, por ejemplo, hay más casos de rabdomiólisis por crossfit que por electro estimulación, debido a que esto es muy invasivo para las fibras musculares y si no haces un descanso correspondiente y te alimentas bien y tomas agua , te puede dar. No está comprobado que la electro estimulación propiamente tal provoque la enfermedad, en ella lo más probable es que le haya detonado la sesión de prueba".

Nicole agrega que también hay que tomar en cuenta el tipo de máquina que se utilizó, ya que "hay unas que se puede regular manualmente la frecuencia del impulso (profundidad que alcanza el impulso eléctrico en el músculo). En el centro que trabajo yo, el impulso es más superficial y sólo se trabaja intensidad del impulso en el músculo, eso es básicamente, por eso se recomienda sólo 2 veces por semana , tomar 3 listros de agua pre y post sesión, por la fascia muscular que se elimina en la sesión. La fascia muscular es una membrana fibrosa, la cual cuando se rompe queda dando vueltas en la sangre y eso se elimina vía linfática (la orina). Por eso la importancia del agua y si no se elimina correctamente te puede dar rabdomiólisis que te daña el riñón y puedes quedar dializándote y con un daño renal". Nicole, que además hace zumba en sus clases con este chaleco eléctrico se toma muy en serio su trabajo e insiste: "Por esto es importante siempre recalcar que sea sólo 2 veces por semana, sólo 20 minutos, descanso mínimo entre cada sesión 24 horas, tomar mucha agua y tener una correcta alimentación".

Mitos y verdades

"Lo que está en crítica también es el diseño del chaleco, porque para poder electroestimular un músculo tiene que haber un polo positivo y uno negativo en el mismo músculo y no separados", explicó a Infobae la instructora Claudia Lescano, licenciada en preparación física y alto rendimiento.

Ocurre que el chaleco tiene ambos polos en cada brazo. "Esta frecuencia eléctrica que atraviesa de posibles futuros problemas cardíacos, alterando la eléctrica del corazón", comentó Lescano, citando la investigación del experto español Azael Herrero, Director Científico en NSCA y experto en electro estimulación.

La experta en metabolismo enfatizó que el electrofitness es una modalidad que no la pueden realizar todas las personas. Entre las contraindicaciones figuran caridopatías, problemas de riñones, de articulaciones, de cicatrización, neurológicos, epilepsia, prótesis, embarazos, diabetes y vida sedentaria.



Además, la rutina debe ser dirigida por profesionales idóneos, con un equipo médico presente. Y que la persona tenga una buena condición física: "No es para un principiante". Y con respecto a la frecuencia, apuntó que lo ideal son dos veces a la semana, para asegurar una buena recuperación.

Francisco Sánchez Diego, director del centro femenino Vivafit de Santander, en España, explicó a la BBC Mundo que fue un escéptico a la hora de incorporar el sistema de entrenamiento de electroestimulación muscular a su gimnasio porque no creía que una máquina con electrodos pudiera ofrecer unos efectos tan rápidos con una carga de trabajo baja. "Pero vi cómo con una metodología de trabajo adecuada sí ofrece buenos beneficios", señaló.

El mayor mito para él es que no hace falta un trabajo complementario. "Es cierto que tienes un estímulo bastante fuerte en general a nivel de casi todo el cuerpo y casi toda la musculatura. Eso sin duda te activa, quema un número de calorías y genera un nivel de testosterona. Pero también tienes que ayudar a ese estímulo y no tumbado en una camilla".

El punto que buscar resaltar Sánchez Diego es que, si bien ayuda a la rehabilitación de lesiones, no se trata de una fisioterapia, "que es una actividad pasiva, sino que aquí es necesario ir haciendo movimientos".

"Vas a ganar impulso, vas a ganar fuerza, resistencia muscular, pero no es que vas a estar sentado. La gente tiene que ir siguiendo una rutina de posturas dependiendo de lo que esté buscando", explicó el argentino Fernando Troyansky, instructor principal y propietario de la cadena de gimnasios Firme 20, que también se encarga de la distribución de equipos de EMS.

Para Troyansky "está claro que es una actividad muy exigente para la cual la gente debe estar preparada", citando como ejemplo la hidratación del cuerpo.
"Es muy importante que la gente beba agua o líquido porque si vas a estar en una sesión de 20 minutos moviendo tantos músculos al mismo tiempo, esto desgasta mucho. Hay gente que te pide que a los 10 minutos le saques el chaleco", dijo.

Tampoco es recomendable conectarse a una máquina sin la supervisión de un profesional. "Es una máquina de preparación física que tiene que ser controlada por alguien que sepa valorar y que conozca las condiciones físicas de cada persona. Sólo así se puede saber en qué rango se puede forzar a cada individuo", agregó el español Sánchez Diego.

El preparador físico enumeró además que los entrenamientos con electroestimulación no son recomendados para "gente que sufre de epilepsia, con problemas de tendinitis, con inflamación, con tumores, con patologías, con implantes activos o las mujeres embarazadas".

Síguenos en El Mostrador Google News

Más información sobre El Mostrador