miércoles, 23 de enero de 2019 Actualizado a las 02:44

CULTURA

Cultura - El Mostrador

Investigador microbiólogo "La gente ha perdido miedo a los virus y bacterias, olvidando sus graves consecuencias"

por 8 enero, 2019

Investigador microbiólogo “La gente ha perdido miedo a los virus y bacterias, olvidando sus graves consecuencias”
El Dr. Pablo González, Investigador del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia (IMII) llama a informarse sobre los requisitos de vacunación, antes de iniciar vacaciones al extranjero. Este año se registraron 16 mil casos de sarampión en Latinoamérica, de los cuales 100 culminaron con la muerte del afectado.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El Dr. Pablo González, investigador del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia (IMII), advierte sobre los episodios de contagios de enfermedades virales de los útimos meses, y realiza un llamado a informarse sobre los requisitos de vacunación, tanto nacional como internacional. Esto, considerando que “pareciera que la gente ha perdido algo de miedo a los virus y bacterias patógenas, olvidando sus graves consecuencias, y por tanto resta importancia a lo importante que es vacunarse para evitar enfermedades que son prevenibles”.

En enero de 2018 cerca de un millón de chilenos voló al extranjero, según cifras de la Junta Aeronáutica Civil (JAC), y el tercer destino favorito fue Sao Paulo, con 60.519 visitantes. Fue en ese período, y en Brasil, que dos compatriotas fallecieron por contraer fiebre amarilla, virus transmitido por un mosquito y que puede causar trastornos renales, hepáticos y cardiacos fatales. Pese a que sus consecuencias pueden prevenirse con una vacuna que es prácticamente 100% efectiva, ambos viajeros decidieron no inocularse antes de partir.

“En el caso de la fiebre amarilla uno podría minimizar la exposición al virus controlando al mosquito que es el portador de la enfermedad (vector), pero es mucho más fácil y efectivo vacunarse con anticipación, al menos 10 días antes de viajar para desarrollar anticuerpos protectores contra este virus. Vacunado, uno se evita malestares y potenciales hospitalizaciones en el extranjero, así como la importación de algunas patologías a Chile, como sarampión”, indica el Dr. González.

Un virus casi desaparecido vuelve a Chile

El Ministerio de Salud (Minsal) confirmó la primera semana de diciembre de 2018 el tercer caso de sarampión importado que se registra en el país. Se trata de un lactante de 6 meses que salió junto a su familia desde Venezuela, pasó por Colombia, Ecuador y Perú antes de llegar hasta Chile. Una vez aquí, tomaron un bus desde Arica a Santiago. Todos los pasajeros que compartieron el recorrido están siendo localizados por el Minsal. Esto último porque el sarampión se transmite de persona a persona, particularmente por aerosoles generados en tos y estornudo, y es sumamente contagioso con una alta probabilidad de contagiar a quienes rodean a los infectados”, advierte el Dr. Pablo González.

Respecto a la exposición a sarampión en Chile “En general la población está bien protegida contra este y otros patógenos prevenibles por vacuna, ya que tenemos una buena política de Estado en términos de vacunación. Las coberturas en general son muy buenas, con lo cual prevenimos, con buenos indicadores, numerosas enfermedades prevenibles. Gracias a los programas de vacunación que se han implementado en Chile, el sarampión fue erradicado hace más de 20 años del país. En general, aquellos individuos que se han visto contagiados por este virus, son individuos que no se vacunaron, provienen de lugares con pobre cobertura de vacunación, o bien son infantes menores de 1 año que aun no están en edad de recibir la vacuna. Si no se mantiene una buena vigilancia y una cobertura robusta y constante de vacunación en la población, algunas enfermedades que están controladas, podrían volver a emerger con graves consecuencias para la población y, por lo tanto, es esencial el llamado a prevenir de forma contínua las infecciones y no dar espacio a potenciales brotes que impactan el bienestar individual y de la comunidad”, afirma González, bioquímico experto en virus, bacterias y vacunas

Un aspecto beneficioso relacionado a una buena cobertura de vacunación es el “efecto rebaño” que se genera en la población por parte de los vacunados, quienes generan un círculo de protección alrededor de los suceptibles. “Aquellos individuos que están vacunados actúan como un escudo contra virus y bacterias que evitan la transmisión de estos patógenos a individuos que no pueden vacunarse, o no están en edad de vacunación indica el Dr. González.

Actualmente, el grupo de mayor riesgo lo constituyen los infantes de menos de un año, ya que la vacuna se administra al cumplir dicha edad. También, están muy expuestas a infecciones aquellas personas que están inmunosuprimidas, es decir, quienes se han sometido a transplantes, quimioterapias, u otros tratamientos que tienen su sistema inmunológico debilitado.

También presentan riesgo quienes nacieron entre 1971 y 1981, es decir, tíos, padres, compañeros de trabajo o vecinos que tienen entre 37 y 47 años actualmente, y que requieren una dosis de refuerzo para asegurar evitar la infección por sarampión. Estos individuos deben vacunarse si viajan a zonas que presentan brotes de sarampión. Además, pueden importar el virus y ser portadores y transmisores de la enfermedad para individuos no-vacunados.

Además, ante la infección quienes no están vacunados se exponen a sufrir algunas de las manifestaciones graves de la enfermedad que se presenta inicialmente como un resfriado, pero luego evoluciona hacia la aparición de exantema (erupción de la piel), pudiendo provocar diarrea, otitis y neumonía que generalmente pasa a ser bacteriana. . La neumonia es la principal causa de muerte producto de infección con sarampión.Esporádicamente, el virus puede producir encefalitis

La importancia de vacunarse

Pese a las recomendaciones del Minsal y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de estar al día con las vacunas al momento de viajar, actualmente existen pocas medidas de fiscalización para controlar la salida o ingreso de individuos que no se han vacunado contra patógenos prevenibles. Una persona no vacunada que viaja a un país de riesgo puede contagiarse y sufrir enfermedades graves durante su estadía en el extranjero. Además de eso, es dificil asegurar que esa persona no vuelva enferma, lo que hace factible que se puedan importar enfermedades.

En Latinoamérica se registraron 16 mil casos de sarampión el 2018, de los cuales aproximadamente 100 infectados fallecieron y, pese a que no es posible generar con exactitud un modelo sobre la expansión de la enfermedad que es altamente contagioso, la solución está al alcance: vacunarse. Lamentablemente, países latinoamericanos con programas de vacunación que presentan baja cobertura, por falta de comunicación o por contar con zonas de difícil acceso, han permitido el surgimiento de brotes de virus como sarampión. En el caso de Chile, la cobertura es buena, pero mantenerla depende de la participación y compromiso de múltiples actores, tanto políticos,operadores de la salud, la familia y la comunidad.

En Europa, grupos antivacunas han sembrado la duda sobre la efectividad y efectos secundarios de inocularse, promoviendo la no-vacunación. “En Chile da la impresión de que la población está bien informada respecto de la seguridad y beneficios de las vacunas, pero posiblemente se le ha perdido algo de miedo a los virus y bacterias patogénicas, ya que las personas no han visto con sus propios ojos estas enfermedades y sus consecuencias. Cada vez hay menos relatos directos de quienes sufrieron las consecuencias de patógenos en épocas que no habían vacunas o bien el acceso a ellas era menor. Como consecuencia de ello, se puede dar espacio a una baja en la guardia contra enfermedades que son prevenibles y que pueden tener graves consecuencias. Por eso, es importante la sociabilización de la vacunación en la población, comunicar que son seguras y que son tanto un beneficio, como una responsabilidad social, porque nos afecta como conjunto, no solo al individuo”, enfatiza González.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomendó ponerse al día en la vacunación contra el sarampión, paperas y rubéola, plan en el que el Minsal ya trabaja y que pretende aplicar en enero a la población entre 20 y 25 años, pero también buscará vacunar a niños inmigrantes que no tengan sus dosis al día. En el caso de quienes planean salir de vacaciones al extranjero (a países como Venezuela y Brasil que presentan el mayor número de casos de sarampión en la región en el 2018), la responsabilidad recae en informarse previamente de las recomendaciones y decidir seguirlas. Para ello, el MINSAL posee recomendaciones en su sitio web.

“Las vacunas continúan siendo por lejos el método más efectivo para evitar los daños a la salud producidos por patógenos, mucho más que tratamientos, cuando existen, por lo que a nivel mundial siguen habiendo importantes esfuerzos para desarrollar nuevas vacunas. En ese sentido Chile no se queda atrás y en el Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia (IMII) se están desarrollando vacunas contra virus de relevancia mundial, como el virus respiratorio sincicial (VRS), el que afecta gravemente a la población chilena en los meses invernales y que colapsa el servicio público de salud.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV