sábado, 4 de julio de 2020 Actualizado a las 04:58

Yo Opino

Constitucionalidad de los proyectos de ley: ¿la última partida para resguardar un modelo fracasado?

por 24 junio, 2020

Constitucionalidad de los proyectos de ley: ¿la última partida para resguardar un modelo fracasado?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los intentos desesperados del Gobierno por hacer respetar la Constitución actual en sus últimos alientos hacen recordar a la otrora poderosa selección de Brasil en el mundial 2014, colgada al arco jugando con Chile en el alargue. El partido que juega el Gobierno empezó el 18 de octubre, cuando el pueblo chileno se cansó y decidió dejarlo todo para ganar. Desde entonces, hemos arriesgado nuestras mejores jugadas contra un modelo en decadencia, deslegitimado y que ha demostrado una y otra vez que no alcanza para satisfacer las necesidades del pueblo chileno y asegurar su bienestar.

Sin embargo, ayer, Sebastián Piñera anunció la creación de un comité de expertos que evalúe la admisibilidad de proyectos de ley, antes incluso que estos sean discutidos por el Congreso. Vemos en este llamado un nuevo cierre en las filas de la defensa del modelo consagrado en la Constitución, en donde el Gobierno busca cambiar las reglas del juego a último minuto para poder sacar una ventaja y no seguir retrocediendo hacia su propio arco.

Aun si este proyecto fuese inadmisible, la responsabilidad sigue siendo del Presidente. Si realmente el único “pero” de este proyecto fuese que no sale desde el Ejecutivo, entonces bastaría con que el Presidente patrocine este proyecto, tal y como se lo hemos estado pidiendo por meses.  

Esta iniciativa avanza luego del intenso debate que ha significado el proyecto de Ley de Postnatal de Emergencia que, recordemos, fue rechazado en el senado hace algunos días. ¿La razón? Se invocó la inconstitucionalidad del proyecto por implicar gasto público, lo que significa que por esta característica el proyecto debiese ser iniciativa exclusiva del presidente. Lejos de ser argumento suficiente, creemos además que la inconstitucionalidad está siendo considerada una carta de cambio que sólo aparece cuando al gobierno le conviene.

Efectivamente, aun si este proyecto fuese inadmisible, la responsabilidad sigue siendo del Presidente. Si realmente el único “pero” de este proyecto fuese que no sale desde el Ejecutivo, entonces bastaría con que el Presidente patrocine este proyecto, tal y como se lo hemos estado pidiendo por meses. ¿Acaso no estaban #LosNiñosPrimero? Lo único que nos demuestra la reiterada negativa que hemos recibido de su parte es su incapacidad de empatizar con el pueblo chileno y con las familias. La incapacidad de entender que miles de madres y padres hoy necesitan la extensión de sus derechos para no verse obligados a salir a trabajar y arriesgar contagiarse a sí mismas/os y sus hijas/os. La incapacidad de empatizar con el hecho de que hoy las madres y padres no tienen apoyo disponible: las salas cuna están cerradas, las cuidadoras tienen que hacerse cargo de sus propias familias y las abuelas y abuelos son población de riesgo.

Es hora de que el gobierno entienda que su Constitución está en la misma situación que estuvo Brasil en el partido contra Alemania. Este último aliento sólo demuestra que sus años de oro ya pasaron y ya no se podrá resguardar en un modelo deslegitimado en su base. Esta Constitución está ad portas de ser vencida por una goleada similar al 7-0 con que Brasil perdió la posibilidad de ser campeón mundial en su propia casa y lo que este gobierno debe hacer es decidir si sigue tratando de darle un respiro o si asume la derrota y deja de ser el principal obstáculo a las medidas que el pueblo necesita.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador