jueves, 6 de agosto de 2020 Actualizado a las 18:16

CULTURA|OPINIÓN

Autor Imagen

La Dra. Melinao y su fantástico invento

por 1 agosto, 2020

La Dra. Melinao y su fantástico invento
Para los tiempos de confinamiento de los chicos, la obra protagonizada por los actores Verónica Medel, Guilherme Sepúlveda y Francisca Muñoz, es una propuesta que va más allá de la situación de espectadores. La página del GAM permite a los niños bajar moldes y maquetas, para jugar con la construcción de los diversos animales protagonistas de la narración.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La compañía Los Contadores Auditores nos entrega en estos días la obra “El increíble traductómetro de la Dra. Melina Melinao”, en una producción GAM, para ampliar las posibilidades on line del teatro durante esta pandemia. En esta oportunidad, para los niños que son nativos digitales y reciben muy felices este formato.

Después de muchos años de esforzada investigación e interminable ensayo-error, la aplicada científica Melina Melinao consigue el logro de su carrera: un traductor para que los humanos puedan entender qué dicen y piensan los animales.

La obra sirve también para conversar con los niños sobre la emergencia actual, durante la cual varios animales han sido vistos por la ciudad, ahora que los humanos desaparecieron. Pumas y cóndores han bajado de sus hábitats y asomaron delfines, donde antes sólo había bronceadores o tablas de surf.

Melina vive para y por la obtención de este artilugio que revolucionará la vida de las personas, la secunda como mascota de prueba su gato Anticucho, el cual apenas puede hacerse entender, reclama para sí el cargo de, nada menos, ayudante de laboratorio y no de simple mascota.

La vida de la connotada mujer de ciencias cambia para siempre, cuando descubre que su máquina sí funciona. También, al constatar cómo cada uno de los animales dialogantes vive sus propios problemas, penas, alegrías, sueños y aspiraciones. 

No hay otra opción para ella y se pone al servicio de todos ellos con su impresionante invento, en la misión de resolver problemas a un loro, una cerdita, un caballo, una tigresa, una foca, un perro y hasta vivir una experiencia extraordinaria con las abejas.

Nacida de la creatividad de los diseñadores teatrales, Juan Andrés Rivera y Felipe Olivares, el montaje se vuelve una práctica ultra colorida, con una banda sonora amena y actuaciones sólidas detrás de todos los animales de la historia, ingeniosas marionetas instaladas en decorados digitales muy llamativos. 

Para los tiempos de confinamiento de los chicos, la obra protagonizada por los actores Verónica Medel, Guilherme Sepúlveda y Francisca Muñoz, es una propuesta que va más allá de la situación de espectadores. La página del GAM permite a los niños bajar moldes y maquetas, para jugar con la construcción de los diversos animales protagonistas de la narración. También, podrán interactuar con los integrantes del elenco luego de la función, una experiencia completamente interactiva muy celebrada, ahí ellos atiborran de preguntas a los actores y técnicos.

El invento de la doctora Melinao permite a la familia a reflexionar cómo la sociedad trata a los animales en general, sean estos domésticos o vivan en estado salvaje. Es una crítica a los circos abusadores, o a los zoológicos que no se han reconvertido en lugares de preservación, pero aplaude, también, a las granjas donde éstos viven en dignidad.

La obra sirve también para conversar con los niños sobre la emergencia actual, durante la cual varios animales han sido vistos por la ciudad, ahora que los humanos desaparecieron. Pumas y cóndores han bajado de sus hábitats y asomaron delfines, donde antes sólo había bronceadores o tablas de surf.

El virus, es fruto de los límites que nuestra especie no ha respetado. La transmisión del covid19 se debe a la zoonosis, pero no es la única barrera del mundo silvestre no respetada en cientos de años.

¿Es necesaria la actual humanización de las mascotas que observamos en los hogares? ¿Cuánto sufren perros con ropa, gatos con zapatos o hámsters convertidos en artistas de circo casero? ¿Era necesario disfrazar de “hombre araña” al gato y subir ese video a las redes sociales? ¿Adquiriste una mascota para llenar un vacío emocional o para aprender las lecciones de su mundo? 

El maltrato a los animales no sólo lo perpetran empresarios circenses, zoológicos o factorías alimenticias, también toda una industria publicitaria, que convierte a los animales en objetos, para convertirlos en juguetes de consumo emocional. ¿Son mascotas o muletas sentimentales?

Por suerte, existe el espectacular traductómetro de la doctora Melina Melinao (y su gato asistente Anticucho), ahora al fin podremos saber de sus sueños, salud física e integridad emocional.

El increíble traductómetro de la Dra. Melina Melinao

Hasta el 15 de agosto | Vi — 12 h | Sá y Do — 16.30 h

Precios: $ 2.000 Preventa (hasta 22 Jul) | $ 3.000 Gral. | Viernes populares a $2.000 pesos. 

 

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV