viernes, 19 de julio de 2019 Actualizado a las 22:48

PAÍS

Los conflictos de interés con que asumen cuatro ministros del nuevo gabinete de Piñera

por 13 junio, 2019

Los conflictos de interés con que asumen cuatro ministros del nuevo gabinete de Piñera

Crédito: Agencia UNO

El cruce más complejo es el de Jaime Mañalich, quien vuelve al Minsal desde su cargo de gerente general de la Clínica Las Condes, el segundo proveedor de camas privadas para el sistema público de salud. A Sebastián Sichel, quien llega a Desarrollo Social, le penan las asesorías realizadas por su empresa de comunicaciones, mientras que Juan Carlos Jobet estuvo en una compañía proveedora de maquinaria para la minería, un sector en constante tensión con el sector energético, donde ahora será el jefe de la cartera. Otro punto que merece atención es la licitación que ganó en Sernatur, dependiente de Economía, el hijo del nuevo ministro, Juan Andrés Fontaine.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Su única lealtad es con Sebastián Piñera, no con el Gobierno ni con su sector político. Esa era una certeza que repetía, cada vez que quisieran escucharlo, el doctor Jaime Mañalich cuando ejercía como ministro de Salud en el primer Gobierno de Piñera. Con el ajuste conocido este jueves, el médico vuelve a la titularidad en el ministerio que lo hizo conocido, la oficina donde quedó al descubierto su estilo mediático, poco delicado y confrontacional, un detalle que podría arruinar las intenciones de Piñera de establecer un diálogo con la oposición, que le permita sacar adelante su agenda legislativa.

Pero los problemas de Mañalich no son solamente políticos. El médico cirujano luego de dejar la cartera en marzo de 2014 volvió a su lugar como gerente general en la Clínica Las Condes. Según un informe del Ministerio de Salud, publicado en 2014, la Clínica Las Condes se adjudicó más de $6 mil millones por concepto de arriendo de camas para pacientes públicos durante el Gobierno de Piñera. Otro reporte publicado por el Minsal en 2017, identificó a la clínica en la que participaba Mañalich, y Sebastián Piñera era accionista, como el segundo centro asistencial que recibe más dinero del Estado por concepto de arriendo de camas, después del Hospital Clínico de la Universidad Católica, en lo que constituye un evidente conflicto de interés.

Por otra parte, con Mañalich fuera del ministerio, en diciembre de 2017, la Contraloría confirmó que se produjo una reducción artificial de las listas de espera hospitalaria, uno de los logros más sonados del primer Gobierno de Piñera.

Las asesorías de Sichel

El caso de Sebastián Sichel suena perfecto para encabezar el Ministerio de Desarrollo Social y Familia. Creció en una familia disfuncional, vivió una infancia de pobreza, pero logró terminar Derecho en la Universidad Católica con una beca para estudiantes vulnerables. Políticamente comenzó en la DC, luego se aferró a Andrés Velasco. Cercano al empresario Jorge Errázuriz, finalmente terminó apoyando a Piñera, que lo nombró sorpresivamente vicepresidente de Corfo, sin tener experiencia en un cargo estratégico y técnico.

Sichel en Corfo no se libró de los conflictos de interés. En 2013 fundó la empresa de comunicaciones Paréntesis, desde donde realizó una asesoría para la minera Albemarle, que ingresó al negocio del litio asociándose en la explotación con Rockwood Lithium. Albemarle es una de las firmas que llegó a un acuerdo con Corfo para la explotación de litio.

Sichel reconoció su trabajo para la minera, pero según dijo se trató de un “informe de percepciones”. Por eso se inhabilitó de conocer y concretar el acuerdo, creando una comisión para estos fines.

Como titular de Desarrollo Social, deberá retomar el fracasado proyecto de la consulta indígena que no resultó en manos de Alfredo Moreno. En julio del año pasado, Sichel se reunió con representantes de los alcaldes mapuche. En agosto del 2018, participó junto a Piñera y Moreno en un Nguillatún en el Patio de los Canelos en La Moneda.

Otro flanco que lo afecta data julio de 2014, cuando aún era cercano al Gobierno de Bachelet y fue cuestionado porque su empresa Paréntesis ganó una licitación de más de 90 millones para el Instituto Nacional de la Juventud, que dirigía su amigo, el DC Nicolás Preuss.

El negocio minero de Jobet

Juan Carlos Jobet fue ministro del Trabajo y Previsión Social de Sebastián Piñera y desde mayo de 2017 ocupó el cargo de presidente del directorio de AFP Capital, ligada a la compañía de seguros de capitales colombianos Sura.  En enero de este año, dejó ese cargo para asumir la gerencia general del Fondo de Infraestructura, una sociedad anónima estatal para fomentar las concesiones de obras públicas.

Pero antes, cuando dejó el Ministerio del Trabajo, Jobet se incorporó a una sociedad que compró la empresa Janssen, proveedora de maquinaria para la minería, un sector en constante tensión con el sector energético por sus altos niveles de consumo y la necesidad de lograr un desempeño sustentable en esa materia. Ahora, estará a cargo de la cartera de Energía, donde llega en reemplazo de Susana Jiménez.

Fontaine y el trabajo de su hijo para Sernatur

El caso del retorno de Juan Andrés Fontaine, que vuelve al Ministerio de Economía donde estuvo en el primer Gobierno piñerista, tampoco está exento de los conflictos de interés.

Este año, el Sernatur, que depende precisamente de la cartera de Economía, le adjudicó una licitación a Hopin, la empresa de Cristóbal Piñera, hijo del Presidente, para el desarrollo de una aplicación móvil relacionada con el turismo, como reveló un reportaje de El Mostrador. En la propuesta ganadora también figura Accionet, una firma en la que participa Juan Andrés Fontaine, amigo de Cristóbal Piñera e hijo del recién asumido ministro de Economía, de quien depende ese servicio.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

¿Y la música cuándo?

Envíada por Miembros de la Asociación de Directores de Educación Musical | 19 julio, 2019

Cartas al Director

Noticias del día

TV