domingo, 24 de marzo de 2019 Actualizado a las 02:12

CULTURA|OPINIÓN

Autor Imagen

Primus en Chile: cuando el rock, la locura y la psicodelia se tomaron Santiago

por 28 enero, 2019

Primus en Chile: cuando el rock, la locura y la psicodelia se tomaron Santiago

Crédito: José Miguel Araya

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El viernes por la noche, Primus tocó en Santiago, interpretando un repertorio de canciones que incluyó la totalidad de su nuevo álbum, The Desaturating Seven (2017) incorporando, además, una serie de temas favoritos de los fanáticos de todo su extenso catálogo. Cabe recordar que este, su noveno álbum de estudio, es el primer álbum de la banda con material original desde Green Naugahyde del 2011.

Bastó que el bajista y líder de Primus, Les Claypool, pusiera un pie en el escenario del Teatro Coliseo para que el público enloqueciera, pues –y quizás no sea necesario aclararlo– los fanáticos de Primus son fanáticos-fanáticos y el lugar estaba repleto de ellos.

Para cuando se apagaron las luces, la ansiedad de la audiencia era tan alta y el espacio personal tan pequeño, que se podía sentir la especial energía que emanaba la audiencia. Ese particular ambiente se debe, en parte, al hecho de que donde quiera que vaya este peculiar trío, lleva en sus acordes el viaje de la vida de alguien guiado por la rareza que es su música.

Crédito: José Miguel Araya

Con los siniestros acordes de guitarra de “To Defy the Laws of Tradition” se abrió el show, comenzando un viaje de dos horas que incluyó canciones del pasado y el presente y se presentó como un musical en lugar de una presentación por canciones como cualquier otra banda de rock.

Los conciertos en vivo de Primus siempre son un viaje de principio a fin, con Claypool actuando como un maquinista que alimenta el fuego de una caldera fuera de control. “Too Many Puppies” y “Wynona's Big Brown Beaver” fueron, sin duda, parte de los favoritos de la multitud en el viaje y la aparición de Claypool, luciendo la máscara de cerdo para “Mr Krinkle”, logró aumentar la euforia de la multitud.

Todos los fanáticos Primus parecen tener un conocimiento prodigiosamente cabal de cada canción, nota, o declamación que Claypool & Compañía haya grabado y la obsesión solo fue alimentada por este impresionante show en vivo.

Crédito: José Miguel Araya

Ni siquiera los 20 minutos de corte, en el cual se mostraron una serie de dibujos animados de Popeye el marino, desanimaron al público, que pacientemente contempló el material audiovisual. Hasta que comenzó la segunda parte del espectáculo, ni lo tarde de la noche ni la espera, causaron decepción, en los fanáticos, por parte de la banda californiana.

El único punto bajo que tuvo la presentación fue cuando Claypool comenzó a tocar parte del himno nacional de los Estados Unidos, momento en que la multitud comenzó a abuchear furiosamente, un impasse que, una vez superado, no fue impedimento para luego continuar con el vertiginoso recorrido.

Cuando el viaje terminó, Primus dejó atrás a una legión de fanáticos y fanáticas exhaustos, pero completamente satisfechos. Un grupo humano que en su mayoría sintió que se encontraba en ese concierto que la banda les debía desde la década de los noventa.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Así comenzó el segundo show de los Californianos de @primusville en Chile @el_mostrador #musica #conciertos #chile #santiago #music #concert

Una publicación compartida de El Mostrador Cultura (@elmostrador_cultura) el

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV