viernes, 26 de abril de 2019 Actualizado a las 06:19

CULTURA

Cultura - El Mostrador

¿Por qué los superricos perjudican el mercado del arte?

por 16 febrero, 2019

DW
¿Por qué los superricos perjudican el mercado del arte?
La "Niña con globo", de Banksy, se vendió por un alto precio. Unos segundos más tarde se autodestruyó. ¿Fue una crítica contra el mercado del arte o una exitosa campaña de relaciones públicas?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace cuatro meses tuvo lugar en la casa de subastas de arte Sotheby´s, de Londres, la autodestrucción del cuadro "Niña con globo” del artista Bansky, que había sido vendido por 1,2 millones de euros. La noticia se difundió por las redes como un rayo.

¿Se trató de una crítica del artista urbano contra el mercado del arte? Es posible. Su pintura logró uno de esos precios absurdamente altos. El grafitero retiró su obra del mercado destruyéndola. Pero, ¿se puede hablar de anarquía si todos los involucrados se beneficiaron de la acción de Banksy: la compradora, porque el valor del cuadro probablemente haya aumentado, la casa de subastas y el misterioso artista, cuya fama es desde entonces mayor aún?

Mundo artístico dividido

La acción de Banksy divide al mundo del arte. Henrik Hanstein, presidente de la Asociación de Subastadores Europeos (EFA) y jefe de la casa de subastas Lempertz, de Colonia, la considera "una gran acción de relaciones públicas para los artistas, así como para el subastador". Sin embargo, cree que "si los artistas se burlan de sus propios precios, como Gerhard Richter lo hace, podrían vender sus propias imágenes más baratas, pero no lo hacen".

Dietmar Elger, gerente del Archivo Richter de Dresde, considera que las críticas de Banksy son comprensibles: "Están raspando sus obras de las paredes solo para ganar dinero".

Mercado artístico global

El mercado de arte se ha globalizado. Cada vez más superricos de Europa del Este, Asia o los países árabes están comprando arte. "Hay mucha gente con mucho dinero", dice el galerista Erhard Witzel. "Ellos ven el arte como puro negocio, quieren rentabilidad".

La revista "Forbes" estima que hay más de 2.000 multimillonarios en todo el mundo. Nicolas Orlowski, jefe de la casa de subastas de París Artcurial, calcula que la cifra se duplicará en los próximos cinco años, como reveló recientemente al periódico de Berlín "Tagesspiegel”. "El mismo tipo de arte que anteriormente atraía a cientos de personas", dice el experto en subastas Hanstein, "ahora está llegando a miles de personas, lo que eleva los precios".

Más compradores, precios más altos: artistas conocidos que se convierten en marcas de lujo. "Todos quieren tener a su Jeff Koons", dice Hanstein, "son ahora las marcas globales del negocio del arte". Es comprensible que los coleccionistas ricos apuesten por los íconos de arte que se han establecido mundialmente, como Andy Warhol, Gerhard Richter, Damien Hirst o Jeff Koons. Esto supone un beneficio para el propio estatus y, al mismo tiempo, una inversión segura. El portal en línea "Artnet" calcula que la mitad de las subastas mundiales de arte contemporáneo se realizará con solo 25 artistas.

Patio de juegos de los multimillonarios

Pero, ¿vale la pena invertir en arte? Es cierto que puede satisfacer las necesidades estéticas y la pasión por el coleccionismo. Pero en lo que se refiere al aumento de valor, el arte a menudo está por debajo del de las acciones. No hay que olvidar que los vendedores de arte también tienen que compartir sus ganancias con las casas de subastas. Por no mencionar los gastos por almacenamiento y seguros. "A diferencia del mercado de valores, a la gente común en el mercado del arte le cuesta ganar dinero", advirtió recientemente el historiador de arte y profesor de finanzas de Bruselas Kim Oosterlinck, en una entrevista con el semanario "Die Zeit”.

¿Y qué dice el precio de la subasta sobre el valor de una obra? No mucho, según el experto Wolfgang Ullrich: "En realidad, es un indicador del poder adquisitivo de quienes hacen las ofertas".

De hecho, el concentrarse solo en unos pocos artistas y premios tiene sus desventajas. Una, según Ullrich, es que los jóvenes artistas imitan a los artistas exitosos. Además, Henrik Hanstein, experto en subastas, se queja de la baja de los precios del arte de épocas anteriores, muebles antiguos o porcelanas: "vemos solo lo que está de moda en el mercado dominante, pero no lo que está a la derecha y a la izquierda".

DW

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV