sábado, 25 de enero de 2020 Actualizado a las 00:28

PAÍS

¿Quién le disparó a Gustavo Gatica? Veinte minutos clave y siete carabineros concentran investigación de Fiscalía

por 13 diciembre, 2019

¿Quién le disparó a Gustavo Gatica? Veinte minutos clave y siete carabineros concentran investigación de Fiscalía
En la causa declaró hace unos días el general director de Carabineros Mario Rozas y ya se cursó la invitación en calidad de testigo al titular del Interior, Gonzalo Blumel. La principal dificultad hoy es precisar desde qué dispositivo salieron los perdigones. A diferencia de las armas de servicio, las escopetas no dejan una marca específica en los balines, por lo que aun cuando estos fueron retirados de los ojos de Gustavo, no constituirían una prueba incriminatoria. La nómina entregada por los uniformados sobre quiénes pudieron disparar ese día a Gustavo, está siendo verificada. Además existen imágenes que permitirían avanzar en identificar a posibles responsables.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Entre las 18:07 y las 18:27 horas del viernes 08 de noviembre se concentra la investigación del Ministerio Público, abierta por los delitos de apremios ilegítimos y lesiones graves gravísimas, para determinar qué funcionario de Carabineros disparó al estudiante de Psicología Gustavo Gatica Villarroel (22), quien terminó con perdigones en sus dos ojos mientras tomaba fotografías en los alrededores de lo que hoy se conoce como Plaza de la Dignidad. El muchacho, luego de 18 días hospitalizado y tras una serie de intervenciones quirúrgicas, fue dado de alta el pasado martes 26. Perdió irreversiblemente la visión.

Mientras Gustavo resignifica sus rutinas e inicia aprendizajes por su nueva condición, los persecutores Ximena Chong y Francisco Ledezma, de la Fiscalía Centro Norte, y la Brigada de Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones, avanzan en esclarecer las responsabilidades materiales del ataque.

Según información recabada por El Mostrador, ya se ha acotado el periodo en que fue herido el estudiante, y del que existe registro gracias a los mensajes y llamadas que intercambió con su amigo Matías Campos, que también asistía a la marcha. A él –quien ya declaró y permitió que su teléfono fuera periciado– el universitario le envió a las 18.07 horas un mensaje de voz de WhatsApp en que coordinaban encontrarse en una construcción ubicada en calle Carabineros de Chile, cerca del parque San Borja.

A las 18.27 horas, Campos llamó a Gustavo porque no llegaba a la cita. Le respondió el trabajador social del Sename, Jaime Andrés Bastías (50), quien asistió al joven herido. Consultado por este medio, Bastías precisó que él no fue testigo directo de la agresión sino que ayudó al joven cuando se encontraba ya lesionado y que no tuvo contacto con nadie que hubiera presenciado el ataque, por lo que su declaración no ha servido para identificar al funcionario que disparó los tiros que produjeron el doble estallido ocular a Gustavo, sino para detallar el lugar donde ocurrieron los hechos –una cuadra al sur de la Alameda, por la calle Vicuña Mackenna– y la hora aproximada del incidente. “Solo ellos saben quién fue”, recalca Bastías.

En paralelo, según confirman fuentes de Carabineros y de Gobierno a El Mostrador, desde la institución uniformada se entregaron a la Fiscalía los antecedentes que contiene el sumario en curso por este hecho y que establece que siete carabineros de Fuerzas Especiales portaban el 8 de noviembre escopetas antidisturbios que fueron usadas en medio de la marcha pacífica convocada esa jornada y a la que acudieron más de 75 mil personas, según cifras de la Intendencia. La investigación no se limita a esa nómina, ya que –detallan fuentes consultadas– no se puede descartar que aparezcan otros funcionarios implicados.

El momento en que Gustavo fue herido coincidió con el inicio de disturbios en la zona: un incendio en la sede de la U. Pedro de Valdivia, saqueo de la Parroquia de la Asunción e intentos de ingreso a la embajada argentina.

Gustavo, según se puede comprobar por su registro fotográfico, en poder de la Fiscalía al igual que su teléfono, no estaba participando de ningún incidente: solo retrataba lo que ocurría en la zona cero. Esas imágenes tomadas por el joven y otras que están siendo recopiladas podrían dar pistas específicas para determinar responsabilidades.

Precisar desde qué dispositivo salieron los perdigones sería un asunto más complejo. Fuentes de Carabineros explican que, a diferencia de las armas de servicio, que permiten conocer con precisión desde dónde proviene una bala, las escopetas no dejan una marca específica en los balines, por lo que aun cuando estos fueron retirados de los ojos de Gustavo, no constituirían una prueba sobre quién le disparó: son de ánima lisa, por lo que no hay estrías identificatorias.

Abogado Carlos Gajardo, defensor de Gustavo Gatica.

Consultado por la investigación, Enrique Gatica, hermano de Gustavo, aseveró: “No hemos tenido muchas novedades, no tenemos información sobre los responsables materiales que dispararon a mi hermano. No hemos tenido nombres ni nada relevante. Sobre Gustavo, lo que nos comentaba la Fiscalía sobre su testimonio tiene más bien que ver sobre el momento y el lugar en el que se encontraba, como para tratar de individualizar a los responsables materiales de este caso que lo atacaron. Ahí apuntaron las conversaciones con la Fiscalía. Gustavo espera lo que hemos dicho como familia: que se conozcan los responsables, que ojalá cumplan una pena de cárcel, pero también que se clarifique quiénes son los responsables institucionales y políticos de lo que ha ocurrido”.

Enrique detalla que “han sido días complejos” para la familia: Gustavo volvió ciego al hogar de Colina desde el que salió a salvo hace más de un mes y su papá fue operado de cáncer la semana pasada. “Fue enfrentarnos a un nuevo escenario desde la cotidianidad, enfrentarnos a un aprendizaje de la nueva realidad y luego vino la hospitalización de mi padre, que estuvo cinco días hospitalizado mientras mi hermano estaba concentrado adquiriendo nuevas herramientas, aprendiendo rápido. Es un camino súper largo, pero tenemos energía para avanzar en ese camino”.

Respecto de las responsabilidades políticas a las que alude Enrique, fuentes de El Mostrador detallan que se está en proceso de tomar declaración a las dos autoridades mencionadas en la querella presentada por la familia de Gustavo a través del abogado Carlos Gajardo. Por un lado, el general director de Carabineros, Mario Rozas Córdova, quien ya respondió ante la Fiscalía en calidad de testigo. En lo central, con él se busca esclarecer cómo se fiscalizaba el cumplimiento  de los protocolos internos que impiden disparar en el rostro. Por otro lado, próximamente es el turno del actual ministro del Interior Gonzalo Blumel, quien ya recibió la invitación de la fiscal Chong. Por su cargo, Blumel puede ser interrogado en su lugar de trabajo, La Moneda.

Desde que Blumel asumió como ministro, en reemplazo del renunciado Andrés Chadwick, se han seguido sumando lesiones oculares de carácter grave, las que ya alcanzan más de 350 desde que se iniciaron las protestas el 18 de octubre. Fue en su periodo que Gustavo Gatica quedó ciego, al igual que Fabiola Campillai.

El Mostrador consultó formalmente a Carabineros cómo avanzaba el sumario administrativo por esta causa, cuántos funcionarios están siendo indagados, sus cargos, edades y unidades de pertenencia. Desde la institución informaron que “dicho caso está judicializado, por lo que Carabineros no puede emitir declaraciones al respecto”. En Interior, frente a consultas sobre el tema, argumentaron que “van a colaborar con la investigación”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV