miércoles, 20 de enero de 2021 Actualizado a las 00:41

Yo opino

Acuerdos y contradicciones

por 17 diciembre, 2020

Acuerdos y contradicciones

Créditos: Foto de Agostina Mileo / Infobae

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Como grupo humano, nos es tremendamente más fácil notar en qué estamos en desacuerdo que visualizar los temas en los que convergemos. Esto tiene que ver con temas de personalidad y de identificación. La identidad está intrínsecamente relacionada a las creencias y, por tanto, no hay opción salvo la defensa incluso agresiva frente a cualquier intento de disuasión o incluso de complementar creencias.

Pocas cosas son más profundas que la convicción sobre el inicio de la vida. A veces con argumentos religiosos, otras veces filosóficas y biológicas, cada uno de nosotros tiene una idea instalada y perfectamente válida de cuándo un embrión/feto/niño adquiere la dignidad (y con ello los derechos) de un ser humano. No podemos anhelar llegar a acuerdos en este ítem, por cuanto los argumentos que son relevantes para uno no tienen por qué serlo para otro. Por deducción simple, cualquier discusión respecto al aborto va a ser igualmente irreconciliable. Pese a esto, soy una convencida de que sí podemos arribar a una convergencia fundamental: para todos es deseable reducir al mínimo el número de embarazos no planificados que sean susceptibles de ser interrumpidos…

Vemos grupos que entorpecen el acceso de niños y adolescentes a educación adecuada y oportuna en sexualidad, condenándolos años de silencio y a buscar sus propias respuestas por vías a veces peligrosas

Los argumentos pueden variar; quienes consideran fundamentales los derechos del que está por nacer son lógicamente contrarios a la eliminación de un embrión o feto, y quienes consideran válida la decisión de interrumpir una gestación en curso suelen considerar que se trata de un evento complejo y eventualmente una crisis biográfica para la mujer.

La pregunta sobre cómo evitar los embarazos no deseados tiene dos respuestas: educación sexual adecuada y acceso a la anticoncepción. Pese a esto, día a día vemos múltiples barreras para el ejercicio de estos derechos que están, por lo demás, garantizados en nuestro marco legal...

Vemos grupos que entorpecen el acceso de niños y adolescentes a educación adecuada y oportuna en sexualidad, condenándolos años de silencio y a buscar sus propias respuestas por vías a veces peligrosas. El argumento suele ser que la primera prioridad la tiene el derecho de los padres a educar a sus hijos, poniendo-por tanto- nuestro derecho como adulto por sobre el derecho del niño a recibir herramientas que le serán de utilidad en su vida presente y futura. Irónicamente, con el argumento de protegerlos, estos padres están impidiendo el acceso de sus hijos a un derecho que les corresponde.

Si bien la ley establece que cualquier persona tiene derecho a elegir el método anticonceptivo de su preferencia en el marco de una atención confidencial, como profesionales de la salud sexual y reproductiva nos enteramos día a día de barreras innecesarias que impiden a las personas ejercer sus derechos. Centros médicos (públicos y privados) que exigen a menores de edad ir acompañados para ser atendidos. Matrones y médicos que se niegan a dar un espacio privado y confidencial a adolescentes. Ginecólogos y ginecólogas que se niegan a esterilizar a una mujer que lo solicita por considerarla -arbitrariamente- demasiado joven.

Hay una antigua y vigente frase que dice: Educación para elegir… Anticoncepción para no abortar… Aborto legal para no morir…  Entiendo y acojo que la tercera frase nos enfrente y nos conflictúe. Trabajemos en las dos primeras. Por favor.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día