sábado, 19 de septiembre de 2020 Actualizado a las 12:23

CULTURA|OPINIÓN

Autor Imagen

Libro "Llora, corazón": amor ritmo de la fatalidad

por 7 agosto, 2020

Libro
La canción cebolla tuvo un alto impacto a mediados del cincuenta al setenta, compartiendo escenario con la Nueva Ola y la Nueva Canción. Si bien, no tenían ni las redes o los recursos para llegar al nivel de impacto como si tuvieron los demás, no dejaron de ocupar los espacios disponibles. Por lo que, en años posteriores su popularidad fue menguando radicándose en sectores precarios o parcialmente marginales como las quintas de recreo, prostíbulos o la bohemia porteña.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Marisol García (1979) se ha perfilado como periodista de crónica e investigación sobre música chilena, desarrollando su trabajo junto a otros expertos en la página web musicapopular.cl. Entre sus publicaciones destaca Canción Valiente (2013) un volumen de gran aliento que abarca la canción política y social del país entre 1960 hasta 1989.

En Llora, corazón. El latido de la canción cebolla (Catalonia-UDP, 2017) la autora trabaja con la periodista Nayive Ananías en archivos, y Cristóbal Arriagada junto a Rodrigo Alarcón en entrevistas. Dicho trabajo son complementarios con datos, consultas, recuerdos de músicos, productores, escritores, cineastas y familiares, los que profundizan con las biografías de cantores bohemios parcialmente desconocidos: Ramón Aguilera, Jorge Farías, Rosamel Araya, Lorenzo Valderrama, y Luis Alberto Martínez. De esta forma, se van intercalando capítulos asediando el devenir de la música “cebolla” los que tienen su estrecho vínculo con ritmos de boleros, valses, rancheras y baladas.

El tono de "Llora, corazón" (2017) busca darle el espacio necesario que debiera este tipo de música en el universo local, y que ha sido denostada por su raigambre popular en una población que suele hablar una lengua inculta informal, pero que no deja de ser transmitida por radios de los pueblos de provincia. Esa añoranza es utilizada por el mercado y de los productores de televisión que nos hacen regresar todos los años a los festivales de la dictadura donde triunfaron Zalo Reyes, Buddy Richard o José Alfredo Fuente. Los mismos que hoy influencian a Mon Laferte o Los Vásquez.

Así, las características de las canciones son, mencionadas tempranamente en el volumen, el exacerbado sentimentalismo en las letras y en el canto. Ante esto, probablemente habría que analizar cuánto de la literatura del Joven Werther se ha deformado hacia lo que conocemos hoy en día la canción, incluyendo a la bachata dominicana como “amor de madre” del grupo Aventura y la canción romántica “que lloro” de Sin Bandera.  Este modo sonido ha permitido que su arraigo en sectores populares apele a las tragedias personales donde hombres han perdido su pilar femenino, siendo madre o novia. En este sentido, el discurso amoroso de los hombres sostienen una vorágine de emociones con respecto a un tipo de mujer, a su vez, el sentir de ellas es similar. En este sentido, carece de dimensión política al no profundizar el contenido de las letras sangrientas que posibilitan este accionar. Es decir, quedará a la interpretación del lector sobre la dimensión de estas letras que contribuyen a resolver el despecho mediante un acto femicida.

Por otro lado, se evidencia la diferenciación entre la música cebolla, los valses y los tangos emergiendo una batería de cantantes (donde se podría rastrear hasta los tiempos de la guerra por el salitre) distinguidos por la zona geográfica, puesto que en los puertos de Guayaquil, Lima y Valparaíso eran acaparados por los sellos discográficos, con Lucho Barrios como máximo estandarte. Pues bien, entre tantos géneros que estaban relacionados entre sí, apenas se le colocaba el adjetivo para diferenciarlos en los países como sucedió con el bolero ranchero o el bolero rockolero.

La canción cebolla tuvo un alto impacto a mediados del cincuenta al setenta, compartiendo escenario con la Nueva Ola y la Nueva Canción. Si bien, no tenían ni las redes o los recursos para llegar al nivel de impacto como si tuvieron los demás, no dejaron de ocupar los espacios disponibles. Por lo que, en años posteriores su popularidad fue menguando radicándose en sectores precarios o parcialmente marginales como las quintas de recreo, prostíbulos o la bohemia porteña.

A mediados de la década del sesenta, no eran los mejores días para la canción cebolla, apretada entre la Nueva Ola y la Nueva Canción, estos boleros de fatalidad amorosa eran rápidamente batallados por los medios de promoción como sello Alerce, radios programadores y artistas, los que no veían con buenos ojos estas letras que no hablaba sobre el compromiso con lo que sucedía en el mundo.

Estas canciones consideradas débiles por mostrar emociones no quitaron que los sellos discográficos como RCA-Víctor, Odeon, y distintas radios estén dispuestas a grabar y difundir esta música. Sin embargo, ante el aparente existo tanto la fama como la estabilidad económica eran ambivalentes. Sobre este asunto, García recoge las palabras del locutor radial Juan Carlos Gil: “eran un éxito de público pero no de difusión”. Dando claras señales de las preocupaciones de los medios de consumo musical, pero que en otros países de habla hispana eran bien aceptados. No es que en Chile hayan estado ajenos, sino más bien, existían limitantes en discusión.

La siguiente cita expresa claramente hacia qué sectores debía continuar desplegándose: “cuando al fin la cebolla consiguió saltar hacia los espacios amplios de teatros y gimnasios, lo hizo castigada por la discriminación de una industria de promoción musical” (41). Esta misma particularidad ha sido el grueso discriminador considerado por otros músicos expuestos en el libro.

La autora vindica la valentía de las letras como si el lema callejero actual “con todo sino pa’ qué” tuviera una larga tradición entre las canciones consideradas cebollas: “quien es motejado de cursi no sólo no da pie atrás en su expresividad, sino que incluso la afirma ante cada nuevo desprecio” (62). Como hemos dicho, el contexto de los discursos separaba las preocupaciones de la vanguardia a un tipo de Hombre Nuevo cuasi poderoso ajeno a las debilidades emocionales. No obstante, lo rechazado estaba detrás de la puerta de ellos, y diferencia el tipo de clases sociales en el sur del continente: “compartir el dolor por el romance perdido no será un gesto político, pero sí una forma de colectivización” (63) sentencia García.

El tono de Llora, corazón (2017) busca darle el espacio necesario que debiera este tipo de música en el universo local, y que ha sido denostada por su raigambre popular en una población que suele hablar una lengua inculta informal, pero que no deja de ser transmitida por radios de los pueblos de provincia. Esa añoranza es utilizada por el mercado y de los productores de televisión que nos hacen regresar todos los años a los festivales de la dictadura donde triunfaban Zalo Reyes, Buddy Richard o José Alfredo Fuente. Los mismos que hoy influencian a Mon Laferte o Los Vásquez.

García, Marisol. Llora, corazón. El latido de la canción cebolla. Santiago de Chile, Catalonia-Periodismo UDP: 2017.

Gonzalo Schwenke. Crítico literario. Valdivia, 2020.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV