martes, 11 de mayo de 2021 Actualizado a las 02:01

Viernes 13 de febrero discotheque Blondie

Cultura - El Mostrador

Santiago del "freak show" extremo: terror, tortura y delirio en Circus Cannibal

por 2 febrero, 2015

Santiago del “freak show” extremo: terror, tortura y delirio en Circus Cannibal
Hace 10 años que la productora Necromorphosis está realizando los freak shows más espeluznantes de Latinoamérica. Motivados por el morbo de los espectadores, Circus Cannibal es una fiesta que se realiza dos veces al año en la discoteque Blondie. Shows de suspensión, modificaciones corporales sobre el escenario, legua bífida y cena de ampolletas son algunos de los espectáculos más extremos que se presentarán en la décima versión del viernes 13 de febrero. Sin anestesia ni preparaciones previas, todo lo que ocurre en el escenario es real.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Parece salido de una película de terror, pero no tiene una gota de ficción. Circus Cannibal es un evento que reúne dolor en vivo, sangre y artefactos cortopunzantes, todo en una fiesta al ritmo del EBM, new wave, indie y música japonesa. La idea es correr riesgos y sentir el dolor arriba del escenario. Por lo mismo se usa muy poco maquillaje, ya que el auténtico maquillaje es la sangre. Son cinco shows dentro de una noche, que se realiza dos veces al año en la discoteque Blondie y erige como el único evento de esta naturaleza en América Latina.

freak12Un freak show está compuesto por personas fenómeno o “fenomenales” como prefieren los organizadores, que realizan shows agresivos y grotescos de dolor en vivo. En sus inicios hacia el siglo XVII eran espectáculos itinerantes cuyos principales números eran individuos con alteraciones genéticas o patologías como obesidad, raquitismo, hirsutismo, enanismo y gigantismo. Además de etnias exóticas, personas con capacidades físicas inusuales como fuerza superior, hiperlaxia y contorsionismo, tanto como individuos tatuados, con piercings, y artes circenses.

De la ficción a la realidad

Creada por Cristopher Contreras y Giselle Constantini, la productora Necromorphosis nació hace diez años para incursionar en el ambiente de fiestas underground. Inspirados en películas de terror como Saw y La Casa de los Mil Cadáveres, los organizadores y pareja comenzaron a diseñar un evento que buscaba recrear ambientes terroríficos de tortura y delirio.

El primer paso fue el corset humano, que son perforaciones hechas con piercing en la espalda o cuello, que luego eran unidas con un cordel. Rápidamente sus eventos tomaron fuerza y fueron contactados por la discoteque capitalina Blondie para entregar un lugar permanente en el cual realizar los primeros freak shows.

“El primer Circus Cannibal fue un show bien básico. Con un esmeril se sacaba chispa de fajas, calzones o cascos de metal y un par de perforaciones locas”, cuenta Cristopher Contreras. Aun así fue todo un éxito, por lo que el proyecto prosperó. “La gente pedía más y teníamos que ir renovando las performances. Así fuimos evolucionando e investigando y llegamos a los shows de suspensión, perforaciones sincronizadas, perforaciones en partes íntimas y shows muy fuertes”, agrega.

freak13

No existen réplicas en Chile y Latinoamérica, este nivel de formato sólo se realiza en las dependencias de Blondie, acompañado de tres ambientes de música industrial. En el contexto mundial, los productores reconocen a dos principales referentes. Pain Solution, compañía noruega nacida en 1993, que desde 2007 cuenta con una escuela de formación en la disciplina. Por otro lado, Circus Mundus Absurdus, agrupación finlandesa que nació en 1999 y hoy cuenta con cinco extremos integrantes.

Los organizadores explican que todo debe ser en vivo, ahí está la gracia. Las modificaciones corporales que se realizan arriba del escenario, y en medio de una fiesta, buscan explotar el morbo de los asistentes a través del dolor real que sufren los denominados Stunt Clowns o payasos de prueba.

Stunt Clowns: agentes del dolor

freak15Personas que disfrutan del dolor dan vida a este freak show. Los llamados Stunt Clowns son individuos comunes y corrientes que se someten a deformaciones sobre el escenario. El staff está conformado por cuatro payasos de prueba, aunque a lo largo de la trayectoria de Circus Cannibal han pasado quince. De los iniciales sólo quedan dos, el resto se ha marginado del espectáculo debido a que han llegado a su límite de modificación corporal.

“Son los que se atreven más, los que empezaron a quedar rezagados era porque se echaron para atrás en algunos shows, no eran capaces. Entonces lamentablemente si estás dentro de una compañía de freak show te tienes que atrever”, sentencia Contreras.

Para la décima versión se podrá ver en acción a Bio Dement, que realizará una perforación genital sobre el cuerpo en una cama de clavos. Anaxor Atag, con clavado de nariz, caminar sobre vidrio y tragar fuego. Kadaver, quien martillará su lengua, jalará una cadena de metal y realizará traga sable. Finalmente, Varuni Gore, quien se servirá una cena de ampolletas y cortará su lengua en lo que se denomina lengua bífida.

Jugar con el morbo

No existen más motivos que explotar el morbo del público, así se plantea Circus Cannibal, además de resguardar siempre la originalidad de los shows. En este sentido, es un camino que no acaba, el calibre aumenta en cada evento. “Cada vez estamos más agresivos en los shows”, señala uno de los organizadores, que además declara disfrutarlos junto con los espectadores.

freak14

El público que asiste es muy variado, en un comienzo, y debido al tipo de música, sólo participaban aquéllos que frecuentaban el circuito under, gótico e industrial. A medida que el evento se hizo más conocido los visitantes se diversificaron, tal como lo hicieron los productores con los estilos musicales. Para el viernes 13 de febrero habrá tres ambientes de música EBM, new wave, indie y japonés.

Siempre al límite y carentes de sensibilidad, dentro de los shows más extremos que han realizado destaca una performance de suspensión en el medio de la pista central, en la que el stunt clown se levantaba suspendido y a la vez tomaba a una mujer del público y se elevaba con ella. Además, los organizadores rememoran una perforación sincronizada de tres personas. Las perforaciones partían de la frente con 5 bránulas, las cuales se iban retirando para perforar el estómago, el cuello y la cara.

Sin anestesia ni preparaciones previas, todo lo que ocurre en el escenario es real. “Somos bien poco profesionales porque nos gusta correr el riesgo, pero igual hay cuidados por ejemplo que no se infecte”, explica Contreras.

Cada versión es distinta y abarca un tema específico. Prutrefactus, con una estética sucia y oscura; Psicosis, centrada en la locura; Blasfemia, en la anti religión; y para esta oportunidad será Manicomio, en la cual habrá doctores que raptarán a personas dentro de la fiesta.

freak16

Los detractores aparecieron con Blasfemia, un espectáculo en el que se utilizaron las figuras de monjas y se realizó una crucifixión en vivo. “Tenemos seguidores y detractores, a una visión común es fuerte lo que hacemos, pero nos gusta. La idea es que hablen de nosotros para bien y para mal.”

“No tenemos límites en realidad, siempre y cuando el recinto nos prohíba algo, en este caso Blondie nos prohíbe el fuego y las chispas, que es lo que nos falta en estos momentos, pero igual vamos a dejar toda la sangre en el escenario”, concluye Cristopher Contreras.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV